Ir al contenido principal

Theravada


Recibo un par de hermosos ejemplares de «Poesía experimental» con poemas visuales, caligramas, imágenes de libros objeto y de poemas objeto, todo de Juan Manuel Barrado. La edición está muy cuidad y pertenece a la galería de arte Dasto de Oviedo.
Ya me he expresado en momentos diversos sobre este tipo de presentaciones poéticas (?), entendiendo siempre que están más en el camino de las artes plásticas que en el de la poesía. En todo caso, cuando algo está hecho con gusto estético y contiene el indicio necesario, llega el gozo de la contemplación y se produce la magia del arte y ahí no importan más valoraciones que las del pellizco interior y sus consecuencias.
Gracias a Manuel por su generosidad.
(23:05 horas) Dedico las primeras horas horas de la noche a pintar y sólo nacen borrones de mi mano. Harto de destruirme, me pongo a buscar el material gráfico que me ha pedido desde Madrid el colega Santiago Prieto Delgado –los últimos números de «El Sornabique» y una colección completa de «Señales de humo»–. Es mejor dedicarse a realizar encargos que a darle vueltas a la propia espesura.
Hoy echo de menos a alguien, pero no sé a quién.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…