Ir al contenido principal

Paseote con Guille.

Salí con Guillermito esta mañana a respirar aire puro, a ver bichos y a buscar setas en la montaña bejarana. Estupenda la salida con mi chico al sol recién llegado y a esa cosa de la vista abierta. Vimos pájaros grandotes e intentamos fotografiarlos [un par de urracas andaban como locas detrás de un reptil y lo pasamos pipa viendo la pelea], escarabajos gordos, un par de lagartos verdes, setas recién salidas entre los pinos, hocicadas de jabalíes en el suelo húmedo, los restos de la torre de vigilancia de incendios en La Cruz del Herrerito, un perro grande ciscándose en pleno monte, varias mariposas tímidas, un refugio de pastores rechulo en el que nos foteamos, un regato hermosísimo que traía agua para parar un tren, dos manchas grandotas de nieve, cinco aviones a reacción con su caminito blanco en el azul del cielo [a uno le hice una foto tele con filtrote]… y olía a escobas en flor, y por eso nos sentamos un cuartito de hora a oler y a mirar el mundo bajo nuestros pies… hasta que nos entró el hambre y nos volvimos a casa entre risas y trampas, no sin antes hacernos unas fotos junto al coche.
Estuvo guay.
















•••
Eché la tarde en el súper [estaba desabastecido, coño, que no había carne ni galletas, ni esa leche Asturiana con fibra, ni el jabón líquido, ni la mayonesa que usamos a diario… y eso que andan diciendo que la huelga camionera ha remitido] con casi placer, porque no había nadie [que aproveché el fútbol europeo para mi salida de compretas, ya que la selección no me pone de momento]. A falta de los productos de la lista, nos hinchamos a meter flanes y yogures en la cesta por eso de no morirnos de inanición e intentarlo de empacho.
Luego me quedé enganchado al partido de España [sin intención, claro] y me aburrí como una ostra hasta el punto de que cerré un ojo y luego el otro con intención de abrirlos de ya, pero el tiempo es caprichoso y ya andaban los telediarios en su dale que te pego. Toda la tarde a la mierda, coño, que me había propuesto hacer un par de cosillas y visitar la recién abierta Venta del Bufón. Así las cosas, con el sábado plano, me vine hasta mi estudio con el fin de rematar el día con algo sólido [palabras, vamos], pero solo me salió contar esta pavada, y ando ahora perdido, sin saber si meterme en un rollo Esther Morillas, como aquél de “Un amor tibio no puede dar tristeza…” o en una semblancita pitopáusica de este tipo que me lleva por ahí todos los días a hacer el ganso.
En fin, a un día malo, una entrada peor.

Comentarios

  1. La vida, Luis.
    Y no hay entrada mala sino lectores poco cómplices.

    ResponderEliminar
  2. Nota técnica: agradezco (mucho) que haya usted tenido a bien colocar mi paginita en su columna de Colegas. Por tal querría tenerme, pero al picarla (Curiosity killed the cat, que alguno diría) sale una cosa de esas que no van a ningún sitio y que a mí me parecen como el limbo secreto de la Red, el paraíso cerrado o el orden impreciso que quiere desordenarse o viceversa, no sé. Además (mi padre en esto me advirtió bien) es Emilio Calvo de Mora, que es el primer apellido, siendo Villar (que no lo pongo) el materno y segundo. A todo lo cual, conforme voy escribiendo, voy advirtiendo de la poca originalidad de mi comentario, que no tiene nada que ver con nada que haya usted escrito. O sí. De todas formas añadir (me parece que para la incontinencia semántica debe haber fármacos buenos) que qué bien me lo paso en su página. Escrita desde las tripas: cargada desde la misma fibra, allá esté ésta donde quiera estar. El lector, el pasmado, sí que tiene acomodo para perderse cuando le place en las palabras. Pues ya está. Ahora (el día ha sido jodido) me acuesto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…