Ir al contenido principal

Un meme sobre la mujer de Lot.


Hay algunos iconos que contienen miradas infinitas y sugieren un alto contenido de belleza y un potencial creativo y reflexivo de mucho calado. Uno de esos iconos, que me ha perseguido siempre en pensamiento y lecturas, en poemas ajenos y en poemas propios es la mujer de Lot. Hoy reviso mis notas de lectura y encuentro en ellas, sin buscar demasiado, referencias constantes a este icono inigualable.
Anna Ajmátova, la acmeísta rusa a la que pintó Modigliani cualquier día de perros, que su vida estuvo llena de días de perros, escribió en 1922 un excelente poema que tituló “La mujer de Lot” [título que rescataría en 1995 Amalia Bautista para darnos uno de sus mejores y más intensos poemarios, que fue editado en la colección “Llama de amor viva”, de mi genial amigo Rafael Inglada –aviso a los navegantes de que es un poemario imprescindible–], y en la misma línea y con el mismo tema, Wislawa Szymborska nos dejó otro poema par y con el mismo título, aunque algo más flojo que los antedichos… y Juana Ibarbourou, que lo rizó en soneto [“…volví atrás la cabeza un leve instante / y bajo el tilo en flor, vi a mi amante / que besaba en la sien a una pastora”]… y Benedetti [“… no olvides que no se olvida / hacia atrás o hacia delante, / ya el castigo fue bastante, / incorpórate a la vida…”]… y Dolors Alberola [“…Y se giró, en los ojos / la memoria de un tiempo tan sencillo / que no quiso zanjar. Giró, de pronto, / y comenzó una armónica carrera. / Sin temer que algún dios / pudiera allí negarle el paraíso, / retornó hasta la casa de su amado…”… y Pelayo Fueyo [“sólo queda / esa mujer de Lot resucitada / de espaldas al espejo, con un gusto / de resaca marina en las pupilas, / inmune a la penumbra…”].
Me gustaría hoy convocar a un meme a todos los lectores de esta bitácora para que intenten una creación breve basada en la mujer de Lot, con la petición expresa de que dejen su escrito como comentario de esta entrada y animen a quienes les siguen en sus espacios a que también lo hagan. Creo que podemos sacar un fruterito hermoso de pensamientos que nos harán crecer juntos un poquito.
¿Os animáis?
Yo me comprometo a recoger esos textos y a intentar darles unidad en un algo físico –eso si hay calidad, eh– que haré llegar a cada uno de los participantes a su domicilio.

Comentarios

  1. De acuerdo, te haré un link. Decubriendo cosas nuevas, ¡me encanta!

    ResponderEliminar
  2. Jeje Adu, a mí me daba "cosa" escribir en esta entrada, pero ya que rompiste el hielo...

    Qué chuloooooo, ojalá se anime la gente!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Luis Felipe:

    Aquí tienes mi colaboración a tu idea. Lo de la calidad lo dejamos para otro día.

    Un abrazote


    En Sodoma llovía azufre
    y Gomorra era una fiesta nuclear
    El pobre Lot no lo tenía claro, aquello parecía Afganistán.
    Columnas de fuego, nubes, tinieblas,
    No había duda, Yahvé se había levantado atravesado,
    Había que largarse a otra ciudad.

    Del norte vino el torbellino, así que fueron hacia el sur
    La vida son dos días, se decían,
    ─Los dos eran pareja, con planes, con futuro,
    Con hijas e hipoteca─
    Daba grima verlos correr.

    Los ojos de Yavhé es que daban miedo,
    Eran carros de fuego, ríos de lava, serpientes de papel.
    Su mujer no entendía nada

    Lot dijo:
    “No mires para atrás que este tío nos mata”
    Pero, claro, pedirle a una mujer que no mirara
    Era pedirle demasiado a una mujer.

    ResponderEliminar
  4. Desdeño tu protección cobarde
    llena de desierto
    desobedezco
    quiero el castigo
    mirar para siempre el fuego

    Jajajá,me encanta.
    Besines.

    ResponderEliminar
  5. Yo me apunto pero como soy un poco lenta, espero que cuando llegue no esté la persiana echada...
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. La mujer de Lot no era curiosa,
    sólo un poquito poeta.
    Los poetas siempre tienen el impulso
    de mirar hacia lo que queda atrás
    de inventar la nostalgia del pasado .
    Desde entonces y hasta ahora ya son muchos
    los montones de sal que ha barrido el olvido
    en el margen caprichoso de las ruinas.

    ResponderEliminar
  7. Arriquitaummmmmm, que me arranco por soleares ¡¿eh?!... yo a mi bola, ya sabes...
    venga, ahí te va!:

    Como yo misma el conjuro,
    batalla, ráfagas
    de luz
    y tiempo
    enervando el extraño pulso
    de los muertos,

    desolados, vacíos

    limpios ya
    los mares -al fin-
    de mi recuerdo...

    observo
    y me siento sal,
    toda
    condimento.

    (jaaaaaaaaaa y suelto "eso" y me quedo tan pichi, ea!! y me voy a mi casa que ya es hora!!)

    ResponderEliminar
  8. Pero qué osadía tenemos algunos! Bueno, ahí va.

    No fue curiosidad
    Fue la nostalgia,
    quien ancló mis pies con saladas amarras,
    Quedé presa en el pasado
    sin haber llegado a aceptar
    que era un ave de paso.
    Ya no fecundaré contigo la tierra
    - lo harán mis hijas por mí-
    ni sabrás lo que pensó mi piel
    ni a quién traicioné
    al volver la vista atrás
    No sabrás la luz que traspasó mi pecho
    bajo la nube de fuego que envolvía la ciudad.
    Allí supe que lloraría lágrimas de sal
    y que los poetas me cantarían.
    Fue la nostalgia

    ResponderEliminar
  9. Lámeme los pies, agua,
    y los muslos y el vientre.

    Recórreme la piel con tu oleaje,
    erosióname hasta el desgaste.

    Lávame estos huesos castigados
    hasta que caiga la sal
    toda, repartida,
    hasta que pueda quitarme
    el sabor de las lágrimas.

    ResponderEliminar
  10. YRIT

    El nombre de la mujer de Lot
    lo encontrarás en los pantanos,
    en urales montones de sal
    más fina que nuestra desdicha.

    A la mujer de Lot no hallarás
    en tu lecho. Las mujeres muertas
    tienen la mirada turbia de una gata,
    de actriz ébria bajo los focos.

    A la amante llamarás en vano
    y la mujer de Lot no abrirá.
    Nunca verás su frontal descuido,
    te herirá su espalda, sin aliento.

    ResponderEliminar
  11. No fue una simple mirada. Fue que no quiso renunciar a todo lo que amaba a cambio de los páramos duros y yermos que Yahvé fe ofrecía; y en íntima rebelión, cuando se alejaba del suelo cultivado y del lecho donde engendró, se convirtió en pecadora para su esposo y para su dios. Pero Yahvé, iracundo, sin saberlo, la inmortalizó, liberándola del interludio metabólico de la putrefacción y apartándola de esa cadena de reencarnaciones fugaces y tróficas en la que caerían todos los que no miraron atrás. Y así, la mujer de Lot, también sin saberlo, ganó una batalla que ni siquiera quiso librar, y aún permanece, inmarcesible y eterna, en minúsculos cristales cúbicos, ligada a la tierra que amó.

    ResponderEliminar
  12. No fue una simple mirada. Fue que no quiso renunciar a todo lo que amaba a cambio de los páramos duros y yermos que Yahvé le ofrecía; y en íntima rebelión, cuando se alejaba del suelo cultivado y del lecho donde engendró, se convirtió en pecadora para su esposo y para su dios. Pero Yahvé, iracundo, sin saberlo, la inmortalizó, liberándola del interludio metabólico de la putrefacción y apartándola de esa cadena de reencarnaciones fugaces y tróficas en la que caerían todos los que no miraron atrás. Y así, la mujer de Lot, también sin saberlo, ganó una batalla que nunca quiso librar, y aún permanece, inmarcesible y eterna, en minúsculos cristales cúbicos, ligada a la tierra que amó.

    ResponderEliminar
  13. Camino a paso lento
    hacia la transparencia
    y tu eres a mi lado
    sólo un trozo de sal.

    ResponderEliminar
  14. Juuuuuu, que con las prisas me comí un "soy"...

    soy
    toda
    condimento

    Que no sé si arregla o destroza aún más, pero... cachi en diez!

    (Ay Sr. Comendador -jeje- viéndolos tan numeraditos me dan ganas de votar a lo..."guayominí: guan point - an pua"!)

    Un besote

    A las 9 de esta noche, en el programa de la 2 (No disparen al pianista) la Peyroux.

    ResponderEliminar
  15. Hola, Luis Felipe
    Mi pequeña aportación está en:
    http://carlosjaviergalan.blogspot.com/2009/04/llanto-de-lot.html
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Luisfe, pues la idea no es mala no. Aquí te dejo un algo que me salió en un repente. Un besote.


    Serena la mirada,
    altivo el gesto,
    desnudo el pecho altivo,
    sereno viene ardiendo.
    Trasciende la trastienda del pensamiento.
    Debo volver la vista que viene ardiendo.
    Altiva la mirada,
    sereno el gesto.
    Ingrata la memoria
    del pastor muerto.

    ResponderEliminar
  17. Aqui te mando otra por si te sobra espacio: un abrazo.

    ****

    Lot duerme su sueño de tristeza
    mientras allá en su corazón la muerte anida
    Tras él quedan los días, la belleza
    de las cosas que tenían un sitio y un hogar.

    Apenas queda tiempo ya, perdido su pasado,
    antes de que el dolor final barra su último verso.
    Sólo unas horas más ─brilla la luna nueva─
    y habrá que regresar.

    A su lado, en silencio,
    una estatua de sal y soledad, también espera.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

¡A la mierda!

Ahora resulta que la muerte existe y no habíamos caído ni en su ser ni en su estar. ¡Vaya! Y también acabamos de descubrir que los muertos de ahora son distintos de los de antes, incluso que algunos muertos de ahora son contabilizables y otros no, hasta el punto de que quienes tramitan las muertes contabilizables tocan el mármol de los héroes y los otros no. Esto es una mierda pinchá en un palo traída por los que nunca supieron tramitar la educación en términos de humanismo y no en términos de competencia. Morirse es normal, como vivir. Recuerdo ahora al doctor Piñuela, un bejarano de la época de la invasión francesa que dijo descubrir un específico contra el cáncer. Su problema consistía en que todos sus pacientes pasaban de tener la ‘sangre oscura’ a la ‘sangre clara’, pero se le morían siempre en el proceso curativo. Piñuela decía que su avance consistía en que morían sin cáncer, que ya era mucho, pues eran muertos de otra clase, una clase que a él le llenaba de un mérito absurdo. N

Que ya les vale, coño...

Han pasado ya dos semanas y sigo sin llorar, con la sonrisa de mi madre colgada de los ojos y con toda una serie de gabelas devenidas de la desaparición. Debo contar algo al respecto, porque me consta que le sucede a mucha gente que ha pasado por un proceso similar. En noviembre, después de mucho papeleo, logré enviar la solicitud de ayuda a la dependencia para mi madre. Me contestaron a los tres meses de que había sido aceptada y que en breve recibiría la visita de un trabajador social para valorar a mi madre. El tiempo pasó y la dependencia de mi madre era cada vez mayor, por lo que realicé algunas llamadas, tanto a la oficina de Diputación (que siempre me indicaban que era cosa del servicio municipal por la zona en la que habitan mis padres) y a los servicios sociales municipales, de los que solo recibí promesas y jamás pisaron la casa de mis padres. Al final, justo tres días antes del fallecimiento, se presentó un trabajador social de Diputación (un buen tipo, amable y comprensivo

Al Canfrán a varear fideos...

Debe ser de cuando te mandaban “al Canfrán a varear fideos” o incluso de aquella mar salada de los ‘mecachis’... el caso es que siempre llevo puesto algo de casa [que es como decir algo de antes] en la jodida cabeza... y nado entre una pasión libidinosa por decir lo que me dé la gana y un quererme quedar en lo que era, que es lo que siempre ha sido... pero todo termina como un apresto en las caras, mientras el hombre de verdad dormita entre una sensación de miedo y otra de codicia... ¡brup!... lo siento, es el estómago que anda chungo... y tengo ideología, claro, muy marcada, y la jodida a veces no me deja ver bien, incluso consigue que me ofusque y me sienta perseguido... a veces hago listas de lo que no me gusta y de los que no me gustan... para qué, me digo luego, y las rompo... si al final todo quedará en lo plano y en lo negro, o en lo que sea, que al fin y al cabo será exactamente lo mismo... es por eso que hay días en los que me arrepiento de algunas cosas que he hecho, casi t