Ir al contenido principal



Al atardecer, después de revisar las jaulas de las fieras, el domador sentó a su hijo sobre sus rodillas y le habló:
Hijo, lo fundamental en nuestro oficio es que siempre quedé muy clara la sensación de escasez y que tú eres quien la gestiona de forma justa. Las fieras deben verte siempre como un ser superior y capaz, a la vez que deben entender siempre que tu mano es la que les da de comer. Procura que siempre se queden con hambre para manejarlas a tu antojo.... y nunca olvides el látigo, y que a cada golpe severo le siga un bocado para que no olviden que a su tragedia siempre va unida la recompensa...  pero que se queden con hambre, siempre con hambre... cuanto más sometes a un fiera, más puedes obtener de ella.
Piensa que nuestra riqueza está en su absoluto sometimiento, ya que ese sometimiento será el asombro del público que llenará las gradas y nuestros bolsillos.”.
El domador bajó al niño de sus rodillas y le dijo que pusiera las palmas de la mano boca arriba, y el niño las puso temblando... Entonces el domador le asestó un golpe duro y seco en las palmas con el mango de su látigo. Al niño se le bañaron los ojos de lágrimas, pero no emitió ni un sonido de dolor... entonces el domador sacó un caramelo pequeño de su bolsillo y lo puso en las manos enrojecidas del niño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi cabezota preciosa

Yo insistía en su oído: ‘Vámonos ya, que es tarde, que ya está todo hecho y te ha quedado bien, que te noto cansada y solo es un instante decir basta’, pero no me hizo caso. Seguía en su pum pum, pum pum, pum pum, como esa cabezota que fue siempre y me ha dejado como estigma o herencia, que aún no lo tengo claro. La besé en lo que alguna vez fueron mofletes y decidí cortar el oxígeno de esa máquina absurda y ruidosísima experta en aplazar lo inaplazable (confieso que temblé por un instante al hacerlo, que me sentí culpable de decidir por ella). Fue algo menos de una hora. Ella y yo solos, sin nadie con capacidad de testificar, pero siguió con más fuerza que antes, con mejor ritmo. Y volví a conectarla a ese pulmón de náufrago. ‘Ya veo que no estás por la labor, mi rebonita’. Y no hizo gesto alguno y siguió en el pum pum de ese “todo corazón” que fue siempre. En el tramo brutal del abandono (que han sido siete días de toma pan y moja) pasaron por su cama caricias y sonrisas, apretones …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…