Ir al contenido principal

Os juro que es mucha vida...

– ¿Sesenta y uno, Felipe?
– Sí.
– Mi padre murió con sesenta.

Pues que no está nada mal llegar a esto para un paria como yo, nacido en el mesofranquismo, educado en el integrismo ultracatólico salesiano y conformado en el resquemor de un abuelo asesinado y de una abuela valiente y decidida a no soportar humillación alguna, ni siquiera las que llegaban por el hambre física. Eso, además de gozar de unos padres modelo hechos a sí mismos desde una nada infinita y siempre con la carga de no poder llegar ni a un uno por ciento de lo que ellos son y fueron.
En la vida he sido excesivamente mimado siempre por quienes se acercaron a mí, y debo confesar que me encantan los mimos vengan de donde vengan, pero sé que eso modeló en mí un carácter abierto que siempre dio facilidad al engaño y al abuso (soy fácil para ambos), un carácter que no puedo negar que gusta, pero que a veces me hizo y me hace mucho daño.
Durante mucho tiempo fui YO, un YO excesivo e indiscreto, un YO pagado de mí mismo que tan solo albergaba cierta esperanza en un NOSOTROS que me fue metido suavemente en las neuronas por todos aquellos que me educaron mal o bien (de los primeros lo aprendí a la contra y de los segundos lo aprendí con fruición y hambre, pero siempre en silencio) hasta que llegó el tiempo de los DEMÁS, un tiempo que aparace de pronto cuando alumbran los primeros fracasos y las primeras insolvencias.
De todo el tiempo vivido, ahora que puedo llamarme ‘viejo’ a mí mismo, sé a ciencia cierta que mi mejor decisión en la vida fue empeñarme en relatar mi tiempo y mi paso en viejos cuadernitos que caían en mis manos, conformándome así en un pequeño notario de mis días (que probablemente coincidan mucho con los vuestros) capaz de mover las páginas y verme como un pequeño Dorian Grey en el espejo de mi tiempo.
De esas relecturas de mí aprendí a saber lo que quería, porque también aprendí a verme con distancia, desde un complejo plano cenital que empezó a capacitarme para emprender ‘mi camino’. Así empecé a saber cómo equivocarme mejor.
En ese empeño de mí, comprendí de pronto que sin igularme con el otro, con cada uno de los otros, no sería capaz de alumbrar la capicidad de completarme como hombre. Aprendí que el error mayor consiste en pelear por ser ‘competitivo’ (intentar ser mejor que el otro en cualquier campo, intentar ganar siempre, estar por encima, tener más y mejor, resulta nefasto para el humanismo y conforma la peor individualidad que puede habitar en un hombre). Aprendí que tan solo con que un hombre sufra, ya es un fracaso de la humanidad. Aprendí que hay que pelear por ‘ser’ un hombre entre los hombres y no por ‘estar’.
En los últimos años de mi vida intenté conocer el estado del mundo con todos mis sentidos, y ese intento de conocimiento resutó (resulta) muy contradictorio, porque de indagar en la ‘diferencia’ (la que elimina) y en la ‘suerte’ (mala) que supone la pobreza, comprendí que vivimos en un mundo miserable –en un mundo de miserables– incapaz de compartir hasta igualar. Confieso ahora que estoy muy agotado de este intentar ser ‘un nosotros digno’, porque sé a ciencia cierta que no hay solución posible para el pobre, ninguna solución, y eso me agota y me atormenta.
En fin, que con seis de diez más uno, soy un tipo feliz porque tengo amigos grandes que me quieren y a los que adoro, soy un tipo relativamente feliz porque hago exactamente lo que quiero hacer a pesar de cada una de las jodidas trabas del sistema, soy bastante feliz porque me siento vivo al percibir en la piel que me buscan y me aprecian quienes me necesitan, soy muy feliz porque vivo con intensidad cada uno de mis días –aunque sean días jodidos muchas veces–, soy feliz por comparación con tantos y tantos hombres tristes y anodinos que centran la vida en ‘sus’ cosas. Amo y me aman, quiero y me quieren, sonrío y me devuelven cada día mil sonrisas. ¿Qué más puedo pedir?
¡Ah!, y conservo mis potencias, absolutamente todas, aunque algún día me flojeen las rodillas.

Sesenta y uno y estás hermosas ganas de seguir hasta donde el corazón mande. No son muchos años, pero os juro que es mucha vida.

Gracias.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Montse, Nacho y su pandilla de utópatas...

Yo no puedo con Montse y Nacho, porque me sobrepasan y me superan, porque me tienen ganado y perdido desde que los conozco, porque no he aprendido a decirles que no, ni sé cómo aprenderlo. Cuando algo se tuerce, los tengo aquí, justito a mi lado, empecinados e inconvencibles, armando guerras preciosas y metiéndose/me en líos locos. Yo sé lo que valen y sé cómo quieren, sé lo que intentan y me supera todo lo que consiguen –me supera y también me preocupa–. Yo solo sé que los quiero muchísimo, como a todos y a cada uno de los que siguen sus pequeñas utopías, y que me dejan siempre jodidamente en deuda –como todos y cada uno de los que los siguen y participan en esas pequeñas utopías–. Y yo solo quiero que sepan –que sepáis todos– que tengo una vida hermosa y colmada, que no me falta nada y me sobra casi todo, que soy un tipo feliz cada día, y que lo soy porque sé determinar qué es lo importante y lo que no tiene importancia, que soy un espécimen del primer mundo y gozo sus ventajas –ya …