Ir al contenido principal

Carrera literaria

Hace un montón de años me empeñé en hacer carrera literaria, como si eso fuera como pronunciarlo con la boca llena, y aprendí enseguida que esa carrera se hace más por el ‘favor’ que por el ‘valor’, y ya sabéis cómo funciona la cadena de favores, destruyendo la autenticidad y malogrando lo que puedas tener de bueno en tu interior. Pasé aquello como un prurito o una suerte de acné juvenil raro y volví a mi ser yo, un hombre normal en un espacio bellísimo preñadito de seres anodinos. Entonces escribí de verdad, no de lo que molaba, sino de lo que me molaba, sin pensar en editores, ni en premios, ni en críticos, sin pensar en agradar a una o a otra cuadra literaria. ¡Joder!, dejé de existir para el poperío y pasé a ser un lemur raro y endémico de esta Bijarra alejada de cualquier sitio. Eso sí, veía a mis amigos literarios/tos/les subir escalafones a base de humillar en su escritura, intercambiando cromos en saraos culturales y mendigando palabras impresas con esas caritas de ‘lonecesitomucho’. Luego los veía cuando se pasaban a verme por mi vieja y estrecha Bijarra, y los notaba tristes, angustiados por su último libro o porque el Loewe se lo dieron a Clark ‘y mi libro era mejor, colega’. ¡Pobres!

Hace unas semanas que le di fin a un poemario personal que nada tiene que ver con las modas y los modos actuales, y sin más, se lo comenté a mi amigo Uberto… “Niño, tengo un poemario nuevo…”. Enseguida me pidió que se lo enviase y al poco tiempo me contestó que si deseaba editarlo con él en GARVM… Pues claro, encantadito y feliz. Y le envié los poemas a Luis Alberto, del que me fío un montón para ubicar mi escritura… Enseguida me contestó también con un texto para prologar el libro… Y es justo aquí donde percibí netamente que tengo mi ‘carrera literaria’ bien trazada, pero bien trazada como yo la deseo.

Dejo aquí la entradilla prologuera que me ha regalado Luis Alberto, que es helenista, filólogo, poeta, traductor, ensayista, columnista, crítico, editor literario, académico de número de la Real Academia de la Historia, académico de la Academia de Buenas Letras de Granada, vocal del Real Patronato del Museo del Prado y miembro del jurado del Premio Princesa de Asturias de las Letras, además de que fue Secretario de Estado de Cultura y director de la Biblioteca Nacional, por si te parece poco… Y dejo la entradilla en recuerdo de mi madre y del daño que le hicieron en su día, negándome, los esbirros Riñones. Va por ella y para ellos:

 

PALABRAS PARA LUIS FELIPE

Luis Alberto de Cuenca

 

Si Luis Felipe Comendador no existiera habría que inventarlo. Quedan muy pocos osos en España. Osos fieros y tiernos a la vez, ávidos de miel y de siesta invernal, compañeros tenaces y fieles de los niños cuando se transforman en teddy bears, aguerridos como gladiadores cuando se invade su territorio, auténticos en sus reacciones, sin la menor trastienda, sin dobleces y sin engaños. Uno de ellos, y de los más conspicuos y, a la vez, entrañables, es Comendador. En su caso, lo de Comendador no tiene nada que ver con el personaje del Tenorio, pues es lo menos engolado que existe al este del río Pecos (con el Atlántico en medio, por descontado). Nuestro Comendador, nuestro querido y admirado Comendador, es un oso acribillado de talento y generosidad que decidió convertir su empañada ciudad natal en una sucursal del Parnaso, acometiendo todo tipo de iniciativas poéticas que han quedado ahí, para siempre, como un tatuaje de los que no se pueden borrar, en la piel de la villa salmantina, a modo de emblema de modernidad crítica, transgresora y desbordante de creatividad e ingenio literario.

         Ahora, en su nuevo libro Como regar el agua, Luis Felipe vuelve a ejercer su inmensa capacidad para comunicarse contigo, querido lector, a base de versos que te consuelan atravesándote la yugular del alma con un mordisco limpio de vampiro bueno, y te alteran, y te acompañan, y están vivos, y te son fieles, y hablan claro del mundo y sus aledaños. Y con ese su desplegarse de forma clara y verdadera te hipnotizan de realidad objetiva y de biografía personalísima, fundiendo en un mismo crisol el himno y la elegía, la celebración y el desapego. Y, sobre todo, tienen una virtud que nunca falla en la obra de Luis Felipe Comendador: jamás aburren al lector, que queda atrapado desde el primer verso hasta el último en la red que ha tejido con sabio desparpajo el autor para mantenernos atentos y hacernos partícipes de sus soledades sonoras y silencios aventureros.

         Por todo ello, me gusta compartir con mi querido plantígrado Comendador su nueva entrega bibliográfica. No es la primera vez que lo hago y ojalá no sea la última. No olviden nunca que la especie de los Comendadores es escasa, pero sigue en activo. Gracias sean dadas a los dioses olímpicos por seguir permitiéndolo desde arriba y por bendecir a nuestro amigo con los dones que hacen de su poesía una fiesta inolvidable. De una fiesta a la que, como decía Hesíodo, tienen acceso los nobles sin haber sido invitados, como dicta la cortesía de los tiempos heroicos, tan presente en la forma de concebir el mundo por parte de personas de la enorme valía poética, intelectual y humana de Luis Felipe Comendador.

 

Madrid, 30 de septiembre de 2021”

 

Pues eso.

Comentarios

  1. Me encantaría leer ese libro. Se puede comprar ya?
    Luis Alberto de Cuenca es un genio y me fio de lo que él dice.

    Un abrazo y enhorabuena.

    ResponderEliminar
  2. Pero si tienes publicados más de 10 libros y yo sin saberlo...

    ResponderEliminar
  3. Hola Luis Felipe, donde se puede comprar el poemario? Vivo en Madrid. Gracias por tus escritos

    ResponderEliminar
  4. Guillermo, estará en librerías en enero. Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

¡A la mierda!

Ahora resulta que la muerte existe y no habíamos caído ni en su ser ni en su estar. ¡Vaya! Y también acabamos de descubrir que los muertos de ahora son distintos de los de antes, incluso que algunos muertos de ahora son contabilizables y otros no, hasta el punto de que quienes tramitan las muertes contabilizables tocan el mármol de los héroes y los otros no. Esto es una mierda pinchá en un palo traída por los que nunca supieron tramitar la educación en términos de humanismo y no en términos de competencia. Morirse es normal, como vivir. Recuerdo ahora al doctor Piñuela, un bejarano de la época de la invasión francesa que dijo descubrir un específico contra el cáncer. Su problema consistía en que todos sus pacientes pasaban de tener la ‘sangre oscura’ a la ‘sangre clara’, pero se le morían siempre en el proceso curativo. Piñuela decía que su avance consistía en que morían sin cáncer, que ya era mucho, pues eran muertos de otra clase, una clase que a él le llenaba de un mérito absurdo. N

Tener un Felipe en mi vida...

Tener un Felipe en mi vida es una de las mejores cosas que me han pasado. Con orgullo puedo decir que a mi lado ha crecido hasta hacerse un hombre digno, cabal, completo, sensible siempre con los demás, cariñoso, comprensivo y, sobre todas las cosas, una bellísima persona. Estoy muy orgulloso de mi hijo. Siempre juntos. Pero qué bien conjugaste siempre el verbo 'querer'. Gracias por ello, mi chico.  

Diez meses sin mi madre

Hoy hace ya diez meses que me falta mi madre y aún no soy capaz de armar el olvido del final para quedarme con el recuerdo dulce y limpio en mi memoria. Lo somatizo en dolores pequeños y múltiples, en sueños cabrones de vez en cuando y en una tremenda sensación de no haber hecho lo correcto, que no hubiera sido otra cosa que ahorrarle los siete meses últimos de sufrimiento constante y acabamiento, de no haber decidido quitarle aquella vida que ya no era vida (¿cobardía quizás?, ¿peso moral?, ¿miedo?… No lo sé). En los últimos días llegué a dejarla durante una hora sin el apoyo del oxígeno que la mantenía viva mientras agrarraba firmemente su mano, pero ella persistió en seguir respirando y yo me ofusqué mientras le hablaba dulcemente a sabiendas de que solo hablaba conmigo mismo. Hoy la sigo echando de menos mientras busco su sonrisa eterna, su constante positividad ante todo y su amor incondicional; sigo recordando aquel ‘canalla’ tan hermoso que me llamó un día cuando, mientras la l