Ir al contenido principal

Carta a la mamina.

Mi querida mamina, ya más de un año sin tus besos, sin tu preciosa mirada y sin tu sonrisa, que eso duele, mi chica, no imaginas cómo duele. Hoy te escribo para ponerte al día de cómo van las cosas, las nuestras y las de todos. Lo más importante es que sepas que tienes una bisnieta nueva que se llama como tú y que ha heredado muchos de tus gestos. Sé lo que te gustaría tenerla en tus brazos y lo imagino con rabia cuando la tengo en los míos, aunque sé que es parte del hermoso tesoro que nos has dejado, y eso me consuela. Mario ya está grandote y muchas veces se acuerda de ti y pregunta, aunque no entiende muy bien que alguien al que quieres y que te quiere desaparezca de pronto. Es muy vivo mi niño, y no es pasión de abuelo, te lo prometo, y siente una atracción especial por los fenómenos naturales y por los barcos. Los demás estamos bien, mi niña. Papá quedó bastante tocado cuando te fuiste, pero luego recuperó y ahora es mi compañero de trabajo, como siempre lo fue. Viene todos los días a la imprenta y coloca, recoloca, ordena y atiende a la gente que viene a comprar cosas de los mercadillitos de mi ONG (le ha pillado el gusto a la cooperación y eso me hace muy feliz). Mi hermana y yo estamos bien, tramitando la vida día a día con sus cosas buenas y menos buenas, pero lo hacemos siempre sonriendo, como tú nos enseñaste, y vamos saliendo adelante. Tus nietos… Qué decirte de tus nietos, hermosos, grandotes y llenos de ganas de vivir, y te recuerdan constantemente porque fuiste una abuela súper (te cuento que Guillermo está recuperando tus recetas de cocina con mucho éxito, y eso mola, mamá). En lo cercano de todos, pues que quieren quitarnos el hospital de Béjar y nos manifestamos para intentar evitarlo (te alegrará saber que tus dos bisnietos ya han asistido a su primera manifestación, que sé que siempre te gustó que fuésemos luchadores y aprendiésemos a reivindicar nuestros derechos). Los pequeños negocios no van bien en el pueblo por causa del coronavirus y, a qué negarlo, porque ya sabes que aquí somos muy especiales y siempre le damos a ganar al de otro lugar y dejamos al paisano a dos velas, pero ya estamos acostumbrados, que son muchos años en la misma historia. De la política local, mejor no te cuento, y de la autonómica y nacional, mejor tampoco te cuento (manda quien manda y los políticos son cada día más marionetas que gestores… Te enfadarías y no quiero que te enfades, mi niña). También te cuento que andamos como hipnotizados con un volcán que ha erupcionado en la isla de La Palma (te quedarías embobada mirando cómo sale la lava, que es lo que a mí me sucede y hasta me seduce). El mundo está cambiando a pasos agigantados, mami, pero la gente no es mejor, pues el individualismo sigue en sus trece. Aún hay gente que me pregunta por ti cuando voy por la calle, y sobre todo le preguntan a papá (él se pone mimosillo, porque te tiene en su memoria como lo mejor que le ha sucedido en su vida, y se da cuenta del hermoso rastro que has dejado aquí).

Ya es hora de cerrar la imprenta y me voy a ver a mis nietos, mamá. Todos los días voy a verlos a esta hora y juego un ratito con Mario e intento coger a Carmencita para arrullarla un ratito (sonríe bien bonito, mamá. Te emocionaría verla sonreír).

Recuerda que te queremos muchísimo y que estás cada día en nuestros actos y en nuestra memoria.

 

Un beso gordo de tu canalla favorito, mamina.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Diez meses sin mi madre

Hoy hace ya diez meses que me falta mi madre y aún no soy capaz de armar el olvido del final para quedarme con el recuerdo dulce y limpio en mi memoria. Lo somatizo en dolores pequeños y múltiples, en sueños cabrones de vez en cuando y en una tremenda sensación de no haber hecho lo correcto, que no hubiera sido otra cosa que ahorrarle los siete meses últimos de sufrimiento constante y acabamiento, de no haber decidido quitarle aquella vida que ya no era vida (¿cobardía quizás?, ¿peso moral?, ¿miedo?… No lo sé). En los últimos días llegué a dejarla durante una hora sin el apoyo del oxígeno que la mantenía viva mientras agrarraba firmemente su mano, pero ella persistió en seguir respirando y yo me ofusqué mientras le hablaba dulcemente a sabiendas de que solo hablaba conmigo mismo. Hoy la sigo echando de menos mientras busco su sonrisa eterna, su constante positividad ante todo y su amor incondicional; sigo recordando aquel ‘canalla’ tan hermoso que me llamó un día cuando, mientras la l

Al Canfrán a varear fideos...

Debe ser de cuando te mandaban “al Canfrán a varear fideos” o incluso de aquella mar salada de los ‘mecachis’... el caso es que siempre llevo puesto algo de casa [que es como decir algo de antes] en la jodida cabeza... y nado entre una pasión libidinosa por decir lo que me dé la gana y un quererme quedar en lo que era, que es lo que siempre ha sido... pero todo termina como un apresto en las caras, mientras el hombre de verdad dormita entre una sensación de miedo y otra de codicia... ¡brup!... lo siento, es el estómago que anda chungo... y tengo ideología, claro, muy marcada, y la jodida a veces no me deja ver bien, incluso consigue que me ofusque y me sienta perseguido... a veces hago listas de lo que no me gusta y de los que no me gustan... para qué, me digo luego, y las rompo... si al final todo quedará en lo plano y en lo negro, o en lo que sea, que al fin y al cabo será exactamente lo mismo... es por eso que hay días en los que me arrepiento de algunas cosas que he hecho, casi t

¡Despertad!

Ayer, mientras veía un documental de Greenpace sobre la Antártida, una de las personas que participaban, refiriéndose a una alta reunión de ministros de los países del primer mundo, dijo algo así como: ‘…mientras hablaron de cambio climático y de la necesidad de hacer algo, parecía que todos estaban de acuerdo, hasta que se hizo un silencio y comenzó la política. Entonces el acuerdo se rompió sin más, sin explicaciones de cada voto negativo’. ‘Hasta que comenzó la política…’. Y es que padecemos una casta de políticos infames a nivel global que está sostenida por las grandes compañías, por la banca, por las farmacéuticas, por los sátrapas del petróleo y la pesca a gran escala… Los votamos en un acto de pretendida democracia y jamás sirven a los intereses generales, que siempre debieran ser intereses humanistas, pues tan solo lo hacen en favor de quienes mueven los hilos económicos mientras ‘descartan’ a más de medio mundo y explotan al otro medio. Me parece insultante su desprecio a la