Ir al contenido principal

Entre la mediocridad y el consentimiento

Vivir entre la mediocridad y el consentimiento viene siendo tan endémico como el virus corona y sus peores variables de nombres griegos, y eso nos hace miserables por mirada corta y víctimas absurdas por dejación social.

Ahora que la ‘verdad’ es la mentira con más ‘follogüers’, resulta que es cuando empezamos a vivir en el estado crítico que anuncia el comienzo de un final, un final seguro y cabrón que pasamos por alto sin más, porque no hay wifi o porque no hay cobertura o porque lo irreal –lo virtual­– se torna realidad sin más en el peor proceso alienatorio que ha sufrido la especie bípeda desde el primer sapiens, dejando pequeña a la propaganda del peor comunismo y al lavacerebros asesino del peor fascismo.

Hoy, mientras el hombre es el peor enemigo del hombre, aún cabría una pequeña posibilidad de respuesta contra la degradación sistemática en la que nos han metido –por mediocridad y consentimiento propios, no lo olvidemos– quienes tienen como poder de supervillanos el uso efectivo del SÍ y el NO para crear ese equilibro de los desequilibrios en los que ellos siempre ganan a corto y medio plazo.

¿Soluciones?... Pocas y prácticamente imposibles si la mediocridad y el consentimiento no trocan en brillo y crítica fundamentada y sólida que parta del individuo y se extienda al grupo con eficacia. Y la cosa no va de informar con veracidad de cada una de las amenazas, que eso ya se hace desde algunos focos científicos e intelectuales, sino de iniciar un proceso de destrucción total de los generadores mediáticos de esas mentiras virtuales que hoy se concretan como las nuevas drogas especializadas en adormecer conciencias en masa, modulando opiniones hacia el beneficio puntual y grandísimo de quienes las manejan. Contra ellos debe dirigirse esta nueva guerra exenta de armas blancas y de armas negras… ¿Y cómo entrar en esta lucha?... Pues, primero, tomando conciencia individual de la urgente necesidad de ser y estar de otra manera en el mundo, y, segundo, pasando a la acción directa, contestando al sistema con ímpetu y demostrando con ‘hechos’ diarios que existe una forma mucho mejor de tramitar el presente basada en la igualdad, en la justicia, en el respeto al otro –entendiendo que ese ‘otro’ incluye el entorno y todos los seres que lo ocupan– y en la voluntad positiva de dejar un mundo mejor para los que se queden cuando desaparezcamos.

 

Así, para abrir boca, empieza intentando ‘no ser mediocre’ y trabaja para ‘no consentir’ ni una palabra, ni un gesto, ni un acto alienatorio hacia ti, hacia otros o hacia el entorno.

 

Ya te digo.

Comentarios

  1. No creo ser mediocre y nunca he consentido ni una palabra ni un gesto ni un acto alienatorio hacia nadie.
    Me produce alergia.

    ResponderEliminar
  2. Soy libre me quiero por lo tanto
    Me ha encantado tu blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Diez meses sin mi madre

Hoy hace ya diez meses que me falta mi madre y aún no soy capaz de armar el olvido del final para quedarme con el recuerdo dulce y limpio en mi memoria. Lo somatizo en dolores pequeños y múltiples, en sueños cabrones de vez en cuando y en una tremenda sensación de no haber hecho lo correcto, que no hubiera sido otra cosa que ahorrarle los siete meses últimos de sufrimiento constante y acabamiento, de no haber decidido quitarle aquella vida que ya no era vida (¿cobardía quizás?, ¿peso moral?, ¿miedo?… No lo sé). En los últimos días llegué a dejarla durante una hora sin el apoyo del oxígeno que la mantenía viva mientras agrarraba firmemente su mano, pero ella persistió en seguir respirando y yo me ofusqué mientras le hablaba dulcemente a sabiendas de que solo hablaba conmigo mismo. Hoy la sigo echando de menos mientras busco su sonrisa eterna, su constante positividad ante todo y su amor incondicional; sigo recordando aquel ‘canalla’ tan hermoso que me llamó un día cuando, mientras la l

Al Canfrán a varear fideos...

Debe ser de cuando te mandaban “al Canfrán a varear fideos” o incluso de aquella mar salada de los ‘mecachis’... el caso es que siempre llevo puesto algo de casa [que es como decir algo de antes] en la jodida cabeza... y nado entre una pasión libidinosa por decir lo que me dé la gana y un quererme quedar en lo que era, que es lo que siempre ha sido... pero todo termina como un apresto en las caras, mientras el hombre de verdad dormita entre una sensación de miedo y otra de codicia... ¡brup!... lo siento, es el estómago que anda chungo... y tengo ideología, claro, muy marcada, y la jodida a veces no me deja ver bien, incluso consigue que me ofusque y me sienta perseguido... a veces hago listas de lo que no me gusta y de los que no me gustan... para qué, me digo luego, y las rompo... si al final todo quedará en lo plano y en lo negro, o en lo que sea, que al fin y al cabo será exactamente lo mismo... es por eso que hay días en los que me arrepiento de algunas cosas que he hecho, casi t

¡Despertad!

Ayer, mientras veía un documental de Greenpace sobre la Antártida, una de las personas que participaban, refiriéndose a una alta reunión de ministros de los países del primer mundo, dijo algo así como: ‘…mientras hablaron de cambio climático y de la necesidad de hacer algo, parecía que todos estaban de acuerdo, hasta que se hizo un silencio y comenzó la política. Entonces el acuerdo se rompió sin más, sin explicaciones de cada voto negativo’. ‘Hasta que comenzó la política…’. Y es que padecemos una casta de políticos infames a nivel global que está sostenida por las grandes compañías, por la banca, por las farmacéuticas, por los sátrapas del petróleo y la pesca a gran escala… Los votamos en un acto de pretendida democracia y jamás sirven a los intereses generales, que siempre debieran ser intereses humanistas, pues tan solo lo hacen en favor de quienes mueven los hilos económicos mientras ‘descartan’ a más de medio mundo y explotan al otro medio. Me parece insultante su desprecio a la