Ir al contenido principal

Entre la mediocridad y el consentimiento

Vivir entre la mediocridad y el consentimiento viene siendo tan endémico como el virus corona y sus peores variables de nombres griegos, y eso nos hace miserables por mirada corta y víctimas absurdas por dejación social.

Ahora que la ‘verdad’ es la mentira con más ‘follogüers’, resulta que es cuando empezamos a vivir en el estado crítico que anuncia el comienzo de un final, un final seguro y cabrón que pasamos por alto sin más, porque no hay wifi o porque no hay cobertura o porque lo irreal –lo virtual­– se torna realidad sin más en el peor proceso alienatorio que ha sufrido la especie bípeda desde el primer sapiens, dejando pequeña a la propaganda del peor comunismo y al lavacerebros asesino del peor fascismo.

Hoy, mientras el hombre es el peor enemigo del hombre, aún cabría una pequeña posibilidad de respuesta contra la degradación sistemática en la que nos han metido –por mediocridad y consentimiento propios, no lo olvidemos– quienes tienen como poder de supervillanos el uso efectivo del SÍ y el NO para crear ese equilibro de los desequilibrios en los que ellos siempre ganan a corto y medio plazo.

¿Soluciones?... Pocas y prácticamente imposibles si la mediocridad y el consentimiento no trocan en brillo y crítica fundamentada y sólida que parta del individuo y se extienda al grupo con eficacia. Y la cosa no va de informar con veracidad de cada una de las amenazas, que eso ya se hace desde algunos focos científicos e intelectuales, sino de iniciar un proceso de destrucción total de los generadores mediáticos de esas mentiras virtuales que hoy se concretan como las nuevas drogas especializadas en adormecer conciencias en masa, modulando opiniones hacia el beneficio puntual y grandísimo de quienes las manejan. Contra ellos debe dirigirse esta nueva guerra exenta de armas blancas y de armas negras… ¿Y cómo entrar en esta lucha?... Pues, primero, tomando conciencia individual de la urgente necesidad de ser y estar de otra manera en el mundo, y, segundo, pasando a la acción directa, contestando al sistema con ímpetu y demostrando con ‘hechos’ diarios que existe una forma mucho mejor de tramitar el presente basada en la igualdad, en la justicia, en el respeto al otro –entendiendo que ese ‘otro’ incluye el entorno y todos los seres que lo ocupan– y en la voluntad positiva de dejar un mundo mejor para los que se queden cuando desaparezcamos.

 

Así, para abrir boca, empieza intentando ‘no ser mediocre’ y trabaja para ‘no consentir’ ni una palabra, ni un gesto, ni un acto alienatorio hacia ti, hacia otros o hacia el entorno.

 

Ya te digo.

Comentarios

  1. No creo ser mediocre y nunca he consentido ni una palabra ni un gesto ni un acto alienatorio hacia nadie.
    Me produce alergia.

    ResponderEliminar
  2. Soy libre me quiero por lo tanto
    Me ha encantado tu blog

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Al Canfrán a varear fideos...

Debe ser de cuando te mandaban “al Canfrán a varear fideos” o incluso de aquella mar salada de los ‘mecachis’... el caso es que siempre llevo puesto algo de casa [que es como decir algo de antes] en la jodida cabeza... y nado entre una pasión libidinosa por decir lo que me dé la gana y un quererme quedar en lo que era, que es lo que siempre ha sido... pero todo termina como un apresto en las caras, mientras el hombre de verdad dormita entre una sensación de miedo y otra de codicia... ¡brup!... lo siento, es el estómago que anda chungo... y tengo ideología, claro, muy marcada, y la jodida a veces no me deja ver bien, incluso consigue que me ofusque y me sienta perseguido... a veces hago listas de lo que no me gusta y de los que no me gustan... para qué, me digo luego, y las rompo... si al final todo quedará en lo plano y en lo negro, o en lo que sea, que al fin y al cabo será exactamente lo mismo... es por eso que hay días en los que me arrepiento de algunas cosas que he hecho, casi t

Esta página ya la había leído....

Esta página ya la había leído en otro libro... lo mismo en otra vida, si es que las vidas de uno pueden ser otras vidas... el caso es que ya la había leído... y me dio por pensar cómo se tejen las ideas en mi cabeza, cómo desplazan su porte a las palabras y a los gestos, cómo se orinan los sueños sobre los cuencos de los ojos (los ojos solo se hacen cuencas cuando lloras)... y entonces me dispuse como a morir, porque hay horas en el día, minutos quizás, en las que estoy dispuesto a morir por bien o por mal, pero a morir... sí, las palabras son creadoras de silencio (cuando no de confusión), como el mundo del hombre, arrasado mil veces y vuelto a levantar... ves, no pasa nada. En dos o tres o cuatro o cinco o seis generaciones todo habrá cambiado... y no estarán los hombres amargos de ahora, aunque estarán otros a los que daremos la vida para que nos la destruyan... pero no estarán los hombres amargos de ahora, que es lo que a mí me importa, habrán muerto con sus cosas, y eso me

RAP PARA MARIO

RAP PARA MARIO No sé cómo explicarte lo que siento Ahora que estoy de lleno en mi descenso Y esto se acaba, Yo sé que esto se acaba Y no quiero marcharme dejándote una nada. Rapeo por si acaso no te gusta Leerte en mi diario y si te asusta Que en versos ajustados a la norma Tengas que conocerme. De esta forma, Que es más de calle trece que la mía, Voy a contarte, Mario, lo que un día Hiciste de este tipo desastrado, A veces caprichoso y a veces desbordado: Yo era feliz sin más, o eso creía, Dejándome llevar por la poesía, Sabiendo que era falso casi todo Y riéndome, sin más. Era mi modo Jugar a ser bufón y, entre los popes, Decir las cosas claras. Hubo golpes, Que todo hay que decirlo, golpes bajos, Que supe digerir. En mis legajos De aquellos tiempos quedaron escritos Palabra por palabra y muchos gritos. También triunfé, que no todo fue malo Y di algún que otro palo.   ¡Que bueno!   Pasados unos años, Jugando a ser oveja en el rebaño, Dejé una vida hecha, o eso creía, Hijos, un curro