Ir al contenido principal

El respeto de Hamilton.



Hoy me apetece darme un baño de prosaísmo deportivo [algo que le sorprende siempre a mi amigo Higinio –‘madridita’ de pro– , allá en su idílica Mallorca –un saludo, colega–], y voy a ponerme algo juligan:
Entre mis defectos de uso está el de seguir con cierta frecuencia la Fórmula 1, asunto que debo anotarle sin sonrojo a Fernando Alonso, pues antes de él no tenía ni puta idea de este tipo de competiciones. Ahora gozo las carreras de los domingos y extiendo la hora de comer para poder degustarlas.
Esta pequeña manía, que se ha convertido en gusto, me ha llevado a leer todas las semanas los comentarios, las declaraciones y los datos técnicos que preceden y siguen a las carreras, de los que he sacado algunas conclusiones pequeñas que ando intentando extender a un trabajo poético.
Hasta hoy, nunca había hecho comentario alguno en mi diario sobre esta afición deportiva [ya que la guardaba como una de esas chispas sin importancia con las que pillas ánimo y relax], pero hace un ratito acabo de leer unas declaraciones de Hamilton en las que indica que él ‘se ha ganado más el respeto de todos’ que Fernando Alonso.
Los malos depredadores son así de imbéciles y de poco inteligentes: entienden que lo que tienen es por su solo trabajo y no dudan en echarse flores a sí mismos en la plaza del pueblo para intentar, de la forma más primaria, conseguir el aplauso y el empujón que necesitan para auparse con el éxito ridículo. Y no es que esto me importe ni me quite el sueño, que me trae al fresco, pero las palabras de Hamilton son demasiado parecidas a las palabras de tantos inútiles con sed de titulares [en cualquiera de los ámbitos de la vida], que me sirven perfectamente hoy para hacer un gráfico de la necedad humana.
El esquema es como sigue: un tipo con ciertos poderes genéticos [eso no es un valor, pues la genética es azarosa y no se trabaja] y sin formación general [toda su vida se ha dedicado el tal Hamilton a una absurda especialización que potencie su destacada genética] se sale de sus parámetros de conocimiento y busca alcanzar lo que teme no conseguir con sus capacidades mediante métodos de preclaro egocentrismo narciso. De ahí vienen esas estupideces de ‘soy el mejor’, ‘me apoyarán a mí porque soy más buena persona’, ‘todo el mundo me respeta’…
Pues yo no te respeto, Hamilton, que me pareces un niño mimado en fase de pataleta, un pagado de ti mismo y una nenita histérica… Fíjate, casi opino de ti lo mismo que de Jiménez Losantos, que ya es para nota.
Me encanta, en todo caso, que este zorolo con coche haya resucitado esa cosita de pérfida Albión que los curas salesianos nos enseñaron en el cole cuando Franco acababa de engancharse al Parkinson, porque eso hace que vuelva a pillar el tono de mis recuerdos.
A la mierda Hamilton… ¿El respeto…? … Será tonto.

(12:23 horas) Esta mañana he leído un ratito algo de obra de William Carlos Williams, el gran poeta crítico de la cultura norteamericana, y me he quedado algo frío. Es muy posible que todo sea debido a mi estado de ánimo hoy y a la resacota del malestar de ayer, por lo que he decidido aparcar su lectura para otro día mejor.
•••
Pregunto a la poesía:
1. ¿Por qué esa necesidad de seguir creando imágenes?, ¿no tenemos suficientes y sin digerir?
2. ¿Sería una solución descontextualizar todas las imágenes ya creadas y trabajar con esa salida de tono y color?
3. ¿Por qué no permanecer en lo hecho indagando en su calidad y en su estructura?
4. ¿Qué es poéticamente incorrecto?, ¿por qué?

Enuncio sin más una crisis poética amparada en el más vulgar prosaísmo y en la discapacidad de los ‘poetas’ vivos para leer, para aprender, para ser dignos tanto en sus palabras con en sus vidas… para escribir.
Siempre hubo tipos que se sirvieron de la poesía, pero generalmente aportaban formación y hasta carácter… ahora todo se viene resumiendo en una mierda pinchaíta en un palo, dinero sobre dinero y unas enormes ganas de verse en papel impreso y, así, conseguir estar.
Que los jodan.
(17:08 horas) Hay un nublado magnífico y me he calzado sobre el cuerpo, por primera vez este otoño, mi chaqueta kerouac [suelo ponerle nombres de escritores a mis prendas de vestir… es una gilipollez, pero me encanta]. Sentirla sobre la camisa me ha hecho percibir esa vivacidad que siempre viene del frío y que me pone los pelillos de punta. Corrí a gozarla en un paseo rápido y con su cosita de repentismo [nunca he contado que, cuando camino solo, suelo ir repentizando versos sobre lo que voy viendo o sintiendo, hasta el punto de que varias veces me he sorprendido –y me han sorprendido– haciéndolo en voz alta]… el de mi paseo de hoy era algo así: ‘Camino la ciudad sin esa cosa de absurdo caminante con destino, y miro lo que pasa, y tomo lo que miro, y lo dejo después, como una brasa que no puede quemar… y es que estoy vivo porque me eriza el viento, y siento sin sentir que es el aliento de la mujer pasada, la que ocupó el espacio con el que ahora sacio mi longitud entera… ¿Cómo sería?… y giro a la derecha siguiendo el acerado que marca la estrategia de los que aún no han pasado y van a ser del hueco que dejan estos pasos que soportan el peso de este cuerpo cansado… La plaza entre mis manos es como la mujer que debe suceder, un siempre todo y nada que duele en su verdad… y yo que me sujeto a la causa de la edad para no hacer locuras que terminen ahogándome en mil dudas…’ … y mis pasos llevaban ritmo de rap y hasta la música machacona de ese palo servia en mi cabeza para encotrar palabras… otros días me arranco con un tonillo Krahe y voy llenando de letras el camino, y me lo paso de puta madre y sonrío para mí… y si llega un buen descubrimiento, procuro sujetarlo en la memoria para ver si alcanza hasta el poema pendiente [casi siempre lo olvido].
Imagino que habrá más gente así, que no sea yo solo el que camina repentizando a ritmo de algún fraseo musical conocido.
Me da la impresión de que estoy como una puta cabra.
De FUMADORAS

INGLÉS AL DÍA: George Bush is a bad (wrong) clown

Comentarios

  1. La poesía no decide incorrecciones, sino sus guardianes pretorianos: esos son los enemigos de la creación porque no quieren perder el poder de decidir qué es bueno y qué es malo. Pero hay una raza peor: los creadores que son aupados por ellos y quieren que el carrusel siga dando vueltas en el mismo eje. Qué sería de ellos si no...
    Y a Hamilton que le den.

    ResponderEliminar
  2. La poesía es muy amplia, es una mirada al mundo que se traduce en palabras, imágenes, sonidos, formas....como mirada subjetiva no es incorrecta, ni se aupa en moda.
    Hay que distinguir entre poesía y poetas. Los poetas son humanos con todo lo atroz que significa.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, Hamilton, como casi todos, sale con la hija del jefe. Uno más a la lista.

    ResponderEliminar
  4. míralo te gustara








    http://2creativo.net/2blog/index.php?entry=entry070115-080125

    ResponderEliminar
  5. Pues hoy el niño mimado de la perfida Albion nos la ha metido doblada.

    De poesias entiendo poco.

    PD: Ya no fumo, pero tus "smokers" me estan poniendo cada vez que me ¿savonarolalizo? mas nervioso...

    ResponderEliminar
  6. Yo no fumo nada de nada y por mi Hamilton se puede ir a la puta mierda, que aún le quedan muchas sopas que comer para llegarle al Alonsillo a las suelas de los zapatos.

    No fumo, pues, y tampoco me gusta el engreido de Hamilton, pero he descubierto tu blog, y me gusta.

    Saludos,

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…