Ir al contenido principal

Ce n'est pas cela...


18 de diciembre de 2008
Ce n'est pas cela. J'essaie de conserver mon corps en bon état. Je suis peut-être mort, je ne sais pas. Il y a quelque chose qu'il faudrait faire, que je ne fais pas. On ne m'a pas appris. Cette année, j'ai beaucoup vieilli. J'ai fumé huit mille cigarettes. Souvent j'ai eu mal à la tête. Il doit pourtant y avoir une façon de vivre ; quelque chose que je ne trouve pas dans les livres. Il y a des êtres humains, il y a des personnages ; mais d'une année sur l'autre c'est à peine si je reconnais leurs visages.
Je ne respecte pas l'homme ; cependant, je l'envie.

[Michel Houellebecq]

[No es eso. Trato de conservar mi cuerpo en buen estado. Quizás esté muerto, no lo sé. Hay algo que habría que hacer y que no hago. No me lo han enseñado. Este año he envejecido mucho. He fumado ocho mil cigarrillos. Me ha dolido, a menudo, la cabeza. No obstante debe haber una manera de vivir; algo que no se encuentra en los libros. Hay seres humanos, hay personajes; pero de un año al otro apenas si reconozco las caras.
No respeto al hombre; sin embargo, lo envidio.]


Y además de todo eso que habría firmado yo sin ningún rubor, pues que estuve en la asamblea ordinaria de la Fundación Premysa y acepté la responsabilidad de un puesto en la comisión delegada, porque en los estatutos se ha incluido la divina posibilidad de realizar proyectos de cooperación y desarrollo en países del Tercer Mundo, asunto sobre el que quizás tenga algo que decir y bastantes cosas que hacer y, además, que me ilusiona poder sumar los proyectos SBQ a la fundación para que puedan ganar en solidez [aunque me niego desde ya, y desde antes de ya, a perder mi responsabilidad de gestión y ejecución en ellos... eso, sobre todas las cosas].
Todo discurrió estupendamente [vuelvo a sentirme como en mi casa en Premysa, después del tiempo de silencio y resquemor al que me llevó la anterior gerencia] y pude saludar de nuevo al Hidalgo más Globalia, al extraordinario Manuel Bruno, al hermoso ugetero que aún trajina entre la realidad y la utopía, a mi Santi Nieto y a las niñas ‘prem’ junto al gran Eduardo, a Verónica, la nueva gerente [que promete]... y mirar con cierta curiosidad al representante de la Cámara de Comercio de Salamanca [engemelado y todo] y al poderoso delegado de Iberdrola avisando de que las cosas están jodidas y es fácil que solo existan ayudas a proyectos que rocen su sector [algo es algo].

•••
Y por la tardenoche a llorar como un chiquillo... primero por ver a mi Guille cantando un villancico vestido de jaguayano y rebonito, luego por ver en el mismo trance a mi Felipe grandote [me emociona más cada día que pasa ver a mis hijos], luego por saber de la grandeza hermosa de Bárbara Blasco y de su hermana Irene, después por ver la buena estrella de Sonia Luz, Carlo Mtnez. Aguirre y Ariel Luque... y, para remate, el mail de mi amigo del alma José Luis Morante con un poema para mí y sobre mí:

UN DIBUJO AL CARBÓN DE LUIS FELIPE

No me disgustó nunca
el extremo aislamiento
del que elige
salir de la corriente principal
para sentirse
un reguero irrisorio,
sombría transparencia
entre los juncos
que lucha por vencer el estiaje.

Vivir bajo sospecha,
alejado de prácticas que impliquen
la doble relación
de un yo y un otro.

Aprender a escuchar
las voces mudas
que rezuman firmeza
y consumir la pulpa
de un fruto paradójico:
ser libre.

© José Luis Morante

Soy un tipo con suerte por teneros a todos. Jo.

Comentarios

  1. Felicidades, eres grande campeón.
    Mucho mejor sin sombrero y no es por llevarte la contraria. A mí nunca me sentaron, parezco un champiñón.

    ResponderEliminar
  2. Te deseo lo mejor Luis, siempre las cosas que vienen del corazón salen bien. Por si no tenemos contacto antes, te deseo una Feliz Navidad y un próspero año nuevo. Para vos y tu familia! Conta conmigo para lo que necesites, no hace falta decirtelo. Ya te envíe el mail con mi apoyo y realice una entrada en mi blog. Un abrazo gigante amigo!!!

    Ariel.

    ResponderEliminar
  3. A ver LF, tú que también eres fumador...
    Acabo de dejar un paquete de cigarrillos, si te apetece pásate a por uno (verás como te va a gustar!!)

    ResponderEliminar
  4. Un abrazo de esos que tú das y mucha suerte en esos proyectos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Mi cabezota preciosa

Yo insistía en su oído: ‘Vámonos ya, que es tarde, que ya está todo hecho y te ha quedado bien, que te noto cansada y solo es un instante decir basta’, pero no me hizo caso. Seguía en su pum pum, pum pum, pum pum, como esa cabezota que fue siempre y me ha dejado como estigma o herencia, que aún no lo tengo claro. La besé en lo que alguna vez fueron mofletes y decidí cortar el oxígeno de esa máquina absurda y ruidosísima experta en aplazar lo inaplazable (confieso que temblé por un instante al hacerlo, que me sentí culpable de decidir por ella). Fue algo menos de una hora. Ella y yo solos, sin nadie con capacidad de testificar, pero siguió con más fuerza que antes, con mejor ritmo. Y volví a conectarla a ese pulmón de náufrago. ‘Ya veo que no estás por la labor, mi rebonita’. Y no hizo gesto alguno y siguió en el pum pum de ese “todo corazón” que fue siempre. En el tramo brutal del abandono (que han sido siete días de toma pan y moja) pasaron por su cama caricias y sonrisas, apretones …

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…

¡A la mierda!

Ahora resulta que la muerte existe y no habíamos caído ni en su ser ni en su estar. ¡Vaya! Y también acabamos de descubrir que los muertos de ahora son distintos de los de antes, incluso que algunos muertos de ahora son contabilizables y otros no, hasta el punto de que quienes tramitan las muertes contabilizables tocan el mármol de los héroes y los otros no. Esto es una mierda pinchá en un palo traída por los que nunca supieron tramitar la educación en términos de humanismo y no en términos de competencia. Morirse es normal, como vivir. Recuerdo ahora al doctor Piñuela, un bejarano de la época de la invasión francesa que dijo descubrir un específico contra el cáncer. Su problema consistía en que todos sus pacientes pasaban de tener la ‘sangre oscura’ a la ‘sangre clara’, pero se le morían siempre en el proceso curativo. Piñuela decía que su avance consistía en que morían sin cáncer, que ya era mucho, pues eran muertos de otra clase, una clase que a él le llenaba de un mérito absurdo. …