Ir al contenido principal

Es divertido...


21 de diciembre de 2008
Es divertido que en el paso del mismo día te regalen un cartón de Chester con las esquelas mortuorias del “fumar puede matar” tuneadas con frases tan sugerentes como “el sexo es muy adictivo, no empiece a f...ar”, y que te acompañe todo el día el hermanito Antonio Orihuela y perpetres con él una solicitud AECI para pillar un viajecillo a Mex que te sirva de paliativo al que no has podido realizar, y que te llame Julio César con la voz enferma para decirte “aquí estoy, amigo”, y que no te haya tocado la jodida lotería otra vez, y que te hayas alzado el librito nuevo de Isabelita Pérez Montalbán después de trajinarte 125 calendarios Molina y unos talonarios zorolos, y que te haya tocado ir a la compra del súper como un zangolotino con tarjeta visa, y que te hayan hablado de Belén para decirte que su mejor libro es el que le vas a editar tú en unas semanas, y que te haya llamado Paco Novelty para decirte que su libro “Aceros cargo” ha quedado muy a su gusto, y que un par de solidarietes chulos hayan apoquinado su gabela preciosa a tus proyectos, y que te apoye Chano Domínguez y eso es magnífico...
Solo me falta sellar el día con un abrazo sentido a alguien que ha perdido a su madre y con otro mundial a un montón de amigos que se han unido para apoyar a un coleguilla que está despidiéndose del mundo con calma y excelencia.
Somos tela intacta sin planchar, el laurel que se le pone al pescado, el espejo de pizarra, el reverso de todo lo prohibido, el hueso borrándose, la mesa puesta, la bisagra por engrasar, la arcilla que pisa el bañista por las tardes, el péndulo, lo postrero y el antes, la báscula donde se pesa la fruta, el pan asentado.

Comentarios

  1. Eyyssss que para tres o cuatro chuletones y algún champagne Don peritón cartón brick... sí que ha dado la mañana!! jajajajajaa, anda que a quién se le ocurriría llamar "pedrea" a un premio de consolación!! (o llamarle Ayunta-miento al Ayuntacierto, o Insalud al... yo qué sé, que con la Espe metiendo mano en el asunto, ésto ya no se sabe ni lo que es!!
    (Ay Sr. Comendador, que estuve en la puerta del segundo premio... cachis en la mar!).

    "Somos la tela intacta sin planchar" y la manzana en la boca de un cerdito asado -y bien requemao-

    Muacccc

    ResponderEliminar
  2. Se me olvidó comentarte que estos dibujos me recuerdan mucho la ¿última? época de Picasso, me refiero a la post-cubista. Lo siento si no te gusta Picasso, a mí sí, o sea que no es ninguna ofensa. Siento curiosidad por leer los fondos, imagino algo así como los poemas visuales que hiciste a mis amigos Pedro y Paco.
    Qué simpático tu amigo el tunante de tabacos, ¿no? Yo quiero.
    Y hale, a seguir currando.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…