Ir al contenido principal

Que el más allá es justo el minuto que viene...


¿Una endoscopia?... mal comienzo para una buena relación médico/paciente... que te pongan mirando a La Meca y el plástico penetre como un bárbaro por donde se supone que anida la vergüenza y se pierde el orgullo... no es la mejor solución para una nada, y menos para un todo.
Yo siempre pienso en parámetros de hombre en extensión, con sus signos tranquilos de vejez y sus percentiles... la esperanza de vida digna, el final de la posibilidad reproductiva, el descenso físico notorio, la baja de las capacidades [visual, auditiva, sensitiva...]... hasta el punto de que he llegado a la conclusión de que cada día que pasa, desde que cumplí cincuenta tacos, es un hermoso regalo que debo disfrutar y no sufrir... por eso no entiendo esa manía de endoscopizarnos y colonoscopizarnos que tienen los galenos, ni esas preguntas que dejan caer a lo tonto, con las gafas columpiándose en la nariz... “¿tiene usted algún pariente que haya padecido cáncer?”... “pues claro, hijo de puta, como casi todo el mundo... y tengo cientos de miles de parientes que han muerto, algunos hasta sin padecer enfermedad alguna... ¿o las armas de fuego son una enfermedad?”... y el tipo te mira perplejo, se siente insultado y pone carita de estar molesto... “yo no le he dicho...”, contesta... “no me ha dicho, pero ha sembrado dudas, que es peor”. Y uno, que pasa de esa galenitis crónica que es un verdadero drama de nuestro tiempo humano, le contesta al fulano con bata que recete específico a voleo, como se ha hecho siempre, y que pase de mingadas que hacen que a uno se le apriete el culo... “deme algo que me ponga aceptable en unos días, y olvídese, por favor, de mi futuro... y sonría, coño, sonríame y hágame salir de aquí con la ilusión de que lo que tengo es despreciable, que esa es labor ancestral de chamanes y de médicos de cabecera...”.
¿Que te vas a morir?... pues claro, coño... aquí te vas a quedar, no te digo... que la muerte es norma, y norma inexorable, y que lo que a mí me interesa es pasar el tiempo con las menos molestias posibles y sin estar todo el puto día atento a mi salud... ya digo... de los cincuenta hasta aquí, cada día un regalo hermoso... y, encima, con esa cosita chula de que cada jornada me importa un poco menos la economía, el mercado, la política, los funcionarios y los agentes de seguros... que sé que no pasa nada si a mí no me pasa nada y que el mundo se acaba solamente si yo me acabo... y que es mejor un buen polvo que una jodida endoscopia... y que uno pilla enfermedades sobre todo porque cumple años... y que hay que dejar que el cuerpo modere o se acabe sin ponerle demasiados impedimentos para lo uno y para lo otro... que cuando toque, pues que toque, coño, y ya está... qué le vamos a hacer... pero que nadie se empeñe en amargar días pendientes que no deben ser amargos, y menos metiendo mieditis galénico... que para eso ya están los curas, para ponerlo todo negro y hablar constantemente de sacrificio, martirio y muerte... que el más allá es justo el minuto que viene, y lo mejor es bebérselo.

Comentarios

  1. Jo. ¡Ja! Yo llevo 3 litros y medio bebidos en esta tarde. Y el medio ese que me queda se lo voy a meter a él por ahí. Mañana me sodomizan a las 9. Ja. Estoy contigo. Y con Montaigne cuando decí aalgo así: "La muerte natural es la que sucede a lo largo de la vida ;-)... lo natural es morirse de una enfermedad, de un accidente... Lo antinatural es durar hasta que ya no eres capaz de razonar, de vivir o de dejar vivir".

    Enigüey, pide que te seden. Que a pelo es una jodienda chunga. Y si no te sedan... niégate a firmar el consentimiento.

    Besísimos.

    ResponderEliminar
  2. A mí no me pillan, jeje... suerte emasculante, amiga.

    ResponderEliminar
  3. Estoy contigo,,,,hasta la muerte jajajaja, un post inteligente y simpático.
    Un Saludo

    ResponderEliminar
  4. Pues yo, si no hubiera sido por una endoscopia, quizás no estuviera disfrutando de este minuto, que en otro tiempo fue futuro.
    Eso sí, siempre con sedación, si no, no te dejes pillar.
    Besos

    PS: No recordaba que eras del Barça.
    Que digo que algún defecto tenías que tener. Jajajaja.

    ResponderEliminar
  5. Si ser del Barça es mi defecto...
    ¡pardiez!, debo ser perfecto.

    Un beso, Sindita.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Al Canfrán a varear fideos...

Debe ser de cuando te mandaban “al Canfrán a varear fideos” o incluso de aquella mar salada de los ‘mecachis’... el caso es que siempre llevo puesto algo de casa [que es como decir algo de antes] en la jodida cabeza... y nado entre una pasión libidinosa por decir lo que me dé la gana y un quererme quedar en lo que era, que es lo que siempre ha sido... pero todo termina como un apresto en las caras, mientras el hombre de verdad dormita entre una sensación de miedo y otra de codicia... ¡brup!... lo siento, es el estómago que anda chungo... y tengo ideología, claro, muy marcada, y la jodida a veces no me deja ver bien, incluso consigue que me ofusque y me sienta perseguido... a veces hago listas de lo que no me gusta y de los que no me gustan... para qué, me digo luego, y las rompo... si al final todo quedará en lo plano y en lo negro, o en lo que sea, que al fin y al cabo será exactamente lo mismo... es por eso que hay días en los que me arrepiento de algunas cosas que he hecho, casi t

Esta página ya la había leído....

Esta página ya la había leído en otro libro... lo mismo en otra vida, si es que las vidas de uno pueden ser otras vidas... el caso es que ya la había leído... y me dio por pensar cómo se tejen las ideas en mi cabeza, cómo desplazan su porte a las palabras y a los gestos, cómo se orinan los sueños sobre los cuencos de los ojos (los ojos solo se hacen cuencas cuando lloras)... y entonces me dispuse como a morir, porque hay horas en el día, minutos quizás, en las que estoy dispuesto a morir por bien o por mal, pero a morir... sí, las palabras son creadoras de silencio (cuando no de confusión), como el mundo del hombre, arrasado mil veces y vuelto a levantar... ves, no pasa nada. En dos o tres o cuatro o cinco o seis generaciones todo habrá cambiado... y no estarán los hombres amargos de ahora, aunque estarán otros a los que daremos la vida para que nos la destruyan... pero no estarán los hombres amargos de ahora, que es lo que a mí me importa, habrán muerto con sus cosas, y eso me

RAP PARA MARIO

RAP PARA MARIO No sé cómo explicarte lo que siento Ahora que estoy de lleno en mi descenso Y esto se acaba, Yo sé que esto se acaba Y no quiero marcharme dejándote una nada. Rapeo por si acaso no te gusta Leerte en mi diario y si te asusta Que en versos ajustados a la norma Tengas que conocerme. De esta forma, Que es más de calle trece que la mía, Voy a contarte, Mario, lo que un día Hiciste de este tipo desastrado, A veces caprichoso y a veces desbordado: Yo era feliz sin más, o eso creía, Dejándome llevar por la poesía, Sabiendo que era falso casi todo Y riéndome, sin más. Era mi modo Jugar a ser bufón y, entre los popes, Decir las cosas claras. Hubo golpes, Que todo hay que decirlo, golpes bajos, Que supe digerir. En mis legajos De aquellos tiempos quedaron escritos Palabra por palabra y muchos gritos. También triunfé, que no todo fue malo Y di algún que otro palo.   ¡Que bueno!   Pasados unos años, Jugando a ser oveja en el rebaño, Dejé una vida hecha, o eso creía, Hijos, un curro