Ir al contenido principal

Apuntes de mi cuaderno de enero.




“Este sentimiento de fuerza, de poderlo todo, ¿viene del sueldo o de la madurez?”... que Pavese se hiciera este tipo de preguntas lo hizo absolutamente genial. A mí solo se me ocurren sandeces que por comparación me dejan muy por debajo de sus zapatos.
•••

El sordo me mira desde la sillita de su despacho, y no es sordo, pero es sordo siempre para lo que yo le pregunto... siempre con sus asertivas de desvío, con esos cambios de tema que no tienen ningún sentido, si lo miras bien. Quizás sea su misión en ese despacho, hacerse siempre el sordo con todo el que le plantee cuestiones inconvenientes con la empresa... de pronto me pregunta por la familia como me ofrece un caramelo... ‘son de limón y están buenísimos’... pero yo insisto en mis dos o tres preguntas... hasta que me dice eso de ‘pásate mañana, que se me está acumulando gente’... me voy con la cabeza gacha (agachá) y pienso que quizás yo sea mudo y aún no me he dado cuenta.
•••

Todavía falta quien venga a acusarme a voces y con improperios de que no sé escribir... por eso es fácil que sea verdad que no sé escribir.
•••

Tengo un serio problema con uno de mis pantalones tejanos, un problema que me pone muy nervioso y me destruye los días en los que me los pongo. A medida que pasan las horas, el pantalón se va deslizando abajo de mis caderas y el calzoncillo se sube por sí solo hasta el ombligo, tirando con una fuerza desagradable de mi entrepierna. Voy al baño, me desabrocho, me recoloco todo el asunto y a los cinco minutos vuelvo a estar en las mismas condiciones. ¿Será algún tipo de castigo divino?
•••

Las carreteras son el ejemplo más vivo de la norma. ¿Por qué no se podrá llegar a todas las ciudades campo a través?
•••

Estoy seguro de que Nietzsche se hurgaba la nariz con el dedo... eso me hace suponerlo algo humano.
•••

Esto se va a la mierda... soy ‘clarievidente’.
•••

Tenía las manos frías y no sabía qué hacer con ellas... las metí entre mis muslos y al cabo ya estaban calientes... tampoco sabía qué hacer con ellas.
•••

Comentarios

  1. Jo, Luis Felipe, qu´t pasa? no t vengas abajo, por favor... hace ya un lustro q te "conozco" (ufff) y en este tiempo t he visto furioso, grande, chiquitillo, ironico, de morirte d risa, trotamundos, de bajonjon-azo, bailongo, amable, alegre, bordequetecagas, desprendido (qtecagas), amigo (d tus amigos) enemigo (de unos pocos), idealista, quejicoso, echao palante, buenazobuenazobuenazo... tu´.... y siempre, siempre, con ganas.
    Ahora ni siquiera escribes.
    Que nadie, ni las circunstancias, puedan contigo por favor.
    Bsss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…