Ir al contenido principal

Todo fluye al ritmo exacto que marcan quienes no tienen conciencia.

No hay remedio. Algunos encuentran la dignidad en un acto final y otros, siempre dignos, viven un desencuentro por minuto. También hay quien jamás sabrá qué es eso (la dignidad). El caso es que discurren los días y todo fluye al ritmo exacto que marcan quienes no tienen conciencia. En lo general, les tocan los cojones el cambio climático, el hambre, la sed, las enfermedades venidas de la pobreza, la dolorosa diferencia en cualquiera de sus aspectos negativos..., y se creen inmortales porque sus monedas los hacen creer inmortales. Oye, que muere un rico y todo es perplejidad, llantos y loas, mientras que en el mismo instante han muerto mil pobres que a veces no merecen ni una lágrima cercana.
Nacer es un azar bastante cabrón, sobre todo si naces donde no hay ni va a haber nunca, y morir termina siendo un jodido descanso. Me duelen esos padres que se empeñan en que su hijo sea médico o dentista y les soportan veinte años de carrera (porque pueden) y esos otros padres que, sabiendo que sus vástagos tienen capacidad y valores, no pueden ni siquiera hacer el esfuerzo de comprarles un libro. No es justo que el hombre se mida por haberes y propiedades, no es justo el derecho a herencia, no es justa la riqueza no conseguida con el empeño propio. Hay que hacer algo, pero, claro, ese 'algo' debe ser grande, luminoso, rompedor, con capacidad de catarsis común, absolutamente revolucionario. Es imposible, ya lo sé. Es imposible si no existe un punto de partida en base de igualdad, y eso solo sería capaz de conseguirlo un desastre mundial que afecte por igual a cada metro cuadrado del planeta.
Al hombre, tal como está trazado, solo puede someterle la naturaleza o la infinita maldad del propio hombre.
Así las cosas, hay otro camino, un camino largo, infinito, durísimo; un camino amarrado a lo pequeño, a lo cercano, a lo que no controla el poder por ser casi invisible y por considerarlo descartable cuando se hace visible de alguna forma –que te consideren anécdota, te permite moverte con cierta libertad–. En ese camino se pueden ir ajustando pequeñas cosas, se pueden ir creando vínculos hermosos, se pueden impeler capacidades nuevas y se pueden insuflar ganas en quien no las tenía. Podría decirse que estos pequeños caminos abren puertas mínimas a la esperanza de una posibilidad, y yo creo que hay que agarrarse con fuerza a ellos para trabajar en el 'intento continuo'. No arreglaremos casi nada y estropearemos muchas cosas, pero estaremos regando el 'indicio' de un mundo nuevo, diferente (no indiferente), posible, capaz...
Si cada uno de nosotros dedicara cinco minutos de su día a pensar y difundir la idea de cambio por lo pequeño, acabaríamos llegando a algún lugar más justo y mejor.

Algunos encuentran la dignidad en un acto final y otros, siempre dignos, viven un desencuentro por minuto. También hay quien jamás sabrá qué es eso (la dignidad). Jamás lo sabrán.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…

Dudo de lo que soy...

Dudo de lo que soy por lo que fui y, por tanto, dudo de lo que es por lo que fue. Hubo un tiempo de higos y castañas en el que todo se arbitró en mí como futuro, donde el luego, el mañana, el pronto, el ya verás…, eran marbete constante y meta, hasta que caí en la cuenta de que el futuro es muerte (bien que lo explicó el profesor García Calvo en múltiples ocasiones –‘el futuro es un vacío que no nos deja vivir’–), una muerte total que siempre ha manipulado el poder con maestría y sin moral alguna –y ahora más–, ingeniándoselas para que lo entendiéramos como bienestar y posibilidad de crecimiento, cuando era –es– siempre trampa, una trampa terrible de la que no puedes salir hasta que desapareces, una trampa en la que la araña pérfida del capital te sorbe todos tus jugos hasta dejarte absolutamente seco. Por eso dudo de lo que soy y de lo que fui, y dudo hasta con emoción intensa de lo que es y de lo que fue. Con el tiempo, ya condenado inexorablemente a esa muerte total y sistémica escri…