Ir al contenido principal

Otra vez...


Otra vez al tedio de los días, otra vez en la realidad de los alzados y las encuadernaciones, otra vez al fragor de los números para intentar salvar cada final de mes… pero aún ando aturdido, con la cabeza en auténtico desorden y con el enfoque descolocado… mi mesa está llena de los papeles traídos de Perú [lo cojo y lo guardo todo, desde los tickets más pobres hasta las más fastuosas publicidades], de hojitas con apuntes hechos a mano con asuntos sobre los que debo escribir, sobre los que debo pensar, sobre los que debo trabajar… dibujos, planos, preproyectos de montones de cosas, direcciones a las que escribir… y luego los apuntes de poemas, frases sueltas que deben llevarme a las emociones que sentí para intentar poetizarlas, algo que es para mí una obligación que me pide urgencia, pero que también reclama tiempo y poso…
El caso es que no sé por dónde empezar y me atoro, me quedo como quietino en una esquina, como mirando anonadado el paisaje infinito de mis emociones sin hacer nada… y encima esta falta de sueño, este cansancio que parece que no se irá nunca de mi cuerpo [de noche me cuesta mucho dormir y de día me duermo por las esquinas como un tonto de misa].
Sé que en mis notas hay un enorme potencial literario y, sobre todo, un enorme potencial de proyectos nuevos a los que hacer frente [encontrar maquinaria vieja para enviar a Moche y crear un vivero de empresas por el sistema de los microcréditos… eso y buscar una forma nueva de obtener más fondos para ir dotando a los proyectos, yo qué sé, intentar buscar donaciones fijas por cuota, hacer nuevos mercadillos o implicar a colectivos diversos para que nos ayuden con actividades lúdicas y culturales… también echarle unas horas a contar mi experiencia a la gente con algún apoyo audiovisual].
Luego van llegando las peticiones de Perú, peticiones que ahora mismo me hacen rezumar y me dejan rendido, cosas como un levantamiento topogràfico con curvas de nivel, un diseño de ambientes, niveles y alineamientos… la ubicacion y localizacion del terreno, el plano perimétrico y de linderos [que corresponden al ayuntamiento de Moche, pero que los constructores me lo reclaman a mí]… y, luego, el desarrollo del proyecto con estos asuntos arquitectónicos que faltan:

- Estructuras: cimentación y aligeramientos.
- Intalaciones sanitarias
- Intalaciones eléctricas
- Memoria descriptiva.

… que imagino que deberá dármelos José Luis si es que tiene datos suficientes para ello… el caso es que todo se me junta en estos días, los correos de los constructores, los correos del ayuntamiento de Moche, los correos de Lorena con reenvíos de los correos que a ella le mandan… ¡¡¡brrrrrr!!!

Comentarios

  1. MI querido Luis:
    Ya te estás cayendo otra vez. "Poco dura la alegría en la casa del pobre", dice una buena amiga (de dónde se sacará las frases que dice). Cielo mío, te metes en más cosas de las que puedes, tu capacidad no es infinita aunque tu ansia sí lo sea. Respira profundo. Cuidate. Reza tres aves marías a la foto esa, ya verás como te ayuda ;-)
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Ah y que te comprendo porque hasta hace nada, yo hacía lo mismo pero me generaba mucha ansiedad no poder abarcar todo lo que me apetecía, de modo que he ido seleccionando. No se si te servirá de algo mi experiencia.
    Besito otra vez.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Mi cabezota preciosa

Yo insistía en su oído: ‘Vámonos ya, que es tarde, que ya está todo hecho y te ha quedado bien, que te noto cansada y solo es un instante decir basta’, pero no me hizo caso. Seguía en su pum pum, pum pum, pum pum, como esa cabezota que fue siempre y me ha dejado como estigma o herencia, que aún no lo tengo claro. La besé en lo que alguna vez fueron mofletes y decidí cortar el oxígeno de esa máquina absurda y ruidosísima experta en aplazar lo inaplazable (confieso que temblé por un instante al hacerlo, que me sentí culpable de decidir por ella). Fue algo menos de una hora. Ella y yo solos, sin nadie con capacidad de testificar, pero siguió con más fuerza que antes, con mejor ritmo. Y volví a conectarla a ese pulmón de náufrago. ‘Ya veo que no estás por la labor, mi rebonita’. Y no hizo gesto alguno y siguió en el pum pum de ese “todo corazón” que fue siempre. En el tramo brutal del abandono (que han sido siete días de toma pan y moja) pasaron por su cama caricias y sonrisas, apretones …

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…