Ir al contenido principal

Perú [32] :: Los viajes dentro del viaje (V) ::



EL VIAJE FANTÁSTICO [o el viaje fanático]

Las blancas muertecitas, las vírgenes con pelo natural que lloran por las noches, los fantasmas familiares que se aparecen y mueven las cortinas, los espectros de recios españoles en el Real Felipe, los muertos recientes que pasan a despedirse… hay iglesias allá por donde tuerzas la mirada y quien pasa junto a ellas se santigua con verdadera devoción… hasta capillitas especializadas en poner música de José Luis Perales o de Julio Iglesias… el peruano es católico hasta la mismita pasión y se deshace en esos entrañables “Dios le bendiga”… todo en nombre de Dios y todo gracias a Dios… y una mezcla con algo ancestral y más antiguo que hace del catolicismo algo chamánico… ahí entendí enseguida el empeño de la curia romana por no perder el predio católico de España, su lucha encarnizada por temas sobre los que apenas ha dicho nada en otros países europeos [el preservativo, el divorcio, el aborto, el derecho a elegir tu propia muerte… las voces de España llegan a Latinoamérica claras, en el mismo idioma]… España es la vía natural de la religión a Latinoamérica y eso lo saben muy bien en Roma… y el mundo latino dedica fabulosas sumas de dinero al trazo religioso [paradójicamente, los más pobres son los que más dinero gastan en consumo religioso]… quizás sea una mezcla de creencias ancestrales con una auténtica fascinación por el lujo inexpresable de los templos [siempre se ha jugado desde la iglesia con la fascinación y el miedo].
Entrar a cualquier iglesia –he entrado en pocas, pues me pongo muy nervioso ante ciertas actitudes– supone encontrarse con gente en acto de confesión [algo que aquí se perdió ya hace demasiados años, algo que me recuerda a la España de los años 50/60], con fieles en actitud de oración… confieso que me he preguntado muchas veces en Perú por qué sucede esto, por qué un pueblo necesitado de valores revolucionarios se calma y se diluye en el hecho religioso y confía en exactas peticiones que luego agradece con plaquitas y dádivas a sus santos preferidos o a sus vírgenes… ver en vivo esa parcela de la religión, de la que he hablado en esta bitácora en múltiples ocasiones, me ha dejado a veces perplejo y a veces realmente preocupado… un hombre sojuzgado por una idea hasta la fe ciega es un hombre domesticado, y más cuando esa idea no responde a parámetros científicos, tangibles, reales… y quizás esto tenga mucho que ver con los retrasos sociales de toda Latinoamérica… pero es el predio del catolicismo, el edén de una espiritualidad capaz de controlar a enormes masas humanas con los fines que se deseen.
Siempre desde el respeto, pues he conocido a muchos amigos nuevos con creencias firmes, creo que mientras Latinoamérica no se libere del yugo religioso [sobre todo de su dimensión social y de su influencia política] y lo lleve a sus vidas únicamente como una opción absolutamente personal y sincera, no se producirá el paso necesario hacia una sociedad moderna, más libre y más justa.
Y lo que más me subleva es que en el Perú, también, los mejores terrenos, las obras de arte más señeras, los edificios más lujosos, las joyas más valiosas pertenecen a la Iglesia Católica… y más me mosqueo cuando me entero de que el Opus Dei domina allí templos y universidades a las que asisten los hijos de los más poderosos, esos chicos que en un futuro cercanos serán quienes tengan en sus manos el poder económico y político de un país que necesita justicia social en vez de oraciones y prédicas, de un país que precisa igualdad entre sus ciudadanos antes que vía crucis y penitencias, de un país que demanda con urgencia que sus niños no trabajen explotados y tengan derecho a una sanidad decente antes incluso de que tomen la manida comunión o sean bautizados.
No niego que hay órdenes misioneras y sacerdotes de calle que están haciendo un trabajo encomiable, magnífico… pero el fondo de todo siempre es perverso, porque se compran fieles a la par que Cielo, se cambia alimento y salud por ideología religiosa… y eso nunca lo reconocen.
La mayor conquista española en Latinoamérica, la que perdura como gabela diaria, es la conquista espiritual, que costó tantos muertos como la del oro y la tierra. Como español, pido perdón por ello.



Agradecimientos en plaquitas a San Judas Tadeo por las gracias concedidas [a veces también se piden desgracias]. La foto fue tirada sin flahs, lo siento.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…