Ir al contenido principal

Perú [17] :: Comprar tabaco e ir en taxi ::



Vengo de comprar un paquete de Lucky Strike por cuatro soles… todo un chollo si lo comparo con los precios de España [lástima que por aquí no se acostumbre a fumar Chester]. La chica de la tiendita la tiene enrejada para que no le roben –aquí es bastante común que las tienditas estén enrejadas– y me hace las preguntas de rigor [aquí todo son preguntas interminables hasta que acaban dándote el producto que pides]… ¿marca?, ¿rojo o blanco?, ¿paquete pequeño o grande?, ¿pagará con sensillo?, ¿deseará boleta?... cuando me entrega mi paquete de tabaco, le pago con un billete de 20 soles… lo toma y lo pone al contraluz… se lo acerca a los ojos y lo mira con atención… lo toca, lo estira con fuerza y vuelve a mirarlo buscando algún rastro de falsedad [Perú está lleno de billetes falsos y todo el mundo está avezado en reconocerlos]… cuando ha verificado que mi billete es bueno, me entrega la vuelta en la ventanita y se echa hacia atrás cuando hago el ademán de tomar mi dinero.
•••
Las carreras de taxi en Trujillo rondan entre 2,50 y 3 soles vayas a donde vayas dentro del casco urbano, que es enorme… pero para los gringos se sube la cosa entre 8 y 20 soles en un primer intento. Si negocias, acabas en el precio justo, pero es ciertamente cabreante tener que andar así… a mí, por lo menos, no me gusta nada… la otra noche intentaron ‘cuadrarme’ para robarme… el taxista que te recoge llama a un móvil y le dice tu destino, te da una vuelta más larga de lo normal y allí te esperan para sacarte todo lo que tengas por la fuerza… si esto sucede, lo mejor es decirle al taxista que te pare inmediatamente y cambiar de taxi… moverse aquí requiere una serie de conocimientos que abundarán en tu seguridad.


Comentarios

  1. Ou não é fácil viver em Peru ou vc só vê o lado ruim...O que não é raro em muita gente, hoje em dia.

    ResponderEliminar
  2. Anda! ¿Pero qué ha pasado hoy? ¿...? ¿es que vuelves ya?

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

Jugando con Instagram.

Toma un libro viejo y hazle fotos con Instagram... mira lo que sucede.


















Yayo

Mario siempre me llama ‘yayo’ y, cuando lo hace, lo dice como mínimo tres veces seguidas (‘yayo, yayo, yayo’) y yo me deshago y hasta me estremezco. Ser consciente de que, en una mente que se está haciendo, floreces como imagen y hecho, como definición y capacidad, como sujeto activo e identificable, como signo y familia… Ser consciente de que te has conformado como pieza indiscutible en esa cabecita tierna y que, además, te reconoce y te nombra ya no solo por tu presencia, sino por tus cosas (esas cosas cercanas a ti que le han llegado por los sentidos) y es capaz de recordarte en la distancia solo por un color o por un objeto… Es la ostia sin hache. Y en respuesta a esa mente haciéndose, la mía (mi mente) se llena de emociones indescriptibles, de sensaciones de satisfacción, de temor, de amor intensísimo, de gozo completo. Mario ha llegado para quedarse y ocuparlo todo con ansiedad, para enseñarme a diferenciar lo que tiene importancia de la que no la tiene, para descubrime capacidades…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…