Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 10, 2013

A pelo...

Sí, no valgo nada, como las cosas pasajeras que hago, como el trabajo absurdo que realizo con esta falta de medios y de manos que ahora sufro... no valgo en nada, para nada, sobre nada, entre nada... ni para nadie... pero no soy imbécil, ni un tontito de baba... sé lo que hago y cómo lo hago y por qué lo hago y para qué lo hago... conozco la diferencia entre lo brillante y lo mediocre... y me molesta mucho que lo mediocre pida brillo y a bajo precio con exigencia y regateo... sé que lo que hago no vale nada, pero me jode que desde la mediocridad se recrimine mi falta de valor... ¿acaso lo mediocre, si yo soy capaz de ponerle brillo, dejará de ser mediocre?... al final ése debiera ser mi trabajo, un trabajo para la mentira, para vestir al monstruo con gasas y seda para que parezca menos monstruoso y llegue así a parecer solo ridículo... mi trabajo es una mierda, como todos los trabajos, y ya me cansa este tráfago de asuntos vacíos que hay que maquillar, ya me cansa ser el inútil siempr…

Ya ves tú...

Anarcardos y verte vampirísima, encalada de luz como un muro recién pintado o viajar hasta Praga como un viejo geómetra o un soldado sin balas... y allí, en las cristaleras, hacer vaho con la boca y dibujar un alce y que se haga borroso morir y un clin Cinecittà en la nuca... Anarcardos y piñones garrapiñados a mis ojos postizos, ya tan solo capaces de mirar bodegones, de ver bodegones oscuros del diecisiete... y un agujero en la media... ya vuelan los pelícanos al fondo, ya está el mundo otra vez como aquel bungalow frente a las olas y el coche detenido, colgadas las toallas en el baño mientras la tarde funde a negro despacio y te calzas unas botas marrones... y el cielo de noviembre remansado, justo aquí arriba, encimita de mí, como una losa que mira lo que hacemos... si las losas no mirán... y qué... Mujer de Cao momificada con la boca abierta hasta ser fauce, con el charco de sangre a su derecha... ¿por qué yo? -se decía- ¿por qué yo?... y el sol sobre el Pacífico rodando rojo y r…