Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 1, 2008

Argucias de lo lógico y lo imprevisto.

Después de una semana de currito molón [todo se echa de menos cuando te falta], pillo el fin de semana con ganitas de descansar escribiendo. Pocas cosas me han sucedido estos días que no fueran la absoluta concentración en el diseño de todo lo referente al IX Festival Internacional de Blues de Castilla y León y algún que otro manipulado imprentero echando una mano a mi gente en el remate de trabajos. Solo un café con Mª Rosa y un par de colegas suyos, con el fin de darle forma a un hermoso proyecto que tengo en mente desde hace meses, le han puesto algo de color a estos días de paso gris y cintura. Eso, y alguna que otra incomprensión cercana, que no entiendo, al trámite de mi tiempo. Vamos, una semanita para olvidar casi si me miro a la cabeza.
El caso es que me levanté tarde esta mañana y me vine con los ojos a medio cerrar hasta mi estudio, acompañado de Felipe [anda estos días lleno de exámenes y de dudas, y a mi lado encuentra soledad y un poquito de esa concentración que le falta…

Hay días en los que hasta trabajar me parece estupendo.

Gracias a los hados [que para mí son generalmente los clientes de mi empresa], ando sin tiempo material para cumplir mi cita diaria con esta bitácora, pues de pronto me ha llegado trabajo que exige trámite urgente y echarle horas a la cosa del curro [es un respirito después de lo mal que lo llevo pasando los últimos tres meses], así que ruego paciencia a mis visitas y prometo volcarme el fin de semana en la escritura, porque tengo hambre.
Un abrazo a todos.

Os dejo aquí la justificación gráfica de mi falta de palabras, que es fruto del recorrido que me acabo de hacer por el taller con mi cámara en ristre. Como veréis, estamos a tope a por fin [cartas, sobres, carteles, libros, metacrilatos, pancartas, rotulaciones, vinilos de corte, serigrafías, tuneos de botellas y regalos de empresa, tarjetas de boda, folletos de la Copa de Europa...]. A ver si dura, coño.



















Mi desnudo php o cómo adelgazar sin dejar de comer [va por Diego]