Ir al contenido principal

Crónica a medias.


Lo de ayer en El Encinar fue para nota [por bonito y natural], a mayores de que el viajecito propició que abrazase a Jesús Málaga y a su estupenda esposa [son unos tipos entrañables a los que admiro y quiero de verdad] y que quedásemos para el encuentro PAN en Morille.
De lo demás, boca abierta de asombro y mil sonrisas. Marché hasta allí acompañado por Antonio G. Turrión, Youssouph y Guille [los dos últimos se vieron durante el viaje, entre carcajadas, la primera entrega de ‘Mortadelo y Filemón’ en el DVD del coche]. Al llegar a El Encinar nos esperaba Alpha –el senegalés kilométrico [mi abuela diría que es más largo que un real de hilo] que convoca entre sonrisas y buen rollo a una comunidad enterita de senegaleses, marroquíes, argentinos, colombianos, brasileños… alrededor de un proyecto intercultural hermosísimo que lleva adherida la construcción de escuelas en África junto a los encuentros diarios de inmigrantes para conseguir que las cosas resulten más fáciles.
Nos abrazamos y, enseguida, You puso en marcha su maquinaria de relaciones públicas, de tal forma que negro que veía, negro al que abrazaba, charlaba con él como si lo conociera de toda la vida y nos presentaba entre sonrisas después de una perorata indescifrable en su dialecto. Vamos, que conocí a toda la negritud helmántica en menos de media hora, destacando al colega Chej [no sé si se escribe así su nombre], que ya había hecho migas con You en Béjar por tener un puestito fijo en el mercadillo de los jueves. Un café viendo triunfar a Contador en un bareto y vuelta a la plaza intercultural para ver cómo se remataban los preparativos del evento [las pruebas de luz y sonido en el escenario]. En ese impás, comenzaron a abrir las casetitas de los diversos países y Guille estuvo muy vivo para probar la leche de frutas senegalesa junto a sus empanadas y sus dulces, el mate argentino [hirviendo] y las pastitas con dulce de leche, el té marroquí y el cordero con almendras, el dulce bebedizo saharaui… y comenzó todo con música africana y alegría, con el personal bañado en colorido y risas y con You moviendo el esqueleto como en las pelis de Trazán [una de esas danzas que hacía los pigmeos cuando andaban cocinando al explorador con salacot en una perola enorme].
Yo creo que mi chico vio a las senegalesas con sus trajes tradicionales [eran reguapas todas] y se puso a doscientos y sin freno, dándole forma a los pumpunes de la música… que hasta saltó al escenario y dejó boquiabierto al personal con su brincos acompasados y plásticos. Disfruté viéndole feliz, coño.

Comentarios

  1. Está claro que por muy buenos que sean tus escritos (y demás cosas), tu mejor obra siempre serán tus hijos.

    Sr. Comendador, si yo hubiera estado en "El Encinar", le aseguro que me habría vuelto loca!. Te juro que si hay algo que me pierde en esta vida, es un bebé negrito. Uff, son como imanes para mí!!! (bien que me fijé en la muñequita del abrigo blanco).
    Un beso para todos, me alegra que lo pasarais bien. Donce.

    ResponderEliminar
  2. hola a la hondonada nos han nominado para los premios bloges nobel 2008! nos podeis votar si quereis y ayudarnos en esta pagina
    http://www.nobelprizeblog.com/
    pinchando en la hondonada y votando!

    graciass!!! un besoO

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …