Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril 13, 2014

Vamos a hablar claro tú y yo...

Hoy vamos a hablar claro tú y yo,  aquí, bajo los plátanos del parque  solitario a esta hora húmeda,  con el olor a churros  que viene de las cafeterías recién abiertas. 
Vamos a hablar sin lírica ni palabras torcidas  –dejemos eso para los poetas de mi tiempo–.  Vamos a hablar tú y yo  de lo que se nos viene encima  con falsa mansedumbre,  de que no has hecho nada  para que esto suceda  y que ahora sientes miedo al futuro. 
No temas, porque en el futuro solo está segura tu muerte  y el resto está por hacer…  pero no te dejes llevar adormecido  por esa certeza,  que la vida está en el paso siguiente  y en el que viene después.
Tú, que solo has visto el horror en los telediarios o en tu cuenta de facebook… imágenes flashback salpicadas de chistes o mujeres desnudas, o en los mensajes wasap mezclados con esa nota urgente, innecesaria, para quedar en algún bar de copas a las nueve…
Tú, te digo, contienes el espíritu de mayo, el entusiasmo entero, el necesario, para que el muro viejo se derrumbe piedra a piedra bajo tus pi…

Lo que me sucede... lo que me seduce...

Nadie sabe lo que me sucede y solo yo sé lo que me seduce.
A quién, más que a mí, le puede interesar la espera en el juzgado para que te amenacen con una ley que aplasta a quienes no somos incondicionales de sus cosas porque, sencillamente, lo vemos todo de otra forma… a quién le puede interesar que, de una relación de amistad que se aja por lo externo, te llame el abogado sindical poco menos que asesino y te ubique sin más en el aparador de los burgueses que roban a manos llenas a los pobres obreros como ése, que es tu amigo, que debe subrogarse a la moneda infame del FOGASA sencillamente porque ya no hay de dónde tirar… no, nadie sabe lo que me sucede… ni cómo me siento cuando quien me castiga busca eliminarme, sencillamente eliminarme de su sistema de números que deben cuadrar aunque no cuadren… y nadie sabe cómo es mi desesperación, como deja su espesa nata diaria sobre mi superficie… y van ya tres años de lucha intensa y constante, de trabajo ‘para nada’ con mi padre delante, vien…