Ir al contenido principal

Vamos a hablar claro tú y yo...



Hoy vamos a hablar claro tú y yo, 
aquí, bajo los plátanos del parque 
solitario a esta hora húmeda, 
con el olor a churros 
que viene de las cafeterías recién abiertas. 

Vamos a hablar sin lírica ni palabras torcidas 
–dejemos eso para los poetas de mi tiempo–. 
Vamos a hablar tú y yo 
de lo que se nos viene encima 
con falsa mansedumbre, 
de que no has hecho nada 
para que esto suceda 
y que ahora sientes miedo al futuro. 

No temas,
porque en el futuro solo está segura tu muerte 
y el resto está por hacer… 
pero no te dejes llevar adormecido 
por esa certeza, 
que la vida está en el paso siguiente 
y en el que viene después.

Tú, que solo has visto el horror
en los telediarios o en tu cuenta
de facebook
imágenes flashback
salpicadas de chistes o mujeres desnudas,
o en los mensajes wasap
mezclados con esa nota urgente,
innecesaria, para quedar
en algún bar de copas
a las nueve…

Tú, te digo, contienes el espíritu de mayo,
el entusiasmo entero,
el necesario,
para que el muro viejo
se derrumbe piedra a piedra
bajo tus pies sin estrenar.

Enfoca las pasiones estúpidas
de lo que te rodea:
La fiebre ultracatólica
y su sesgo preñado de consumo,
la individualidad del mío, mío, mío;
el absurdo neutral
de quien contemporiza
y muere simplemente
como mueren las cosas olvidadas,
y a los nuevos piadosos
del dinero…

Enfoca tu concepto
de vida y convivencia…
define cómo es la libertad,
en qué radica que la igualdad
penetre en los barrios obreros,
en las justas afueras
donde cuatro cartones
son la morada incierta
de los desheredados.

Prepárate con fuerza
para contestar duro
sabiendo que en tu idioma
manejas lo eficaz,
que las palabras justas
y precisas
son valor en tu boca…
un valor imponente,
capaz,
interactivo.

Dale otra utilidad a las campanas
de las torres,
haz que sean alerta
y ya nunca más salmos
para dormir de fe
a la gente simple.

Tu y yo quizás no lo veamos,
pero ser el principio
de lo que ha de venir,
ser la idea que emerge
es nuestro justo ahora…

Vendrán días amargos
en los que ni siquiera
el aire necesario
llegue hasta tus pulmones,
vendrán risas ajenas
para intentar rendirte,
sarcasmos liberales
te golpearán duro
donde a ti más te duele…
pero estarás seguro
de lo que estás haciendo
y seguirás al frente
de cada paso nuevo.

Nada va a sernos fácil,
pero saber que al fondo
está la luz que templa
ha de darnos la fuerza
precisa y consistente…

···

Se ha levantado un viento
que presume aguacero.
Crecen cumulonimbos
en este cielo azul
tan mar en estas tierras.
Pasan apresurados
algunos transeúntes…
como ciegos perfectos
con su camino hecho
de campanas pequeñas.
Al norte del noroeste
un animal se pudre…
y en un mar inconcreto,
en un acantilado,
alguien piensa en la muerte
mientras mira asombrado

cómo rompen las olas.

Comentarios

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …