Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 21, 2010

Música por Chile

NOTESALVES Contenedor de Arte y SBQ solidario programan un concierto para el día 16 de abril con la colaboración del Excelentísimo Ayuntamiento de Béjar, para recaudar fondos de ayuda al pueblo de Chile.
DÍA: 16 DE ABRIL HORA: 20:30 h. LUGAR: TEATRO CERVANTES DE BÉJAR COLABORACIÓN: 5 EUROS [puedes adquirir tu fila 0]
ACTUARÁN: «GERRY McHUGH» «MALANDANZA»
EL DINERO RECAUDADO SE INGRESARÁ EN LA CUENTA ABIERTA POR MÉDICOS SIN FRONTERAS PARA LAS VÍCTIMAS DEL TERREMOTO DE CHILE, de lo que daremos prueba documental en este espacio.

ENTRADA DE COLABORACIÓN CON CHILE PUEDES ADQUIRIRLAS EN LA ALQUITARA Y EN NOTESALVES CONTENEDOR DE ARTE

Con lo puesto...

El deseo de ser uno mismo y el deseo de ser más... puntos de partida contradictorios que nos vienen desde Spinoza y que fundamentan en gran medida nuestra manera de estar en el mundo... así, somos derrota aún antes de partir, pues ni el ser uno, ni el ser para siempre son posibilidades que el hombre pueda completar... el asunto está en el camino, claro, y es ahí donde debemos enredar en el juego de ser y no en querer completar lo que por naturaleza es efímero.
No busco ya certezas, pues me agoto
cuando un final me llega y tomo nota
de que en lo conseguido hay más derrota
que en lo que llevo puesto como ignoto.

Lo urgente necesario es la pregunta
que no deje respuesta a la primera
y se meta en el cortex, puñetera,
obligándome a ser bajo su yunta.

Un día sigue a otro y me valora
no rendirme a las cosas que aún ignoro,
enfrentarme al minuto y a su resto

buscándole un después a cada ahora
y saber que la muerte solo es coro
y su tranco es llevarme con lo puesto.
© lfcomendador

Todo es igual...

Todo es igual... los pasos perceptibles, los labios como anémonas, el pálpito en la sien... la sorpresa si llegas, tu pelo con guirnaldas, el aire entre tus dientes, el silbido en el descendimiento del día hasta la cama, los días que pasan lentos... las noches como Electras, el cíngulo del miel, la brasa sin su llama, alguien que viene a verte, la luz con su desdén... la ciudad con sus horas, las afueras, el Cristo en la pared, las inglés, el revés... aquel venir del sueño, la palangana, el agua, el jabón y la piel... el mantel, los abrazos, los altos eucaliptos y aquel traer rompientes en los ojos de mar... las dudas, lo tranquilo [siempre un rincón para eso], las medias con carreras, el peine de carey... los cadáveres quietos, el amor en la cama, el no escaparse nunca, un camino, un edén... las palmeras, los arces, las campánulas nuevas, el cedro centenario, el norte, el sur... las pormesas, los astros, cualquier incertidumbre por lo que sobrecoge, el alma de las cosas, tus senos y…

Las afueras

‘Nos reciben las calles conocidas...’ es como comienza el poema ‘X’ de “Las afueras”, de Jaime Gil de Biedma, y yo floto en su sangre disecada... siempre al fondo las afueras, donde el lumpen y la sosa caústica, donde el embutido se seca al frío rastro de los días de invierno, donde las casas viejas y las vacas pastando... mis afueras son de tono rural, no como aquellas que JG miraba, pero no dejan de ser afueras, con su cielo nublado y sus estacas contrastando ante un sol de atardecida, con su promesa exacta de un misterio que no va más allá de la mirada... allí voy en verano, cuando el calor aprieta y busco extraño aprisco del calor [me encanta que los términos entren en contradicción y se sostengan], allí cuando deseo buscarme nítido o simplemente extrañarme de mí para encontrarme... en mis afueras hay ruedas viejas amontonadas, mariposas, quebradas con su curso de agua, confusiones... en ellas hubo una vez un suicida que se colgó de un árbol y en sus frondas se esconden cada día …

A mí me gusta ser cada mañana...

Si a mí lo que verdaderamente me interesa es tener amigos grandes y cuidarlos... y tener tiempo de soledad... ¿a qué me desdoblo y me abro?... si no quiero que me sigan, ni siquiera que me conozcan... ¿por qué recibo y cuido... por qué me expreso en público y enseño cada una de mis vísceras?... En principio, porque lo necesito hacer para vaciarme mejor y presentirme... y en final, pues quizás porque me da la gana. No sé lo que hago mal, aunque deben ser demasiadas cosas, porque la vida se me tuerce en cada esquina y a cada paso dado lo persigue un silencio o esas constantes debacles pequeñas que son como alfileres. Que yo quiero crear, pensar, hacer, reírme con los míos y gozarlos... que yo quiero tener lo justo para una comida y una cena diarias [también para unos cigarros] y pasear mirando el suelo o con la cabeza alta [que eso le da igual a lo mirado]. La mierda es que la puta hipocresía lo ha tomado todo, desde los gestos hasta las palabras, y ahoga y seca las ganas de cualquiera. A mí…

Me dicen que soy recio y dislocado...

Me dicen que soy recio y dislocado, que me ‘arremango’ en prontos y me paso, que retuerzo en repentes y asesino, que soy descabalado si no pienso... me dicen que me pierdo con palabras y lo estropeo todo cuando digo, que no soy como soy cuando me expreso, que mato sin herir por naderías... me dicen que exagero y me propaso, que infecto deletreando cuando escupo, que tengo mal el coco si, iracundo, me pongo a resbalar por cada estuco... Y yo me siento grato, afectuoso, sencillamente franco, con defectos –bastantes, que lo sé–, no soy abyecto –aunque a veces me ponga algo rijoso–... tengo prontos cabrones si me arañan, pero duran segundos solamente, y luego me deprimo en el relente de no saber qué hacer y me desplomo... me gusta recibir, sonreír franco, abrazar y querer a quien se acerque... me encanta darlo todo y que el de enfrente sonría al recibir sin más adobo... soy buen anfitrión, aunque me ausento cuando me da el perrén de verme solo, y quiero a mis amigos sobre todo porque con …

Ya está bien...

Por amistad y afecto a mi amigo Jesús y a otros amigos buenos que estuvieron en Béjar conmigo, he decidido anular esta entrada. Salud y buenos sentimientos. Toda mi fuerza en un abrazo para uno de los tipos más buenos que conozco... y me jode mucho que le hagan putadas.

De la pérdida de mis espacios comunes y de otras cosas económicas

Parece ser que anoche alguien se dedicó a romper espejos retrovisores y a arrancar limpiaparabrisas de los coches aparcados en el casco viejo de Béjar como remate del fin de semana largo lleno de visitantes de más allá de Piedrahíta y de allende las fronteras que marca Ciudad Rodrigo con las tierras lusas... y no sé si esto es reacción o simplemente es una de esas gamberradas postalcohólicas de los jóvenes ‘nini’ de la nueva era... yo solo sé, y lo he contado muchas veces, que cuando llegan estos días de asueto en los que el pueblo se llena de foráneos, mi situación semirrural de tipo tranquilo y atendido se quiebra por todos lados... pierdo mis espacios comunes y diarios, no me atienden bien quienes me miman en los días laborables, se me pasa el turno del pan y tengo que comer el que quedó duro de días anteriores y me siento muy extraño en mi biotopo de siempre... y mi reacción consiste simplemente en largarme de mis lugares de uso y aislarme [mientras me cisco en todos los dioses de…