Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero 2, 2011

Torcida tarde de lectura.

Ante el acontecer tedioso del día, que llueve como si jamás hubiera llovido y las calles están vacías como bolsas vacías, decidí tomar unos libros de mi biblioteca y hacer una relectura tranquila de Jorge Riechmann [“El día que dejé de leer El País” y “Ecopoemas”], un poeta al que conozco en persona desde hace unos años y que siempre me ha traído cierto desasosiego por un no sé qué personal y también literario. Ya fuera de los ‘ismos’ y de las guerras de tradición, del empeño en estar ubicado en cierto lugar poético buscando compañeros de viaje y manteniéndoles cierta mirada angélica, la obra de Riechmann me rechina fundamentalmente en su adoptado carácter de ‘poesía’... sí, existen cortes versales y silencios de página, formas solo externas que sugieren al primer golpe de vista que estamos ante un poemario... pero al leer encontramos otra cosa muy distinta, un texto entrecortado de presentación de ideas, fundamentalmente de carácter ético y político, que poco tienen que ver [desde mi…

No entender...

No entender es, posiblemente, una de las mayores causas del cabreo del hombre que tiene la capacidad de razonar y la utiliza, sobre todo si lo que ‘no entiende’ pertenece al campo de las reacciones humanas contra toda lógica, que son infinitas... aunque es peor, mucho peor, no querer entender cuando lo que resulta incomprensible te afecta en cada una de las acciones de tu vida. Me fascinó esta mañana escuchar una entrevista que le hicieron por Radio 1, de Radio Nacional, a Manuel Marín, fundamentalmente por la naturalidad expresiva de ese hombre tranquilo de la política española [ya dado de lado por la fiereza absurda del sistema] y por la forma de explicar que un hombre no es nada más que un hombre entre los hombres que tiene como máxima meta tomar decisiones sobre su entorno y sobre sí mismo [después de analizar todo lo que le rodea, claro]. Hacía Manuel Marín una serie lógica de enunciados [muy a grandes rasgos, que es como se empiezan a comprender las cosas] en la que determinaba q…

Algunas claves para la lucha contra el pauperismo.

Mi relación en los últimos años con el mundo de la pobreza extrema, además de hacer que me cabree como un mandril de pura imposibilidad, me ha llevado a ciertas conclusiones que, a su vez, me piden lucha y activismo en diversos campos. Durante estos años he llegado a comprender que el pauperismo [esa carencia de los recursos precisos para satisfacer las necesidades básicas de un ser humano] se ha convertido en una enfermedad endémica y tiene visos de pasar, si es que ya no lo ha hecho, a ser un componente genético heredable. De los casos que conozco, que son muchos, he sacado la conclusión de que a la pobreza física le sigue un estado mental de aceptación de statu que propicia la conformidad con no tener los recursos suficientes para vivir, no acceder a la formación o a la salud y hacer dejación de uno mismo evitando cualquier lucha por salir adelante... y de ahí a la pobreza generacional que se va transmitiendo a los hijos y nietos con asombrosa naturalidad. El problema no es que no exi…

Acaba ya mi exposición.

Atendiendo una petición [me encanta la frase] de mi amiga Adu, haré resumen del tiempo durante el que ha permanecido abierta mi exposición en NOTESALVES. Ante todo, decir que me siento muy satisfecho por la acogida de muchas personas y profundamente agradecido a toda la gente NTS que se ha volcado conmigo y con mi humilde obra. El saldo a día de hoy [queda aún un día de exposición], según mis cálculos, es de veintiún cuadros vendidos y de múltiples láminas firmadas –de eso no he llevado la cuenta–, lo que me parece absolutamente increíble dado el tiempo en que vivimos y dada la poca confianza que yo tenía/tengo en mis cosas plásticas. Desde ese punto, creo que ha sido todo un éxito que propiciará un importante número de becas nuevas en mis proyectos en Perú, circunstancia que me hace muy feliz. La verdad es que he pasado poco por la exposición, ya que me recorría una sensación de pudor incontrolable estar en ella junto a personas que habían asistido a mirarla [no sé estar y no sé ser e…

Cromatografía por encima de un acto poético y unas raras imágenes navideñas...

Ayer participé en un homenaje [con manduca, que eso siempre ayuda] al poeta Miguel Hernández con el fin de sacar algunos fondos para el mantenimiento de NOTESALVES. Leí tres poemas del autor, siempre a pesar de que no me gusta leer en público nada que no sea mío [entre otras cosas, porque no sé darle un tono veraz a las palabras de otro y no soy rapsoda]. El asunto no quedó mal, aunque somos siempre los mismos para las mismas cosas [es triste], destacando, para mi gusto, la sentida lectura que hizo Antonio Gutiérrez del poeta de Orihuela. Y terminamos en charla propiciada por el mismo Antonio, una charla [como casi todas] en la que cada uno marchaba por su lado sin saber penetrar en lo importante, aunque dejando datos sobre los que pensar [que no tanto sobre los que hablar, que cada día me gusta menos compartir mis opiniones en público]. Sigue existiendo una idea extendida sobre que lo que hubo es mejor que lo que hay, sobre que cualquier tiempo pasado fue mejor, sobre el sufrimiento c…

STANDDART [II]

Releyendo hoy “Standdart” [Nº 3] me ha llegado cierto aroma de generación que me gusta, muchos trasuntos creativos que conforman el poso de una época y que en esta revista parecen cobrar nexos [haciendo el símil gramatical, podríamos decir que los hay coordinantes y subordinantes] capaces de hacer un hermoso esbozo de tiempo compartido en ética y estética. Las propuestas presentadas, las imágenes, los textos... remiten siempre a un imparable “eppur si muove” que hace crecer la esperanza en tipos medio apartados del mundo, como yo. Hay esperanza porque aún hay empeño en hacer sin esperar, en mantener un 'continuo' activo aún en el mayor de los aislamientos, en desarrollar campos estéticos y filosóficos [esto incluye también campos morales] distintos a los desnortados caminos que vienen de esas adoraciones nocturnas a lo establecido... y “Standdart” compila todo eso para mostrarlo unido con un algo diáfano que lo aparta del pastiche. Hoy, después de mi segunda lectura del número …

STANDDART

Me arregló el día con potencia recibir y leer mi primer número en papel de “Standdart Magazine”... encontrarme en él al Elliott Murphy con el que tantas veces he gozado en Béjar y en directo [que es un tipo que se prodiga mucho por aquí gracias a su amistad con Miguelón Alquitara], al García-Alix de siempre y de nunca, al calvo Gutiérrez con su pose de duro flou, el descacharrante mundo de José Luis Serzo, el porno desescandalado de Bruce LaBruce, los poemas plásticos de Safrika, la mirada durísima de Gervasio Sánchez, el estético ochocentismo moderno de Stefen Berkman, la literaria mirada plástica del colega Daniel Mordzinski [que me fotografió un día de frío, fumando, bajo el puente romano de Helmántica y en ese local mítico salmantino llamado ‘Capitán Haddock’], el placentero chicholinismo del veinte de Frederic Fontenoy o el hippismo eterno de Richard Brautigan... todo un regalazo navideño [o de lo que sea] venido de las manos de ese loco fantástico que se llama Hugo Izarra, un …

¡Coño!, un dibujo para Enma...

Duro trabajo mantenerse vivo desde al asco brutal de lo tangible, saberse satinado en lo invivible o follar con un dedo de la mano... y que todo sea cuatro: cuatro coches, cuatro cuartos de baño, cuatro pagas al mes, cuatro mujeres [ninguna previsada, soy de estrenos], cuatro polvos diarios [sin Viagra], cuatro trajes de sport, cuatro venenos... “el infierno es aquí, aquí y ahora”, me dice el meapilas al oído. No hago caso. y pongo en el casette a Cammariere... “Vita d’artista, vita da cane, senza una lira per settimane, schiavo del fumo e di un pezzo dipane, senza una donna è vita da fame. Vita di noia, di creatività, vita in catene di libertà, vita ai confini di chi arriva e chi parte, con l’umore che cambia e la testa su Marte. Vita d’artista, vicino ai folli, sempre nel dubbio che a volte sciogli, come aspirine o vecchie tisane, vivere d’arte... che vita da cane...”... llamar con los nudillos en las puertas, pudrirse de erudito en una silla, morir antes de muerto o pagar porque t…