Ir al contenido principal

Cromatografía por encima de un acto poético y unas raras imágenes navideñas...



Ayer participé en un homenaje [con manduca, que eso siempre ayuda] al poeta Miguel Hernández con el fin de sacar algunos fondos para el mantenimiento de NOTESALVES. Leí tres poemas del autor, siempre a pesar de que no me gusta leer en público nada que no sea mío [entre otras cosas, porque no sé darle un tono veraz a las palabras de otro y no soy rapsoda]. El asunto no quedó mal, aunque somos siempre los mismos para las mismas cosas [es triste], destacando, para mi gusto, la sentida lectura que hizo Antonio Gutiérrez del poeta de Orihuela. Y terminamos en charla propiciada por el mismo Antonio, una charla [como casi todas] en la que cada uno marchaba por su lado sin saber penetrar en lo importante, aunque dejando datos sobre los que pensar [que no tanto sobre los que hablar, que cada día me gusta menos compartir mis opiniones en público].
Sigue existiendo una idea extendida sobre que lo que hubo es mejor que lo que hay, sobre que cualquier tiempo pasado fue mejor, sobre el sufrimiento como causa excelente para la creación, sobre ciertos marbetes educativos que acerquen a los creadores con alguna autoridad obligatoria... también hay muchas reticencias a los decorados que los nuevos creadores unen a sus propuestas, a los ambientes enrarecidos que van unidos al arte y la literatura contemporáneos y a las propuestas creativas directas y entendibles [¿por qué siempre se valora lo oscuro, lo críptico, lo difícil?]... una lucha, cuando la realidad indica que todo es fruto de operaciones de márquetin, de juegos de mercado, de enredos para obtener dinero y multiplicarlo.
Tal y como están las cosas, una propuesta creativa es ‘buena’ porque tiene apoyo mediático, porque cumple los percentiles de la mercadotecnia y porque le interesa a quien negocia con ella... nunca por lo que aporta al crecimiento del hombre, al saber o a la sensibilidad común.
Para no ir más lejos, Miguel Hernández, un poeta que en su tiempo no fue parangón de casi nada [hablo en términos literarios, no en sociales] y hasta fue denostado por los popes de entonces [léase al respecto lo que de él decía Lorca desde su subjetivismo y su mala uva, que la tenía, y mucha] no resistiría muy bien los parámetros poéticos de obra digna [sobre todo en sus primeros libros] si no hubiera sido porque su compromiso político en la guerra entre hermanos le llevó a ser musicado por tipos de voz temblorosa que se erigieron en adalides contra el régimen del dictador fascista Francisco Franco, tipos en los que el mercado encontró un filón importante para ganar pasta fácil haciendo de aquel hombre normal que escribía un verdadero icono ideológico [y enriqueciendo a manos llenas a todo ese ‘cantautorato’ , que pasó también a ser parte del pastel]... me gustaría saber lo que se ha ganado con la movida del centenario del nacimiento del bueno de Miguel [poned en Google “centenario de Miguel Hernández” y veréis cómo cantan los logos institucionales en cada una de sus páginas... Generalitat Valenciana, Fondo Social Europeo, ETCOTE, SERVEF, Ministerio de Cultura, Junta de Castilla la Mancha, Junta de Andalucía, Junta de Castilla y León, Universidades de medio mundo y España entera... todos poniendo pasta y recogiendo beneficios]... y el tipo fue solo un hombre normal con ideología y compromiso, que escribía y tuvo la terrible suerte de dejar sus huesos a la tierra en una lucha personal por los valores en los que creyó... nada más que eso, que ya es mucho, ¿no?
Y como el caso de Miguel Hernández, casi todos los demás... y fue su suerte, porque en el camino quedaron creadores que, con más valor literario o artístico, con mejor técnica y con propuestas más brillantes, con obras realmente sólidas e importantes para la evolución intelectual y humanista del hombre, quedaron perdidos y olvidados porque nadie supo encontrarles el ‘valor crematístico’. Una purita tristeza, coño.
Luego está lo del ‘sufrir’ para ‘crear’... premitidme que exprese que eso sí que me parece una solemne tontería, que uno crea cuando está bien y cuando está mal, en condiciones favorables y en condiciones adversas... y de esas distintas situaciones de vida crecen creaciones distintas y capaces de sensibilizar en distintos aspectos y de diversas formas a diletantes y no diletantes, y no tienen por qué ser mejores o peores en función de la situación de vida del creador [ya se sabe que todo es relativo]... lo malo de fomentar esta idea es que se configura una predisposición perniciosa hacia quienes crean en situaciones de estabilidad y lo hacen con excelencia, que son muchos y muy buenos.
El resumen es que no lo pasé mal en el evento Notesalves, pues estaba entre gente afín y con ganas de empaparse de improntas [nuevas o viejas] y de disfrutar de cosas distintas al compreteo y el falso ‘feliz año’ de estos días.


Comentarios

  1. Oye Milú, pues que estoy totalmente de acuerdo contigo, aunque te joda (ya sé que no...)
    Picasso decía algo así como que LA INSPIRACIÓN EXISTE PERO TE TIENE QUE PILLAR TRABAJANDO (me repito como los pimientos -esto lo digo yo, no Picasso-). Es decir, que la creación depende... ¿de qué depende? De según como se mire todo depende-e-e-...
    Y rey, a ver si nos cuentas como fue tu expo que lo del pobrecito Miguel ya lo sabemos y es muy triste e interesante pero a ti te queremos más, sobre todo porque estás vivo y querer a un muerto ya no tiene remedio, hijo mío, esto me recuerda a la peli (excelente) de "Nadie hablará de nosotras cuando estemos muertas" y... ¿lo ves? Chalá perdida estoy.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …