Ir al contenido principal

No entender...


No entender es, posiblemente, una de las mayores causas del cabreo del hombre que tiene la capacidad de razonar y la utiliza, sobre todo si lo que ‘no entiende’ pertenece al campo de las reacciones humanas contra toda lógica, que son infinitas... aunque es peor, mucho peor, no querer entender cuando lo que resulta incomprensible te afecta en cada una de las acciones de tu vida.
Me fascinó esta mañana escuchar una entrevista que le hicieron por Radio 1, de Radio Nacional, a Manuel Marín, fundamentalmente por la naturalidad expresiva de ese hombre tranquilo de la política española [ya dado de lado por la fiereza absurda del sistema] y por la forma de explicar que un hombre no es nada más que un hombre entre los hombres que tiene como máxima meta tomar decisiones sobre su entorno y sobre sí mismo [después de analizar todo lo que le rodea, claro]. Hacía Manuel Marín una serie lógica de enunciados [muy a grandes rasgos, que es como se empiezan a comprender las cosas] en la que determinaba que la política, la economía y la marcha de los sistemas humanos dependen exactamente de cada uno de los hombres que los sufren o los gozan, y que es una responsabilidad individual y colectiva tomar conciencia de ello y llevar a la práctica cada una de las decisiones personales de intervención en el mundo del hombre para propiciar los cambios precisos en cada momento... por ello es muy cabreante que un hombre no entienda cómo funcionan los sistemas de los hombres... y mucho más cabreante que no haga el trabajo de intentar entender para sumar argumentos a cada uno de los cambios necesarios.
Visto el naufragio, que lo es, y bien grande, debemos, en primer lugar, hacernos individualmente responsables de él en lo que nos toca, que es muchísimo... y desde ese punto de partida ir analizando de menos a más, de menor a mayor, desde el círculo cercano hasta los círculos concéntricos o excéntricos mayores, para concretar qué se hace mal y cómo hay que atacarlo... decía el tipo con verdadera lucidez que “estamos pagando unos platos rotos que no son nuestros, aunque se han comprado con nuestro dinero”, que “somos responsables de lo que nos sucede, por dejación y por tramitar mal nuestras decisiones y la voz social que nos corresponde, y que también tenemos las claves individuales y colectivas para salir de esto”, que tenemos unos políticos absolutamente mediocres e incapaces de tomar posturas de consenso para poner a las sociedades en los caminos correctos, y que eso es culpa nuestra, de nuestra poca exigencia para que se arbitren proyectos sólidos y de largo plazo, fomentando con nuestra actitud políticas cortoplacistas que a la larga son absolutamente destructivas... se asombraba de que la décima potencia mundial [España] aún no tenga cerrados los necesarios pactos de energías, de educación o de empleo justo porque sus políticos son incapaces de llegar siquiera a abrir conversaciones serias al respecto, sabiendo a ciencia cierta –situación que es más dolosa– que el correcto futuro de todos depende de esos consensos imprescindibles.
Mi resumen particular de la entrevista podría quedar en que los políticos mediocres –los imperantes– se dedican, fundamentalmente, a sacar de su entorno a las mentes más lúcidas para apartarlas y, así, poder hacer con tranquilidad sus políticas nefastas –esas que aumentan la diferencia entre unos hombres y otros– con el fin de asegurarse futuros personales, poder precario y condiciones concretas de manipulación de la ciudadanía.
Quiero animar desde aquí, a cada uno de los lectores de estas palabras, a cabrearse por no entender, pero a no dejar de intentarlo cada día con el fin último de conseguir centrar el camino de todos y hacer espabilar a los conductores para que sean tan brillantes como se merece el hombre lanzado hacia el futuro.
El camino será durísimo y estará lleno de trampas, pero hay que intentarlo sin desfallecer.

Comentarios

  1. Disculpa Milú pero debe haber algún error. Yo he estado escuchando toda la mañana el programa de Pepa Férnandez (RNE-1) porque lo suelo hacer todos los fines de semana y este señor no ha aparecido. ¿No será otra radio? ¿No será otro día?... ¿O soy yo que no me entero?
    El enlace que has puesto lo veta mi antigripe A ;-)

    ResponderEliminar
  2. Es del día 2, que yo escucho la radio por internet y a la carta, jeje...
    Ahí te dejo el enlace.

    http://www.rtve.es/mediateca/audios/20110102/hablamos-manuel-marin-no-dia-cualquiera/978590.shtml

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …