Ir al contenido principal

No entender...


No entender es, posiblemente, una de las mayores causas del cabreo del hombre que tiene la capacidad de razonar y la utiliza, sobre todo si lo que ‘no entiende’ pertenece al campo de las reacciones humanas contra toda lógica, que son infinitas... aunque es peor, mucho peor, no querer entender cuando lo que resulta incomprensible te afecta en cada una de las acciones de tu vida.
Me fascinó esta mañana escuchar una entrevista que le hicieron por Radio 1, de Radio Nacional, a Manuel Marín, fundamentalmente por la naturalidad expresiva de ese hombre tranquilo de la política española [ya dado de lado por la fiereza absurda del sistema] y por la forma de explicar que un hombre no es nada más que un hombre entre los hombres que tiene como máxima meta tomar decisiones sobre su entorno y sobre sí mismo [después de analizar todo lo que le rodea, claro]. Hacía Manuel Marín una serie lógica de enunciados [muy a grandes rasgos, que es como se empiezan a comprender las cosas] en la que determinaba que la política, la economía y la marcha de los sistemas humanos dependen exactamente de cada uno de los hombres que los sufren o los gozan, y que es una responsabilidad individual y colectiva tomar conciencia de ello y llevar a la práctica cada una de las decisiones personales de intervención en el mundo del hombre para propiciar los cambios precisos en cada momento... por ello es muy cabreante que un hombre no entienda cómo funcionan los sistemas de los hombres... y mucho más cabreante que no haga el trabajo de intentar entender para sumar argumentos a cada uno de los cambios necesarios.
Visto el naufragio, que lo es, y bien grande, debemos, en primer lugar, hacernos individualmente responsables de él en lo que nos toca, que es muchísimo... y desde ese punto de partida ir analizando de menos a más, de menor a mayor, desde el círculo cercano hasta los círculos concéntricos o excéntricos mayores, para concretar qué se hace mal y cómo hay que atacarlo... decía el tipo con verdadera lucidez que “estamos pagando unos platos rotos que no son nuestros, aunque se han comprado con nuestro dinero”, que “somos responsables de lo que nos sucede, por dejación y por tramitar mal nuestras decisiones y la voz social que nos corresponde, y que también tenemos las claves individuales y colectivas para salir de esto”, que tenemos unos políticos absolutamente mediocres e incapaces de tomar posturas de consenso para poner a las sociedades en los caminos correctos, y que eso es culpa nuestra, de nuestra poca exigencia para que se arbitren proyectos sólidos y de largo plazo, fomentando con nuestra actitud políticas cortoplacistas que a la larga son absolutamente destructivas... se asombraba de que la décima potencia mundial [España] aún no tenga cerrados los necesarios pactos de energías, de educación o de empleo justo porque sus políticos son incapaces de llegar siquiera a abrir conversaciones serias al respecto, sabiendo a ciencia cierta –situación que es más dolosa– que el correcto futuro de todos depende de esos consensos imprescindibles.
Mi resumen particular de la entrevista podría quedar en que los políticos mediocres –los imperantes– se dedican, fundamentalmente, a sacar de su entorno a las mentes más lúcidas para apartarlas y, así, poder hacer con tranquilidad sus políticas nefastas –esas que aumentan la diferencia entre unos hombres y otros– con el fin de asegurarse futuros personales, poder precario y condiciones concretas de manipulación de la ciudadanía.
Quiero animar desde aquí, a cada uno de los lectores de estas palabras, a cabrearse por no entender, pero a no dejar de intentarlo cada día con el fin último de conseguir centrar el camino de todos y hacer espabilar a los conductores para que sean tan brillantes como se merece el hombre lanzado hacia el futuro.
El camino será durísimo y estará lleno de trampas, pero hay que intentarlo sin desfallecer.

Comentarios

  1. Disculpa Milú pero debe haber algún error. Yo he estado escuchando toda la mañana el programa de Pepa Férnandez (RNE-1) porque lo suelo hacer todos los fines de semana y este señor no ha aparecido. ¿No será otra radio? ¿No será otro día?... ¿O soy yo que no me entero?
    El enlace que has puesto lo veta mi antigripe A ;-)

    ResponderEliminar
  2. Es del día 2, que yo escucho la radio por internet y a la carta, jeje...
    Ahí te dejo el enlace.

    http://www.rtve.es/mediateca/audios/20110102/hablamos-manuel-marin-no-dia-cualquiera/978590.shtml

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…