Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de agosto 22, 2010

De la radio mientras trabajo y dos celebraciones emotivas

Se suceden los días y ando agobiado de curro [ya era hora, coño] hasta el punto de que en la imprenta apenas nos comunicamos [cada uno anda a lo suyo]... esta vuelta a tener labor me tiene algo más vivo mientras oigo de lejos la radio que Paco tienen encendida junto a su máquina... a veces pone Radio Tormes, una cadena de música pasada [demodé] que más o menos se me hace soportable, pero a ciertas horas conecta con una cadena de Béjar y al ratito me veo obligado a pedirle por favor que cambie de emisora, pues se me hace tan insoportable, que no me permite concentrarme en mi trabajo y lo hago todo mal... la razón es un programa con tertulianos espoleados por el locutor para que dejen la idea constante de que todo se hace mal en nuestra ciudad... así, los tertulianos se transforman en altos expertos en jardinería y riego, en tráfico urbano, en gestión cultural, en urbanismo, en gestión de residuos, en nuevas tecnologías, en administración, en macroeconomía y en microeconomía, en turismo…

Pirochemise

Fue un día algo performance por lo pirochemise y por lo longilíneo de las piernas femeninas que volaban por Notesalves... era ni más ni menos que la inauguración aplazada [por deceso triste] de la exposición de Josetxo Lamy... y yo, que no suelo ir a este tipo de actos [entre otras cosas porque sudo como un animal en los espacios cerrados y me suena la tripa en los silencios], hice el gesto de ir [también el acto] como homenaje al amigo JL. El ambiente andaba entre lo espiritista y lo espirituoso... falta de luz, velas por doquier, actores entre el público, poesía declamada con grandilocuencia, mímica patentizadora de un estado genético del hombre y de la mujer, caras serias y público desigual [de procedencia y usos]... y se logró cierta magia, una magia de lo oscuro tanto en lo físico como en lo anímico, una magia que a veces me traía un saborcillo a lumpen y otras veces me dejaba cierto regusto cabaret de la Alemania en guerra... vamos, que disfruté con los ojos, con los oídos y hast…