Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio 13, 2010

Esplín

Volver a las persianas, con su cárcel de luz, después del temporal, es un pequeño alivio que me deja el cuerpo laxo... la semana fue realmente terrible, con todo en contra, como si hubiera caído en un mal fario o se hubiesen confabulado los astros en una línea oscura para dejarme absorto, derrotado y agotadísimo... todo me salió fatal esta semana para quedarme entre el vértigo y un esplín [spleen] indescriptible que me deja sensaciones físicas extrañas... primero fue la revista de blues, todo un fracaso que multiplicó el tiempo de acabado por diez [cometí errores intolerables], le siguió el cartel de los arcos de San Juanito y rematé con un menú en el que faltó una erre en lo más importante: el nombre de la niña comulganta... y no era poco el marrón como para tener que soportar uno de los trámites de curro que peor llevo: el diseño con seguimiento y corrección ‘magistral’ por parte de un cliente... y es un buen cliente, una ‘gran cuenta’ –que se dice en el argot diseñero–... y lo voy …

Gracias, Hombre Pez

Gracias a la pericia y a la atención de Hombre Pez, los daños colaterales de este trabajo atragantado del todo han sido los menos posibles... ya había pegado las pegatinas fallidas en más de trescientos ejemplares, cuando se me ocurrió mirar mi correo electrónico y ver el aviso del colega... todo un favor es el que me has hecho... así que te debo cañita con tapa donde quieras y cuando quieras. Y que sigo en esta enorme dispersión, que ayer me quedé hasta bien entrada la noche haciendo pegatinas por doquier [incluida la puñetera que me ha fastidiado media mañana de curro] y se me caían los ojos.
Lo dicho, mil gracias y un abrazo fuerte, amigo.
Y que dejo aquí el resto de las pegatinas que he tenido que hacer [400 de cada para pegar una por una en su página correspondiente]... todo un castigo a mi falta de concentración... y que no se me olvide nunca lo que me ha sucedido, y que aprenda a tomarme tiempos de asueto cuando mi cuerpo y mi cabezota me lo pidan. ¡Qué putada, coño!










Una de Kierkegaard y soy una puta mierda.

Una de las páginas que me tienen decaído
14 de junio, noche.
Decía Kierkegaard ‘que otros se lamenten de que los tiempos son malos; yo me quejo de su mediocridad, puesto que ya no se tienen pasiones...’ y desea que los hombres se odien y se amen de veras, que se mate a los enemigos y se maldiga a su descendencia por todas las generaciones, que se peque... y es que apasionarse es resistir con los puños cerrados y la intención puesta hasta en lo incoherente, es creer con ceguera en lo que haces y en lo que deseas, en lo que vas a conseguir... sin que valga derrota alguna, sin que el desaliento sea capaz de sacarte del camino... resistir a los contratiempos y los triunfos pasajeros, resistir sobre cualquier fracaso, pequeño o grande, y perseverar hasta el agotamiento mismo... Pregúntate si haces algo con pasión o sientes algo con verdadera pasión y sabrás de lo que te estoy hablando... da igual que sea pasión por el fútbol o por una mujer, por un cantante de blues o por la pintura abstracta…

Pico della Mirandola y la Octava del Corpus

Por no ser ninguna cosa, el hombre puede serlo todas... eso decía Pico della Mirandola en su ‘Oración acerca de la dignidad del hombre’, escrita en el sigo XV:
Cuando Dios ha completado la creación del mundo, empieza a considerar la posibilidad de la creación del hombre, cuya función será meditar, admirar y amar la grandeza de la creación de Dios. Pero Dios no encontraba un modelo para hacer al hombre.
Por lo tanto se dirige al prospecto de criatura, y le dice:
No te he dado una forma, ni una función especifica, a ti, Adán. Por tal motivo, tú tendrás la forma y función que desees. La naturaleza de las demás criaturas, la he dado de acuerdo a mi deseo. Pero tú no tendrás límites.
Tú definirás tus propias limitaciones, de acuerdo a tu libre albedrío.
Te colocaré en el centro del Universo, de manera que te sea más fácil dominar tus alrededores. No te he hecho ni mortal ni inmortal. Ni de la Tierra, ni del Cielo.
De tal manera, que tú podrás transformarte a ti mismo, en lo que desees.
Podrá…

Adiós, Carlitos.

Obedece a tu lógica y no a la cruz de los malentendidos... y sé lo que debas ser cada mañana: quizás el polvo de estrellas que te hizo y al que caminas ciego... pero todo es asombro... el día siguiente, los dóciles terneros en los pastos y esta sensación de que cuando algo muere hay también algo que germina... no dejo de asombrarme por las nubes que llegan con sus aguaceros, por esta paz particular mientras el mundo arde, por lo mínimo que somos y lo mal que tramitamos cada roce... si todo es tan fácil como vivir y morir, viejo, tan fácil como eso, estar y dejar de estar mientras todo continúa. Llevas unos días pasando de la euforia al hondo pozo oscuro y viceversa... tan pronto todo es diáfano como se vuelve negro, y eso te hace perderte del camino de lo que realmente importa. Y te despiertas por la mañana y es domingo... y las primeras palabras que recibes es que anoche murió Carlitos y que no te han querido decir nada hasta salgas calmadito del sueño... Carlitos, coño, Carlitos... es…