Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 14, 2010

Crónica breve de un encuentro en Béjar

Con mi colega 'El Lobo' en El Regajo.
día 19 de marzo Vinieron los amigos de los madriles [21 el viernes y los que se vayan sumando] y yo estoy sacrificando la soledad de mi fin de semana largo con alegría [la verdad es que estas actividades me cortan mucho el ritmo de trabajo y el de escritura]. Todo empezó magnífico, aunque con ese dormido relax de quienes viajan y no quieren horarios... llegaron, se alojaron en el Hostal Blázquez y comieron en Cubino [con una extensísima sobremesa]... y luego todo devino arrancando con un mal rollo que aún no consigo entender porque ya soy mayor y pensaba que los que somos mayores no tenemos rabietas infantiles [pero sí que las tenemos, coño]... un asunto de cuadros que colgar desató una ira particular que nos deparó una mala hora y cierto sabor amargo [lo siento, sobre todo, por Josetxo, al que le cayó un chaparrón sin saber por qué]... luego, después de un recorrido guiado por el mundo de la imprenta y la edición, todo se fue calmando y ll…

El seto de ligustrum

Los Ligustrum Japonicum hacen en verano seto a algunos momentos de mi vida, y no sé por qué se me viene ese seto a la cabeza... a no ser que todo venga de que hoy el día ha salido luminoso y a los ojos les entra un alucine de estío insoportable. Comí en exceso después de varios días con un jodido virus catarral agarrado al estómago... y ahora estoy peor que ayer, jo... pero vino a verme Paquito Ortega con su Jessica y eso vale por todo este malestar transitorio y por otros doce parecidos [y todo a pesar de que su visita vino producida por la muerte de don Rufino Sánchez, un tipo entrañable y fundamentalmente bueno que nos dejó a Marina, a Maribel y a Rufino hijo como magnífico legado]. Mi amigo es grande y me encanta escucharle eso de ‘yo soy un magnífico vendedor de humo’, mientras los palos del sombrajo se caen una y otra vez sobre nuestras cabezas... yo también soy un magnífico vendedor de humo, amigo Paco, y sé disfrutarlo al segundo y al milímetro. Nuestro sentido de la vida es ma…

Soy de cuando la góndola...

Soy de cuando la góndola llegaba en las ferias de septiembre con el olor a churros y esa cosita como de algodón dulce y manzanas caramelizadas con palito en que se convertía mi vida, soy de aquellos futbolines con gatera para las bolas sobadas en los que me pasaba horas intensas aprendiendo a ser competitivo... soy de tiroflechas y tren brujo, de coches chocones con su musicona a tope y sus fichas de colores insertadas en el monedero esperando el comienzo del viaje... soy de un tiempo de botas Gorila y de pantalones cortos, de camisas Fórmula color guinda, de calcetines de rombones y de cinturones de goma trenzada... soy de un tiempo de balones de correílla y de vendas de gasa para las muñecas, de un tiempo de rodilleras de portero hechas de rafia y de calzoncillos blancos... soy de una época de vermouth con sifón y gaseosa, de un tiempo de tirachinas de madera y rodilleras de escái, de peonzas y de hinques, de canicas y de chapas de ciclistas con cristalito y masilla... soy de un tie…

Descongestión de un bolso femenino

– ¿Qué llevas en el bolso... además del lápiz de labios y el espejito mínimo?... – le pregunté.
– Unos ojos de gata para cuando te mire, la cerviz como un lirio abierto un día de lluvia, una cruz de caminos con dos huellas pendientes, dos compresas y un boli, la carta vieja con la que navegarte, un perfume discreto imitación de Escada, dos nubes con su lluvia, un terremoto incierto y su tsunami de pieles, una agendita, kleenex, un dedalín de alpaca que ya lo usó mi abuela, la suerte de tenerte hincado de rodillas frente a mis muslos frágiles, mi documentación, un monedero indio con monedas usadas, dos tigres y un abril, las cuentas de un rosario con los días pendientes, mi móvil, las gafas de leer todo lo que me escribas, una foto sin ti, otra tuya, y otra juntos abrazados así: [&], un frasco con tu aliento, dos ganas de morir, tres deseos de amarte sobre la hierba, un clip, el pasador de aguja, dos gomas para el pelo, mi peine, el tarjetero, el tanga negro y gris [por si quieres c…