Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de diciembre 13, 2015

58

El cuerpo se rotura como una tierra en la que sembrar, pero ya no hay semillas posibles. Anotar mis 58 años me ha puesto más nervioso de lo normal y comprobar en mi análisis que cada día vivo al segundo, me deja agotado, que ya no está mi cuerpo para altibajos de calado y mi cabeza soporta poco esta sensación de fracaso continuo y arrebatado. El año ha sido para borrarlo de la vida por lo nefasto, pero para anotarlo en el apartado de la experiencia por la capacidad de sufrimiento que he conseguido y por el diario ímpetu de superación al que me he apuntado como un campeón. Las cosas no pueden ir mucho peor y yo ya no puedo ser mejor que lo que he sido. Si lo miro con distancia, el mal viene absoluta y estúpidamente del dinero, del jodido dinero. Viene de la banca que me ahoga y no me ayuda ni un segundo a respirar, viene de la Seguridad Social y de ese abuso legal que no está hecho para comprender y apoyar, sino para someter y eliminar; viene de la Hacienda Pública y de sus encantador…