Ir al contenido principal

58



El cuerpo se rotura como una tierra en la que sembrar, pero ya no hay semillas posibles.
Anotar mis 58 años me ha puesto más nervioso de lo normal y comprobar en mi análisis que cada día vivo al segundo, me deja agotado, que ya no está mi cuerpo para altibajos de calado y mi cabeza soporta poco esta sensación de fracaso continuo y arrebatado.
El año ha sido para borrarlo de la vida por lo nefasto, pero para anotarlo en el apartado de la experiencia por la capacidad de sufrimiento que he conseguido y por el diario ímpetu de superación al que me he apuntado como un campeón. Las cosas no pueden ir mucho peor y yo ya no puedo ser mejor que lo que he sido.
Si lo miro con distancia, el mal viene absoluta y estúpidamente del dinero, del jodido dinero. Viene de la banca que me ahoga y no me ayuda ni un segundo a respirar, viene de la Seguridad Social y de ese abuso legal que no está hecho para comprender y apoyar, sino para someter y eliminar; viene de la Hacienda Pública y de sus encantadoras progresiones geométricas de deudas por impago necesario (sí, ‘necesario’), viene de los impagos de clientes y de las humillaciones de proveedores, viene de los ladrones de la política, de la economía y los mercados, del capitalismo feroz que nos adormece y nos impide cualquier reacción.
Yo me he hecho fuerte, más fuerte, y ya soy capaz de soportar las tensiones del dinero con estoicismo y hasta con sonrisas, hasta el punto de que me da todo igual, me da igual que me desposean de las cosas y de los usos de las cosas, me da igual que me amenacen con avisos con acuse de recibo o que directamente saqueen mi pobre cuenta para quitarme lo que necesito para llevar de comer a mi casa en la semana. Sé que estoy descartado para ellos, pero también sé que mis potencias siguen como nuevas y que he aprendido a derivarlas a asuntos más importantes, mucho más importantes que sus ‘cobros’ y sus ‘me debes’. Sí, soy un cero a la izquierda socieconómico, pero tengo muchas cosas que enseñarles aún a esos cómodos estómagos agradecidos que conforman el sicariato del poder capitalista. Valgo mucho más que lo que indican sus jodidos números y, por qué no –que ya no tengo abuelas– valgo millones de veces más que ellos, porque mi valor arde en otra dimensión y en la verdadera intensidad.
En todo este proceso he dejado muchos pelos en la gatera, pero estoy vivo, activo, capaz, imaginativo…, y ardo de ganas de hacer y de crear (quizás también de soltar algún que otro soplamocos).

Y eso, que para morir hay tiempo. Y se puede morir bien o muy mal, hijos de la gran puta.

Comentarios

  1. No lo dudes ni un segundo Pipe, vales mucho, tú me haces creer en un mundo mejor y no esa panda de joputas.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, pues ya vengo con gafas "de leer" pq los días pasan para todos...
    Y q llevo varios días acordándome de ti y recordé el cuadernillo q me regalaste y q tengo escondido para q no caiga en manos de mi ratina y lo desmenuce a trozos con sus rotuladores... (el cuadernillo lo tengo en condición de préstamo para dárselo algún día a tu Guille, pq tiene un magnífico autorretrato tuyo y si lo tienes tú se lo vas a regalar a otro q tengas al lado en un buen día) y q hace un ratino, por fin, me vino a la cabeza lo dd TU CUMPLEAÑOSSS, leches, por eso venías tanto a mi cabeza!!! FELICIDADES LF, guerrero, Comendador, buena gente siempre. ..
    Y q hago mías tus palabras, subrayo y pongo en negrita eso de "el año ha sido para borrarlo x nefasto " hasta "la capacidad de sufrimiento q he conseguido".
    Hay golpes tan duros, tannnto, q son muy difíciles de superar, LF, pero seguimos, seguimos. ...

    Y a por los 59, guapetón, y q nosotros lo veamos.
    Muchos besoss!

    ResponderEliminar
  3. Si hubiera ángeles escribirían, pensarían y sentirían como tú.

    ResponderEliminar
  4. Como una vidente, tu antigua amiga M.M. se quejaba de que no te veía por aquí. Yo espero verte el lunes, si te dejas.
    Y puestos a morir, mejor bien que mal, pienso...
    Desde Madrid.

    ResponderEliminar
  5. LF, alma mía, han puesto una librería al ladito de mi casa (no sé yo...) y con ansia de q perdure un poquito en el tiempo entré a comprarle algo y pregunté si tenía poesía, q por aquí no hay q la pille (si es que queda por algún sitio).
    Hablando, hablando, me dice q él tenía puesto en la feria del libro y q conoce a Urceloy y a Antonio Rómar (a ti te nombré el primero, pero su puesto estaba más puesto en poetas madrileños).

    Pues es una lástima, me dijo, pq este mismo sábado tuvimos un recital. Te aconsejo uno de los primeros poemarios de este chico (me lo llevé), era de Alberto García-Teresa...
    Si quieres me lo vuelves a traer y q te lo dedicada (me ofreciò).
    El prólogo del libro lo hizo Antonio Orihuela y yo, LF, juraría q este chico estaba en Béjar en el encuentro q organizaste aquel año, me suena muchísimo la cara de haberle visto allí...puede ser??
    Si algún año de estos me lees, dímelo anda, guapito

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…