Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre 14, 2010

Acabando... ¡uf!

Ya voy cerrando el tema de mi exposición, que solo me queda un fin de semana hábil para dejarlo todo rematado. He pillado marcos de auténtico saldo y he tenido que adaptarme a un tamaño cerrado para las presentaciones [no anda mi economía ahora como para hacer inversiones] y hoy lo he pasado realmente mal al tener que desarmar cuatro libros de tuneos en proceso para poderlos mostrar [en fin, la vida es así, qué le vamos a hacer]. La verdad es que llevar las páginas sueltas a un plano amplio tiene su cosita y quedan composiciones curiosas [lamento no contar con marcos suficientes para hacer lo que verdaderamente me apetecía, pero quedan unas tapitas interesantes]. Con el tema medio cerrado sí que quiero hacer una precisión que sirva de aclaración para quien mire mis trabajos sin conocerme: no soy pintor ni dibujante, no tengo técnicas aprendidas ni trabajo con materiales nobles [sería una pérdida de tiempo derrochar materiales caros en mi trabajo], no pretendo nada que no sea divertirme…

Voces del Extremo 2010/programa

"Mapa de ruta" [José Luis Morante]

Tan pronto veo el mundo descalzo como lo veo con coturnos pantorrilleros... es increíble asistir al banquete diario donde abundan el cinismo y la hipocresía, estar en la misma mesa con la tullidita que guarda puñales y con el matarife, aumenta mi confusión y me remata... pero, sobre todas las cosas, esa falta de emoción por la vida mirada como un conjunto de azares, como un latido que hay que oír y sentir. Hace unos días fue un asunto narcisista el que puso rencor donde debieran existir abrazos por un dolor común, luego alguna lengua bífida, después un no saber estar con cordura en el tono de todos... todo eso me enciende y me enfrenta al mundo... y enfrente, la mirada tiernísima de mi hijo Guillermo, la segura amistad poblada de sonrisas y esos ‘sigamos’ nítidos de quienes te atesoran como amigo, el temprano pudor de Aisha o el simple estar sentado sin hacer nada a las tres. Hay hombres para todo. Y de pronto braceo como un ser de antes en el “Mapa de ruta” de José Luis Morante [su herm…

Visita relámpago.

Visita relámpago de Diego y Álvaro Fernández Magdaleno, que iban de camino a Plasencia para un concierto de piano de Diego ante el público placentino. Tomamos cafetín y charlamos acelerados de nuestras cosillas... y nos reímos un rato. Antes de despedirnos nos tomamos unas fotos con el dibujillo que reza: "Cada uno termina teniendo la sonrisa de su ideología"... y quedó lo que veis. Un placer recibir a mis amigos siempre.

Orgulloso de mi Gui.

Hoy he sonreído orgulloso al ver a mi hijo Guillermo recoger el primer premio del “Concurso de Fotografía Moviéndonos por el Río”, para chicos de 8 a 15 años, organizado por Cruz Roja Española. Mi chico estaba absolutamente feliz [y lleno de vergüenza ante la prensa, que es muy tímido] y a mí me ha dejado blandino.  Gracias, hijo, por tener esas ganas de hacer siempre, por dibujar constantemente, por estar pensando siempre en hacer cosas interesantes y por arrastrarme contigo a pasear por el río una tarde para que hicieras las fotos. Eres un buen chaval y te quiero un montón.


No escribo porque estoy pintando.

Pasar del formato pequeño de mis dibujos rápidos sobre libros viejos a formatos mayores para que puedan ser expuestos, me lleva un tiempo enorme [del que apenas dispongo... noches y fines de semana], y todo se complica cuando siento la presión de una fecha fija [desde hoy me quedan solo veinte días para mostrar lo que haya podido hacer]. He resuelto algunos cuadros con termografías, pero he terminado dándome cuenta de que tardo lo mismo en todo el proceso termográfico y los acabados que en hacer los cuadros con la misma técnica que sus modelos pequeños. Ambas soluciones sirven al objeto de presentar mis trabajos de libros tuneados en formatos más visuales, pero el resultado final es francamente mejor si paso de lo termográfico... así que me he metido en un lío [como siempre] del que me está costando salir. Es la historia de mi vida, coño.