Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo 11, 2007

El hombre mediocre teme al capaz... y viceversa.

De Retratos impe...
Prometí hace tiempo [cuando dejó sus labores políticas en la Agrupación Socialista Bejarana] hacer una semblanza en frío de Ramón Hernández Garrido, y ya me va apeteciendo diseccionar al animal político que se ha perdido la ciudad de diario.
Conocí hace mil años a Ramón [digo mil, porque todo ha sido intenso junto a él para lo bueno y para lo regular], y siempre me llegó su enorme y lúcida capacidad de decisión, que de forma natural era seguida por una enconada toma de acción que generalmente era llevada hasta sus últimas consecuencias sin medir la piel que se dejaba en el camino, pero valorando siempre el fin como algo irrenunciable.
Excelente en la palabra dicha, brillante en la respuesta rápida, concienzudo en el trabajo, machacón en la ideología… su mejor valor, además de su envidiable capacidad de trabajo constante e inagotable, siempre fue buscar el diálogo después de la tormenta [recuerdo mil enfrentamientos –algunos duros y arduos– con él, fundamentalmente cua…

¿Cómo ser peor si ya soy malo?

El Islam comulga con los mismos parámetros que el cristianismo, tanto en usos, abusos, como en cantidad y calidad de radicales. Está por cuantificarse aún cuál de las dos religiones ha arrancado más vidas y ha sometido y esclavizado a más hombres [me da que la cuenta está ampliamente a favor de los de aquí, aunque un solo muerto por cuestiones de religión ya desmerece que exista un dios].
Por otro lado, explicar que este blog sólo admite comentarios que antes haya leído yo, porque es mi espacio y me apetece que así sea, independientemente de lo que quiera considerar cada uno [porque, entre otras cosas, no escribo para que me conteste nadie, sino para dejar mis impresiones a la vista de quien las quiera leer. En otro caso, habría creado un foro de discusión, pero no van por ahí las cosas].
(18:31 horas) Es curioso cómo se han multiplicado las visitas a mi diario desde que se me ocurrió citar el nombre de JAM. Está visto que el mejor link en estos tiempos es citar en tu página a personaje…

Si no piensas como yo pienso... por lo menos piensas.

A raíz de lo sucedido los últimos días con la obra de JAM Montoya, quiero detenerme hoy en el hecho artístico basado en iconografías del exceso, de las que tenemos claros ejemplos en artistas de calado de todas las épocas [véanse, como inicio de búsqueda curiosa, las presentaciones de carácter obsceno, erótico o pornográfico en muchos canecillos de iglesias románicas, como, por ejemplo, San Pedro de Cervatos o San Martín de Frómista, que son principio y final de interesantes rutas turísticas muy utilizadas por peregrinos del Camino de Santiago y miles de curiosos sin intención religiosa… Rutas recomendadas y apoyadas por instituciones nada sospechosas de ser de izquierda]. Muchas son las imágenes de masturbadores [recuerdo ahora una muy interesante frente a la fachada de la Universidad de Salamanca, en la placita que tiene a Fray Luis como centro], símbolos fálicos, bestialismo, actos sexuales en las más complicadas posiciones… todos en los templos cristianos o en edicificios anejos a…

La política es un acto perplejo.

Me produce indignación la consideración que tiene del ciudadano el político de hoy, especialmente el político de derechas, una consideración cruel que le lleva a actuar como un pastor de ganado. Cada una de las reses [nosotros] está determinada por un pasado, por un presente y por un egoísmo [podría haberlo llamado futuro, pero cuadra mucho mejor el término “egoísmo”], y el político sintetiza y aúna corrientes de opinión que rocen [arañen] de una forma común al rebaño que pastorea. Así, trabaja con ideas simples [absolutamente contradictoras con el complejo armatoste que es la sociedad], con agresiones directas, con proposiciones maniqueas y con símbolos reconocibles y muy marcados [banderas comunes, himnos, lazos…]. Tal rol de simplezas, que por sí solas producen sonrisa lánguida, encierran una terrible realidad de perversión y mentira que es capaz de enfrentar a familias, amigos y compañeros de trabajo.
A ello [a esta perversión] se une la poca o nula capacidad que viene siendo norma…

¿Por qué los conflictos se arreglan con mano izquierda?

¿Y después de la manifestación…? Pues elecciones cuando lleguen… y hasta que lleguen, aguantar el tirón de esta nueva unión por la derecha [siempre se une la derecha a base de utilizaciones miserables de asuntos rocosos, que allí había desde guerrilleros de Cristo Rey hasta carlistas, que de ambas ramas se han publicado fotos en prensa nacional].
Lo mejor de esto sería que también se uniese la izquierda –que somos más–, lo que le daría un golpe fuerte en el hígado a los peperos… pero ahí la cosa está mucho más chunga, ya que la izquierda es dispersa por definición y cainita por experiencia.
En todo caso, sí que me molesta que no se tome en consideración, en este estado de las cosas, el radicalizar la acción de gobierno y darle al país siete u ocho meses de un verdadero gobierno de izquierda, sin pensar en votos, en rentabilidad política o en espacio de centro… Quien se atreviera a esto –haciéndolo con seriedad– sería modelo de futuro.
¿No estamos donde estamos?, pues por qué no hacemos l…

Todos somos honestos, pero algunos aprovechan mejor su honestidad.

Ser honesto no significa ser perfecto, ni tonto de puro bueno, sino razonable y justo. El problema es que existen mil formas de honestidad y no todas son compatibles. Hay una honestidad humanista –no sé si está bien apellidada del todo– que afecta al hombre como centro del mundo, una honestidad hacia la naturaleza [en la que se puede integrar al hombre junto a los demás seres vivos o no], una honestidad cultural, otra literaria, otra poética… una honestidad profesional y otra religiosa… una honestidad moral y otra política… miles de formas que se solapan, se entrecruzan, se abrazan y se enfrentan.
¿Es más honesto, entonces, quien superpone cierto tipo de honestidad a otra? El asunto es tan fácil y tan complicado como que cada hombre lucha con una honestidad individual y otra colectiva.
Así, por ejemplo, no es perverso el que por razón y justicia busca que los hombres se igualen por arriba, a pesar de que ello suponga cierto dolor en el medio natural… Del mismo modo no es perverso el que…

Todo árbitro es arbitrario por definición.

* Esta imagen fue tomada ayer en Madrid por mi colega Victorino G. [© Victorino G.]
¿No ganó el Madrid o empató el Barça? Árbitros hay para todo y para todos, también para las manifestaciones… y siempre están comprados. Ayer leí las entradas por internet de los principales periódicos nacionales justo diez minutos después de la intervención del zorolo Rajoy y me sorprendió gratamente ver cómo “El Mundo” era el único periódico que, además de dar el número de manifestantes indicados por el gobierno y la Comunidad de Madrid, aportaba una cifra de estimación propia. La cifra era de 260.000 manifestantes, bastante menor que las dos cifras oficiales.
Ya entrada la noche, volví a hacer un repaso múltiple del noticiero sobre este evento y me encontré con que en el artículo de “El Mundo” ya no existía esa línea, la de su estimación de manifestantes, aunque sí permanecía el resto del artículo.
Mi primera impresión, la de la tarde, que era de sorpresa total, se tornó en un “esto ya es normal” cuando…