Ir al contenido principal

Si no piensas como yo pienso... por lo menos piensas.

A raíz de lo sucedido los últimos días con la obra de JAM Montoya, quiero detenerme hoy en el hecho artístico basado en iconografías del exceso, de las que tenemos claros ejemplos en artistas de calado de todas las épocas [véanse, como inicio de búsqueda curiosa, las presentaciones de carácter obsceno, erótico o pornográfico en muchos canecillos de iglesias románicas, como, por ejemplo, San Pedro de Cervatos o San Martín de Frómista, que son principio y final de interesantes rutas turísticas muy utilizadas por peregrinos del Camino de Santiago y miles de curiosos sin intención religiosa… Rutas recomendadas y apoyadas por instituciones nada sospechosas de ser de izquierda]. Muchas son las imágenes de masturbadores [recuerdo ahora una muy interesante frente a la fachada de la Universidad de Salamanca, en la placita que tiene a Fray Luis como centro], símbolos fálicos, bestialismo, actos sexuales en las más complicadas posiciones… todos en los templos cristianos o en edicificios anejos a ellos.
De Iconografía

También es muy curiosa la presentación erótica del martirio en la historia del arte, con infinitas muestras expuestas en iglesias sin sonrojo alguno y sin llevarse las manos a la cabeza [que sería lo normal en cualquier caso].
Las creaciones de JAM son, sin entrar en aspectos de valor, una oferta más a sumar en la interpretación que el arte hace del mundo y de la historia, una oferta, eso sí, arriesgada y desinhibida.
De entre toda su obra, el crítico “con interés político” sólo se queda con lo explícito y descarnado, con el detalle frío de un sexo erecto colocado sobre un icono del pensamiento y el espiritualismo humanos, y creo que se equivocan con esa mirada espuria e interesada, pues “Sanctorum” es una crítica estética, mordaz e inteligente a todo un sistema de usos y abusos, dominio y sometimiento que viene durando la friolera de veintiún siglos.
Desde mi punto de vista hay una imagen de JAM que lo resume todo, la mejor, la que supera a todas las demás [una imagen en la que no han caído aún ni los políticos de presa ni los periodistas que los alimentan con sus aspavientos]. Esa imagen lleva por título “Corazón ardiente” y contiene, sin duda, la más feroz crítica que yo conozca que se ha hecho al cristianismo, y es una imagen sin falos, sin desnudo, sin el artilugio erótico.
En todo caso, creo que no sirve el “simplismo” absurdo de los políticos como base de descalificación de una presentación creativa, porque lo que ellos sienten no tiene por qué ser más valioso que lo yo siento… y viceversa [que no es ni más ni menos que una de las proposiciones que intervienen de manera decisiva en una pretendida definición de “Arte”].
JAM expresa su sentimiento de forma cruda y agresiva, y lo hace dominando perfectamente una técnica tan noble como la de la expresión fotográfica. Sus propuestas encierran un mensaje de clara interpretación y una crítica al sistema [no todas las obras creativas cuentan con ambos aspectos, el de un mensaje y una crítica], y seguro que en todo ello influye una experiencia previa del artista que le ha motivado a correr por ese difícil camino.
Miren, insisto, la obra “Corazón ardiente” y piensen si eso es la “bazofia” con que se ha calificado la obra de JAM o es algo más, mucho más.
No sé.
De Tontopoemas ©...


* "Avec le temps" Jane Birkin.

Comentarios

  1. Me gustaría que aplicara su visión particular del tema religioso, al Islam.

    :)

    a que no lo hará?...

    ResponderEliminar
  2. vaya, un propietario de blog como tu, tan abierto de mentes, y tienes que revisar antes de ser publicado los comentarios.

    Porque me temìa que iba a resultar asi... casualidad?


    saludos

    ResponderEliminar
  3. Mis respetos, Luis, a ti y a tu opinión sobre mi.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…