Ir al contenido principal

Si no piensas como yo pienso... por lo menos piensas.

A raíz de lo sucedido los últimos días con la obra de JAM Montoya, quiero detenerme hoy en el hecho artístico basado en iconografías del exceso, de las que tenemos claros ejemplos en artistas de calado de todas las épocas [véanse, como inicio de búsqueda curiosa, las presentaciones de carácter obsceno, erótico o pornográfico en muchos canecillos de iglesias románicas, como, por ejemplo, San Pedro de Cervatos o San Martín de Frómista, que son principio y final de interesantes rutas turísticas muy utilizadas por peregrinos del Camino de Santiago y miles de curiosos sin intención religiosa… Rutas recomendadas y apoyadas por instituciones nada sospechosas de ser de izquierda]. Muchas son las imágenes de masturbadores [recuerdo ahora una muy interesante frente a la fachada de la Universidad de Salamanca, en la placita que tiene a Fray Luis como centro], símbolos fálicos, bestialismo, actos sexuales en las más complicadas posiciones… todos en los templos cristianos o en edicificios anejos a ellos.
De Iconografía

También es muy curiosa la presentación erótica del martirio en la historia del arte, con infinitas muestras expuestas en iglesias sin sonrojo alguno y sin llevarse las manos a la cabeza [que sería lo normal en cualquier caso].
Las creaciones de JAM son, sin entrar en aspectos de valor, una oferta más a sumar en la interpretación que el arte hace del mundo y de la historia, una oferta, eso sí, arriesgada y desinhibida.
De entre toda su obra, el crítico “con interés político” sólo se queda con lo explícito y descarnado, con el detalle frío de un sexo erecto colocado sobre un icono del pensamiento y el espiritualismo humanos, y creo que se equivocan con esa mirada espuria e interesada, pues “Sanctorum” es una crítica estética, mordaz e inteligente a todo un sistema de usos y abusos, dominio y sometimiento que viene durando la friolera de veintiún siglos.
Desde mi punto de vista hay una imagen de JAM que lo resume todo, la mejor, la que supera a todas las demás [una imagen en la que no han caído aún ni los políticos de presa ni los periodistas que los alimentan con sus aspavientos]. Esa imagen lleva por título “Corazón ardiente” y contiene, sin duda, la más feroz crítica que yo conozca que se ha hecho al cristianismo, y es una imagen sin falos, sin desnudo, sin el artilugio erótico.
En todo caso, creo que no sirve el “simplismo” absurdo de los políticos como base de descalificación de una presentación creativa, porque lo que ellos sienten no tiene por qué ser más valioso que lo yo siento… y viceversa [que no es ni más ni menos que una de las proposiciones que intervienen de manera decisiva en una pretendida definición de “Arte”].
JAM expresa su sentimiento de forma cruda y agresiva, y lo hace dominando perfectamente una técnica tan noble como la de la expresión fotográfica. Sus propuestas encierran un mensaje de clara interpretación y una crítica al sistema [no todas las obras creativas cuentan con ambos aspectos, el de un mensaje y una crítica], y seguro que en todo ello influye una experiencia previa del artista que le ha motivado a correr por ese difícil camino.
Miren, insisto, la obra “Corazón ardiente” y piensen si eso es la “bazofia” con que se ha calificado la obra de JAM o es algo más, mucho más.
No sé.
De Tontopoemas ©...


* "Avec le temps" Jane Birkin.

Comentarios

  1. Me gustaría que aplicara su visión particular del tema religioso, al Islam.

    :)

    a que no lo hará?...

    ResponderEliminar
  2. vaya, un propietario de blog como tu, tan abierto de mentes, y tienes que revisar antes de ser publicado los comentarios.

    Porque me temìa que iba a resultar asi... casualidad?


    saludos

    ResponderEliminar
  3. Mis respetos, Luis, a ti y a tu opinión sobre mi.

    Gracias.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …