Ir al contenido principal

La política es un acto perplejo.

Me produce indignación la consideración que tiene del ciudadano el político de hoy, especialmente el político de derechas, una consideración cruel que le lleva a actuar como un pastor de ganado. Cada una de las reses [nosotros] está determinada por un pasado, por un presente y por un egoísmo [podría haberlo llamado futuro, pero cuadra mucho mejor el término “egoísmo”], y el político sintetiza y aúna corrientes de opinión que rocen [arañen] de una forma común al rebaño que pastorea. Así, trabaja con ideas simples [absolutamente contradictoras con el complejo armatoste que es la sociedad], con agresiones directas, con proposiciones maniqueas y con símbolos reconocibles y muy marcados [banderas comunes, himnos, lazos…]. Tal rol de simplezas, que por sí solas producen sonrisa lánguida, encierran una terrible realidad de perversión y mentira que es capaz de enfrentar a familias, amigos y compañeros de trabajo.
A ello [a esta perversión] se une la poca o nula capacidad que viene siendo norma en las últimas camadas de hombres públicos: tipos mediocres que jamás han vibrado en la cuerda de la producción, sino que han hecho carrera del favor y la prebenda, del saqueo y de la comisión, del pisar al cercano para ocupar un puesto de poder… Tipos de los que conocemos con detalle su ascenso patrimonial, sus inversiones magras, su bolsillo lleno, sus fraudes… todo ganado [robado] en política… pero cegados por sus simplezas y por sus zafios discursos dejamos en el oscuro olvido todas las faltas y los hurtos sociales que adornan sus currículos.
Parece mentira que para medio país un hijo de la gran puta con una bandera en la mano deje de serlo, un ladrón a manos llenas fingiendo emoción ante el sonido de un himno deje de serlo, un auténtico tonto de baba con un lazo en el pecho deje de serlo.
Me encantaría conocer los mecanismos que llevan a colocar esa simplista venda en los ojos de tanta gente a la vez.
¿Democracia? ¡¡¡Demohostias!!!
Es preclaro que el alma del sistema, que deberían ser los partidos políticos justo detrás del ciudadano, está podrida desde sus bases [aquí no se salva nadie], pues no se nos niega a ninguno, ya que no se puede negar la mayor, que las elecciones internas en los partidos [tanto para sus ejecutivas como para sus candidaturas] responden a un proceso arbitrario en el que priman promesas [de cargos, sueldos, trabajos, liberaciones, ascensos…] cuando no amenazas. Luego todo se viste de votación y consenso, de valor democrático y risas públicas. Se vende al ciudadano la realización de concienzudas comisiones de listas [a veces, la mayoría, los elegidos son juez y parte], de duros debates internos de carácter ideológico [algo que ya no existe porque la ideología se ha extinguido… la han extinguido ellos] y se arbitra, eso sí, un sistema de agresión al contrario basado en la antedicha utilización de símbolos y mensajes llenos de simpleza presuponiendo la nula capacidad del ciudadano.
Y nosotros, los hombres de la calle, tenemos que jugárnosla por cojones a darles el poder para que lo abusen y nos abusen, porque negarse a dárselo es dárselo también.
En tal estado de las cosas, sólo nos queda gritarles en público que no somos imbéciles, que no somos ganado, que sabemos exactamente de qué van y lo que buscan, que conocemos sus pagas mensuales, sus turbios negocios, sus crasas jubilaciones… es cierto que a unos más que a otros, mucho más.
¿Por qué no hacen un gesto para llegarnos mejor? ¿Por qué no renuncian a todo lo que sobrepase los ingresos y posesiones de un ciudadano medio [no de clase media, que esa es otra jodida historia]? ¿Por qué no arbitran y normalizan que la política no es un trabajo y que de ella no se puede salir rico, alto pensionista ni bien colocado? ¿Por qué no explican lo que se debe hacer y se va a intentar hacer en vez de cómo hacer mejor sangre y daño al de enfrente?
Servir a la sociedad es noble, pero parece que ese tipo de servicio está perdido en algún estrato del Pleistoceno, porque hacer política hoy es sinónimo de servirse de la sociedad [y bien servidos].
¿Qué gana un eurodiputado, un diputado del Congreso, un senador, un representante autonómico, un diputado provincial, un alcalde, un concejal liberado [o pseudoliberado]…? ¿Qué derechos pasivos adquieren con su representación pública? ¿Cuál es el trabajo productivo de cada uno de ellos? ¿Quién paga cuando se equivocan sin querer o queriendo? ¿Cómo se controla su actividad privada [si es que se controla]? ¿Por qué no se les obliga a devolver lo que por valoración exceda a las ganancias estimadas en su periodo de representación pública? ¿Por qué muchos cargos políticos cobran su paga política [con gastos de representación, dietas y kilometraje] y también los correspondientes sueldos de sus trabajos [sean de la Administración Pública o de la empresa privada] si sólo la representación política ya les agota su tiempo “productivo”?
Jo.
De Tontopoemas ©...


* Garota de Ipanema. Joao Gilberto y Caetano Veloso

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…