Ir al contenido principal

La política es un acto perplejo.

Me produce indignación la consideración que tiene del ciudadano el político de hoy, especialmente el político de derechas, una consideración cruel que le lleva a actuar como un pastor de ganado. Cada una de las reses [nosotros] está determinada por un pasado, por un presente y por un egoísmo [podría haberlo llamado futuro, pero cuadra mucho mejor el término “egoísmo”], y el político sintetiza y aúna corrientes de opinión que rocen [arañen] de una forma común al rebaño que pastorea. Así, trabaja con ideas simples [absolutamente contradictoras con el complejo armatoste que es la sociedad], con agresiones directas, con proposiciones maniqueas y con símbolos reconocibles y muy marcados [banderas comunes, himnos, lazos…]. Tal rol de simplezas, que por sí solas producen sonrisa lánguida, encierran una terrible realidad de perversión y mentira que es capaz de enfrentar a familias, amigos y compañeros de trabajo.
A ello [a esta perversión] se une la poca o nula capacidad que viene siendo norma en las últimas camadas de hombres públicos: tipos mediocres que jamás han vibrado en la cuerda de la producción, sino que han hecho carrera del favor y la prebenda, del saqueo y de la comisión, del pisar al cercano para ocupar un puesto de poder… Tipos de los que conocemos con detalle su ascenso patrimonial, sus inversiones magras, su bolsillo lleno, sus fraudes… todo ganado [robado] en política… pero cegados por sus simplezas y por sus zafios discursos dejamos en el oscuro olvido todas las faltas y los hurtos sociales que adornan sus currículos.
Parece mentira que para medio país un hijo de la gran puta con una bandera en la mano deje de serlo, un ladrón a manos llenas fingiendo emoción ante el sonido de un himno deje de serlo, un auténtico tonto de baba con un lazo en el pecho deje de serlo.
Me encantaría conocer los mecanismos que llevan a colocar esa simplista venda en los ojos de tanta gente a la vez.
¿Democracia? ¡¡¡Demohostias!!!
Es preclaro que el alma del sistema, que deberían ser los partidos políticos justo detrás del ciudadano, está podrida desde sus bases [aquí no se salva nadie], pues no se nos niega a ninguno, ya que no se puede negar la mayor, que las elecciones internas en los partidos [tanto para sus ejecutivas como para sus candidaturas] responden a un proceso arbitrario en el que priman promesas [de cargos, sueldos, trabajos, liberaciones, ascensos…] cuando no amenazas. Luego todo se viste de votación y consenso, de valor democrático y risas públicas. Se vende al ciudadano la realización de concienzudas comisiones de listas [a veces, la mayoría, los elegidos son juez y parte], de duros debates internos de carácter ideológico [algo que ya no existe porque la ideología se ha extinguido… la han extinguido ellos] y se arbitra, eso sí, un sistema de agresión al contrario basado en la antedicha utilización de símbolos y mensajes llenos de simpleza presuponiendo la nula capacidad del ciudadano.
Y nosotros, los hombres de la calle, tenemos que jugárnosla por cojones a darles el poder para que lo abusen y nos abusen, porque negarse a dárselo es dárselo también.
En tal estado de las cosas, sólo nos queda gritarles en público que no somos imbéciles, que no somos ganado, que sabemos exactamente de qué van y lo que buscan, que conocemos sus pagas mensuales, sus turbios negocios, sus crasas jubilaciones… es cierto que a unos más que a otros, mucho más.
¿Por qué no hacen un gesto para llegarnos mejor? ¿Por qué no renuncian a todo lo que sobrepase los ingresos y posesiones de un ciudadano medio [no de clase media, que esa es otra jodida historia]? ¿Por qué no arbitran y normalizan que la política no es un trabajo y que de ella no se puede salir rico, alto pensionista ni bien colocado? ¿Por qué no explican lo que se debe hacer y se va a intentar hacer en vez de cómo hacer mejor sangre y daño al de enfrente?
Servir a la sociedad es noble, pero parece que ese tipo de servicio está perdido en algún estrato del Pleistoceno, porque hacer política hoy es sinónimo de servirse de la sociedad [y bien servidos].
¿Qué gana un eurodiputado, un diputado del Congreso, un senador, un representante autonómico, un diputado provincial, un alcalde, un concejal liberado [o pseudoliberado]…? ¿Qué derechos pasivos adquieren con su representación pública? ¿Cuál es el trabajo productivo de cada uno de ellos? ¿Quién paga cuando se equivocan sin querer o queriendo? ¿Cómo se controla su actividad privada [si es que se controla]? ¿Por qué no se les obliga a devolver lo que por valoración exceda a las ganancias estimadas en su periodo de representación pública? ¿Por qué muchos cargos políticos cobran su paga política [con gastos de representación, dietas y kilometraje] y también los correspondientes sueldos de sus trabajos [sean de la Administración Pública o de la empresa privada] si sólo la representación política ya les agota su tiempo “productivo”?
Jo.
De Tontopoemas ©...


* Garota de Ipanema. Joao Gilberto y Caetano Veloso

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …