Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de julio 17, 2011

Se fue Amy... qué putada.

Tengo un dibujo original de Farruco Sesto... ¡qué pasada!

Mi amigo José Luis Rodríguez Antúnez me trajo de uno de sus viajes a Venezuela el libro “Con la cabeza en otra parte”, de Farruco Sesto, y como por arte de magia se abrió para mí un mundo nuevo y onírico de líneas jugando a crear paraísos, pues de sus páginas salían las más hermosas imágenes [verdaderas metáforas de línea] que haya visto jamás... y se me vino una fiebre latina que se acentuó con la viva impresión física y estética que quedó de mi viaje a Perú [todo un viaje iniciático mezclado con el viaje real]... Pues hace unos veinte días que mi amigo Antúnez viajó de nuevo a Venezuela, y esta vez lo hacía para reunirse nada menos que con Farruco Sesto [actual Ministro de Vivienda de Venezuela], al que le llevó algunos libros míos y una pequeña pinturita como homenaje y agradecimiento a todo ese mundo nuevo que me había puesto en los ojos... y llega hoy de su viaje con una carpetita que contiene dos hermosos dibujos que incluyen el mío en una viñeta que se ve hermosamente rodeada po…

Restos del naufragio azulete del finde

El escocés apareció por allí vestido de Mambrú y con una bolinga que conseguía romper todas las barreras idiomáticas, así que lo adoptamos y le dimos canchita, que el jodío se parecía a mi amigo Joselín, pero con falda... mientras, las chicas de la barra bailaban una suerte de ballet coral y el cámara local se quedaba con ellas para sacarlas cimbreándose en las dos pantallonas del recinto... fue entonces cuando el jodido escocés decidió casar a mi hermana y a mi cuñao por el rito de su clan, y se puso a cantar en gaélico escocés como un cuarto de hora para terminar gritando como un poseso “que se joda Inglaterra”, pero en inglés... fue entonces cuando se agotó mi copa y fui a pedir otra a la barra, pero me crucé con el fruterito Carril, que estaba cariñoso, y se empeñó en presentarme a todos sus colegas [a los que conozco de siempre, pero él se empeñó en presentármelos y en que nos abrazásemos todos]... cuando pensé que me había librado del grupillo, ¡zas!, otra vez el fruterito resal…

Yo quiero ser Lucky Peterson, pero sin tripona cervecera.

Ya se me venía notando el perjudique desde primera hora de la mañana, que la edad no es de muchas farándulas, pero ya solo era un día el que quedaba para completar mi álbum postsanfermino bluesero/bejarano y no era cuestión de dejarlo huerfanito de los últimos cromos, pobre... habría que dar el último tirón y sacrificarse a volver a oír buen blues, a abarazar amigos con y sin bolinga, a poner la miradita lúbrica o de carnero degollao –siempre en función de lo mirado–, a libar los últimos alcoholes y a fumar lo que Dios quisiera poner en mis labios adictos y policarbonatos... así que cargué las baterías de mi Nikon (toda una rareza en la historia fotera de BluesBéjar, que aquí solo vienen cannonistas chuleras con chupas Harley que tienen flickr con derechos cerrados, zona vip de preescenario y patente de corso para retratar a los artistas en acción), las encastré en el grip y monté el 80-400 mm de las causas nobles... y al lío. Subí a eso de las nueve (p.m.) a la plaza de toros bejarana…