Ir al contenido principal

Yo quiero ser Lucky Peterson, pero sin tripona cervecera.

El magnífico e incomparable Lucky Peterson

Ya se me venía notando el perjudique desde primera hora de la mañana, que la edad no es de muchas farándulas, pero ya solo era un día el que quedaba para completar mi álbum postsanfermino bluesero/bejarano y no era cuestión de dejarlo huerfanito de los últimos cromos, pobre... habría que dar el último tirón y sacrificarse a volver a oír buen blues, a abarazar amigos con y sin bolinga, a poner la miradita lúbrica o de carnero degollao –siempre en función de lo mirado–, a libar los últimos alcoholes y a fumar lo que Dios quisiera poner en mis labios adictos y policarbonatos... así que cargué las baterías de mi Nikon (toda una rareza en la historia fotera de BluesBéjar, que aquí solo vienen cannonistas chuleras con chupas Harley que tienen flickr con derechos cerrados, zona vip de preescenario y patente de corso para retratar a los artistas en acción), las encastré en el grip y monté el 80-400 mm de las causas nobles... y al lío.
Subí a eso de las nueve (p.m.) a la plaza de toros bejarana y me pedí el primer cacharro con bocata para hacer cama en el estómago (que ya me lo aconsejaba mi abuela siempre que salía de adolescente)... y se hizo de pronto una de esas magias inesperadas que le terminan dando cierto sentido a la vida... ocho tipos desastrados como quince emes entraron en el coso con sus instrumentos charangueros armando gresca... se hizo corro y comenzaron a pirulear... ¡divinos!, coño, desde los trompetas hasta el de la tuba, que también había, todo trufado con una suerte de cantante mohicanoflou (Al Varone) que cantaba con una voz gastada que me llevó de pronto al país de la maravillas, el del “Gne Gne” de Nicola Conte... empezábamos bien y compré disco (recomiendo encarecidamente los temas “Buona sera Angelina zoma zoma” y “Nicoleta”).
Y a medioanochecer se arrancó Joe Louis Walker con un blues potente y elegantísimo [mi negrito Youssouph, que siempre lo tiene claro, me dijo: “si es negro, papá, seguro que es bueno, te lo juro”] que tenía como segunda pata la guitarra del africano Amar Sundy, un viejo conocido de los diletantes blueseros bejaranos... impecable la puesta en escena y el sonido, hasta el punto de que me quedó la sensación de que estaba asistiendo al mejor concierto del festival, y se lo dije a Miguelón. que me espetó a la cara un “¡Ay!, tonto” que me dejó entre perplejito y curiosón.
Pausa ponderativa para hacer caja en barra, risas cansadas con los colegas, muchos “haznos una foto, tío”, bebedizos en vasoplástico, cigarreo y charla pirula... y llegó el maravilloso “¡Ay!, tonto” que predijo Miguel...
Salió una remake de Eddy Murphy cuando lo disfrazan de gordo en las pelis yankiletas, dio dos gritos desaforados al personal –que nos cimbreó en una carcajada general y unánime–, se sentó frente a un viejo órgano de madera, dio otro grito desaforado, hizo una serie de gestos verdaderamente cómicos y se arrancó con el tema más maravilloso que he escuchado desde que Skeeter Brandon hizo “Georgia” en Béjar un año antes de morirse –qué putada, coño, que los buenos también se mueran–... fue entonces cuando me dije que ya, que ya, que ya estaba siendo testigo del cénit de este festival... “Ay, tonto”... pero el perico, que se llama el cabronazo Lucky Peterson, se levantó del taburetín que le unía al órgano vejete, pilló una guitarra y se arrancó con una miscelánea de cuerda que dejó a plaza enterita con la boca abierta... y no contento con ello, se bajó a la arena y siguió tocando como un poseso entre la gente hasta llegar al punto más alejado de donde estaba el escenario, se sentó mientras seguía tocando y fue haciendo cada vez más suave su interpretación hasta que sonó la voz de una chica... “Ay, tonto”... era Tamara Peterson, una belleza con la voz precisa para responder y acompañar a Lucky... y comenzó el verdadero espectáculo [mi negro volvió a machacarme con su fijación... “si es negro, papá, seguro que es bueno, te lo juro”... y me lo pasé como nunca, bailando una mezcla entre sardana y charleston –que soy patoso y los bailes me salen rizados y fuera de todo ritmo que suene– mientras la Nikon, que la llevaba colgada como un castiguito, me daba golpes en la boca del estómago para hacerme sentir como un rival bailongo del mítico Jack Johnson.
Luego ya todo me dio absolutamente igual... los Blues Pistol, Santi Campillo, Greg Izor y todos los blueseros ibéricos reunidos... Lucky los anuló, los dejó jodidamente silenciados con su brillo, sus gestos, su electricidad y su camisa de rayas por fuera y con gemelos... lo siento por ellos, de verdad, pero ya no hubo opción.
Agotado, a eso de las cinco y media de la madrugada, con la trajeta flahs de mi cámara llenita hasta la bola de imágenes, cogí las de Villadiego y busqué cama.
Parece mentira que cada año me gusten las propuestas de Miguel más que el anterior, pero solo parece mentira.
“Ay, tonto”...


Joe Louis Walker

Murali Coryel






Lucky Peterson













Tamara Peterson






Santi Campillo

Voz de Blues Pistol


Blues Ibérico Jam




Al Varone de La Brassa Band













Entrega de premios La Alquitara a la mejor labor por el blues.


























Comentarios

  1. Pues tú dirás lo que quieras, pero yo a los señores panzudos les tengo un gran respeto.

    Auténticas fotazas.

    ResponderEliminar
  2. Qué barbaridad, qué barbaridad, qué barbaridad, qué barbaridad. Eso lo óptico, el tsunami sublime de fotos. En lo otro, en lo del título, amigo Luis, yo me apunto a Lucky con panza incluída. Ya la tengo y no sé montar una nota con otra. Escuchar, en cambio, disfrutar, digo, se me da de maravilla. Un abrazo, hombre. Eres un genio en lo tuyo.

    ResponderEliminar
  3. No se puede prometer nada...dije que este año no me perdería ni un día, y no pude estar....¡envidia me das!....por lo menos queda el consuelo de tus fotos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …