Ir al contenido principal

Restos del naufragio azulete del finde



El escocés apareció por allí vestido de Mambrú y con una bolinga que conseguía romper todas las barreras idiomáticas, así que lo adoptamos y le dimos canchita, que el jodío se parecía a mi amigo Joselín, pero con falda... mientras, las chicas de la barra bailaban una suerte de ballet coral y el cámara local se quedaba con ellas para sacarlas cimbreándose en las dos pantallonas del recinto... fue entonces cuando el jodido escocés decidió casar a mi hermana y a mi cuñao por el rito de su clan, y se puso a cantar en gaélico escocés como un cuarto de hora para terminar gritando como un poseso “que se joda Inglaterra”, pero en inglés... fue entonces cuando se agotó mi copa y fui a pedir otra a la barra, pero me crucé con el fruterito Carril, que estaba cariñoso, y se empeñó en presentarme a todos sus colegas [a los que conozco de siempre, pero él se empeñó en presentármelos y en que nos abrazásemos todos]... cuando pensé que me había librado del grupillo, ¡zas!, otra vez el fruterito resalao me enganchó y me pidió que hiciese una foto del grupo. La hice. Y pude pillar mi nueva copita de Ron/Coke mientras una moza me seguía, mirando el objetivo de mi cámara [que llama la atención, no lo niego]... la saludé por educación, pues me da corte que me miren con descaro sin entablar conversación... y la moza inició un test alucinante: “¿Es un 200?”... “Un 400 óptico”... “¿Y a cuánto llega en digital?”... “Hasta 650”... “¿Tiene estabilizador?”... “Sí”... “¿Y pesa...?”... “Un kilo ochocientos aproximadamente”... “¿Estás contento con él?”... “Mucho, me da unas prestaciones excelentes”... “¿Para qué medio trabajas?”... “Para ninguno, aunque ahora estoy haciendo unas tomas para Enclave”... “Ahá... ¿y te llamas...?”... “Felipe, Felipe Comendador”... “¿Tienes web personal?”... “Sí, claro”... “Pues te buscaré en internet”... y se largó sin siquiera decir adiós... y que volví al grupo de la boda escocesa y el Mambrú andaba bailando con una mano atrás de la forma más cómica que he visto en mi vida, mientras los colegas hacían intentos de fotografiarle por debajo de la falda entre risas... estaba bien la esquina que pillamos para hacer noche bluesera... entonces salió al escenario Tamara Peterson y mi You dijo: “Así va a ser mi Aisha, así”, mientras servía bocatas de lomo y de tortilla española en la barra bocatera...
Para descansar de las risas, me fui al otro extremo de la barra, y allí estaban José “El Torero”, sentado en una silla de plástico como doña Rogelia, y Luisito Fu discutiendo con los guardas jurados por no sé que historia sobre el orinar en las barreras de la plaza de toros... y tiramos juntos hasta que acabó la noche bluesera y hasta nos tomamos la última para celebrarlo... fue entonces cuando se arrimó el nikonista pirulí y comenzó a hacer su campaña Nikon con dos vasos de cerveza, uno en cada mano... “Aquí todos son de Canon, joder, todos, coño... que parecen tontos con sus objetivos blanquitos y sus posecitas Alix... ya quisieran ellos ser como ese tío... son una plaga los jodidos canonistas, amigo...”... y entonces llegó Javi “El Calvo” para decirme que quería presentarme a su hermano mayor, así que me fui con él dejando a mi Luisito Fu acodadito a la barra terminal... y el hermano era salao de cojones, un tipo simpático y afable... nos hicimos unas fotos juntos (que estarán en la cámara del colega Santi Nieto) y el tipo se deshizo en afecto... “tienes que venir a Madrid, Felipe, a verme a Madrid, que vas a flipar, que te voy a enseñar la fábrica de Danone enterita, todo el proceso de elaboración de los yogures, ya verás... te vienes, te invito a comer cordero en un sitio fabuloso, vemos lo de los yogures y pasamos el día juntos... es una pasada,de verdad... si quieres te vienes con mi hermano, coño...”... y el tipo volvía a la invitación una y otra vez como para asegurarse de que no me iba a olvidar... y que nos despedimos con un abrazote y llegó mi Felipe a pedir socorro porque un bolinga estaba detrás de la niña desde hacía una hora y no la dejaba trabajar, así que a por el bolinga... cuando le vi, andaba detrás de mi moza babeando y diciéndole sandeces a la niña, así que le dije que parase un poquito y que dejase a la criatura trabajar tranquila... y el tipo solo decía... “aunque seas su padre, tío, me gusta mucho, muuuuchoooo, tío, de verdad, perdóname, pero me gusta muuuuchooooo”... y no había manera de que parase (y mira que tenía cara de buena gente), así que recurrí al la solución “novio”, que es muy socorrida... “mira, periquito, me caes de puta madre y estás bastante perjudicadito, así que para, que anda por ahí el novio de la niña, que me saca la cabeza y tiene muy mala hostia y cuerpo de gimnasio”... y el tipo miró a todos lados y me dijo, apuntando a un tipo grandón que estaba como a treinta metros... “¿No será el forzudo ese de lo verde?”... “Coño, acertaste a la primera”, le dije mintiendo descaradamente... “Hostia, colega, pues ya he tenido un asunto con él esta noche, así que me abro”... y hasta me dio las gracias por el aviso mientras salía por piernas al exterior de la plaza de toros.
Y así acabé mi noche, haciendo de padre y con más sueño que el tipo aquel de “El baile de los malditos”. Por cierto, tengo curiosidad por cómo acabó la noche del Mambrú con faldita de cuadros, quizás ni lo sepa él.




Mi hermanucha con Raimundo Amador

Imagen anual bluesera... este año se incorpora por primera vez mi hijo Felipe.


Mario y You Con Tamara Peterson

You y Auxi con L. Peterson

Mª Ángeles con Santi Campillo, al que admira desde hace tiempo.

Mambrú en uno de sus arrebatos escoceses

Ultima hora... con Javi, Luisito Fu y Manuel... qué cansaos, coño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …