Ir al contenido principal

Restos del naufragio azulete del finde



El escocés apareció por allí vestido de Mambrú y con una bolinga que conseguía romper todas las barreras idiomáticas, así que lo adoptamos y le dimos canchita, que el jodío se parecía a mi amigo Joselín, pero con falda... mientras, las chicas de la barra bailaban una suerte de ballet coral y el cámara local se quedaba con ellas para sacarlas cimbreándose en las dos pantallonas del recinto... fue entonces cuando el jodido escocés decidió casar a mi hermana y a mi cuñao por el rito de su clan, y se puso a cantar en gaélico escocés como un cuarto de hora para terminar gritando como un poseso “que se joda Inglaterra”, pero en inglés... fue entonces cuando se agotó mi copa y fui a pedir otra a la barra, pero me crucé con el fruterito Carril, que estaba cariñoso, y se empeñó en presentarme a todos sus colegas [a los que conozco de siempre, pero él se empeñó en presentármelos y en que nos abrazásemos todos]... cuando pensé que me había librado del grupillo, ¡zas!, otra vez el fruterito resalao me enganchó y me pidió que hiciese una foto del grupo. La hice. Y pude pillar mi nueva copita de Ron/Coke mientras una moza me seguía, mirando el objetivo de mi cámara [que llama la atención, no lo niego]... la saludé por educación, pues me da corte que me miren con descaro sin entablar conversación... y la moza inició un test alucinante: “¿Es un 200?”... “Un 400 óptico”... “¿Y a cuánto llega en digital?”... “Hasta 650”... “¿Tiene estabilizador?”... “Sí”... “¿Y pesa...?”... “Un kilo ochocientos aproximadamente”... “¿Estás contento con él?”... “Mucho, me da unas prestaciones excelentes”... “¿Para qué medio trabajas?”... “Para ninguno, aunque ahora estoy haciendo unas tomas para Enclave”... “Ahá... ¿y te llamas...?”... “Felipe, Felipe Comendador”... “¿Tienes web personal?”... “Sí, claro”... “Pues te buscaré en internet”... y se largó sin siquiera decir adiós... y que volví al grupo de la boda escocesa y el Mambrú andaba bailando con una mano atrás de la forma más cómica que he visto en mi vida, mientras los colegas hacían intentos de fotografiarle por debajo de la falda entre risas... estaba bien la esquina que pillamos para hacer noche bluesera... entonces salió al escenario Tamara Peterson y mi You dijo: “Así va a ser mi Aisha, así”, mientras servía bocatas de lomo y de tortilla española en la barra bocatera...
Para descansar de las risas, me fui al otro extremo de la barra, y allí estaban José “El Torero”, sentado en una silla de plástico como doña Rogelia, y Luisito Fu discutiendo con los guardas jurados por no sé que historia sobre el orinar en las barreras de la plaza de toros... y tiramos juntos hasta que acabó la noche bluesera y hasta nos tomamos la última para celebrarlo... fue entonces cuando se arrimó el nikonista pirulí y comenzó a hacer su campaña Nikon con dos vasos de cerveza, uno en cada mano... “Aquí todos son de Canon, joder, todos, coño... que parecen tontos con sus objetivos blanquitos y sus posecitas Alix... ya quisieran ellos ser como ese tío... son una plaga los jodidos canonistas, amigo...”... y entonces llegó Javi “El Calvo” para decirme que quería presentarme a su hermano mayor, así que me fui con él dejando a mi Luisito Fu acodadito a la barra terminal... y el hermano era salao de cojones, un tipo simpático y afable... nos hicimos unas fotos juntos (que estarán en la cámara del colega Santi Nieto) y el tipo se deshizo en afecto... “tienes que venir a Madrid, Felipe, a verme a Madrid, que vas a flipar, que te voy a enseñar la fábrica de Danone enterita, todo el proceso de elaboración de los yogures, ya verás... te vienes, te invito a comer cordero en un sitio fabuloso, vemos lo de los yogures y pasamos el día juntos... es una pasada,de verdad... si quieres te vienes con mi hermano, coño...”... y el tipo volvía a la invitación una y otra vez como para asegurarse de que no me iba a olvidar... y que nos despedimos con un abrazote y llegó mi Felipe a pedir socorro porque un bolinga estaba detrás de la niña desde hacía una hora y no la dejaba trabajar, así que a por el bolinga... cuando le vi, andaba detrás de mi moza babeando y diciéndole sandeces a la niña, así que le dije que parase un poquito y que dejase a la criatura trabajar tranquila... y el tipo solo decía... “aunque seas su padre, tío, me gusta mucho, muuuuchoooo, tío, de verdad, perdóname, pero me gusta muuuuchooooo”... y no había manera de que parase (y mira que tenía cara de buena gente), así que recurrí al la solución “novio”, que es muy socorrida... “mira, periquito, me caes de puta madre y estás bastante perjudicadito, así que para, que anda por ahí el novio de la niña, que me saca la cabeza y tiene muy mala hostia y cuerpo de gimnasio”... y el tipo miró a todos lados y me dijo, apuntando a un tipo grandón que estaba como a treinta metros... “¿No será el forzudo ese de lo verde?”... “Coño, acertaste a la primera”, le dije mintiendo descaradamente... “Hostia, colega, pues ya he tenido un asunto con él esta noche, así que me abro”... y hasta me dio las gracias por el aviso mientras salía por piernas al exterior de la plaza de toros.
Y así acabé mi noche, haciendo de padre y con más sueño que el tipo aquel de “El baile de los malditos”. Por cierto, tengo curiosidad por cómo acabó la noche del Mambrú con faldita de cuadros, quizás ni lo sepa él.




Mi hermanucha con Raimundo Amador

Imagen anual bluesera... este año se incorpora por primera vez mi hijo Felipe.


Mario y You Con Tamara Peterson

You y Auxi con L. Peterson

Mª Ángeles con Santi Campillo, al que admira desde hace tiempo.

Mambrú en uno de sus arrebatos escoceses

Ultima hora... con Javi, Luisito Fu y Manuel... qué cansaos, coño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Ocho días sin Mario

No sé cómo explicar que el decurso vital me sujeta al espacio que habito, que los proyectos urgentes me requieren al pie del cañón y que el trabajo de mierda que tramito a diario me impide hacer exactamente lo que debiera hacer. Cada día recibo fotos y vídeos de Mario: durmiendo, recién bañado, antes y después de la toma, tumbado como un rey con su pañal como único vestido..., y presiento a mi niño abrigado por sus padres, cuidado hasta el más mínimo detalle; pero me siento mal por no estar allí cada cinco minutos para contemplar su sueño, para asombrarme con cada uno de sus gestos o para colocar uno de mis dedos en su manita y sonreír mientras lo aprisiona levemente.
En todo caso, pienso en que sus padres ahora necesitan espacio, que nadie los moleste, y eso me calma un poquito..., y también me calma el tener muy claro que todo lo que hago también lo hago por Mario, para que algún día sepa que ser humanista es el camino correcto, que trabajar para un futuro con dignidad es un buen pl…

16 días sin Mario

Otra semana más y me deshago mirando tus mohínes por el móvil (hasta whatsapp ya me parece humano), tus sonrisas dormido tomadas con amor por esa atrapasueños que es tu madre, tus bostecitos leves, cada después del baño o la comida, algún abrir de ojos que me hace escudriñar en tu futuro e imaginar que miran a los míos para decirme fijos que son tuyos. A ratos llega gente con regalos que son fruto precioso de amistad y de afecto. Te quieren, Mario, y aún no te conocen (hoy te llegó un chupete, que me encanta, en el que se te nombra 'humanista pequeñito'). Y yo me pongo triste porque no tengo tiempo para estar a tu lado, y luego me contento imaginando todo lo que podrás ser y hacer, tus manos primorosas aprendiendo a entregar y a recibir, tus ojos ávidos dispuestos a mirar con criterio al mundo y a sus cosas, tu posibilidad aún sin estrenar... Sueño que haremos algo juntos y te sentirás grande a mi ladito, que sentirás con ímpetu las ganas de vivir y pondrás en mi frente una di…