Ir al contenido principal

"Mapa de ruta" [José Luis Morante]

Tan pronto veo el mundo descalzo como lo veo con coturnos pantorrilleros... es increíble asistir al banquete diario donde abundan el cinismo y la hipocresía, estar en la misma mesa con la tullidita que guarda puñales y con el matarife, aumenta mi confusión y me remata... pero, sobre todas las cosas, esa falta de emoción por la vida mirada como un conjunto de azares, como un latido que hay que oír y sentir.
Hace unos días fue un asunto narcisista el que puso rencor donde debieran existir abrazos por un dolor común, luego alguna lengua bífida, después un no saber estar con cordura en el tono de todos... todo eso me enciende y me enfrenta al mundo... y enfrente, la mirada tiernísima de mi hijo Guillermo, la segura amistad poblada de sonrisas y esos ‘sigamos’ nítidos de quienes te atesoran como amigo, el temprano pudor de Aisha o el simple estar sentado sin hacer nada a las tres.
Hay hombres para todo.
Y de pronto braceo como un ser de antes en el “Mapa de ruta” de José Luis Morante [su hermosa antología de versos tomados entre 1990 y 2009], y me vuelvo a encontrar con el poeta esencial, con el maestro, con el amigo nítido que en todo ajusta a fondo, con la emoción de cada uno de esos poemas que he conocido en notas, en conversaciones, en miradas... cuántos caminos juntos, cuántos fracasos, cuánto silencio injusto. Confieso que en algunos momentos me han llegado las lágrimas por esta imposibilidad hecha distancia. José Luis es, sobre cualquier otra cosa, mi amigo verdadero [el amigo de madurez, el necesario] y mi maestro siempre. Sus ojos en mis letras siempre han sido capaces y me han hecho capaz... y mis ojos en las suyas han sido siempre ojos de búsqueda y encuentros... ver sus poemas reunidos, leerlos, me hace revivir mi misma vida, pues la impronta que contienen la tengo como mía en todos los sentidos... y hacerlo con distancia me pone gatinino mientras siento la enormidad poética de este tipo especial que asume el hecho poético como acción vital de la memoria y como gesto exacto de asunción de la vida como vida.
No voy a hablar de metros ni medidas, no voy a hablar de esa delicada búsqueda de la normalidad en lo exquisito que es la obra de José Luis, porque eso es parte del oficio que se ha ganado a pulso y yo no tengo mimbres intelectuales para destramar estructuras perfectamente rematadas, no voy a hablar del conocimiento profundo del asunto poético que vive en José Luis, pero sí de esa emoción que late en cada verso, de ese aroma que acaba convirtiéndose en ambiente enrarecido o fresco al terminar de degustar cualquiera de sus poemas.. y también de esos injustos trazos del mundillo poético que lo han dejado siempre fuera de los loores que merece su obra por encima de tantos y de tantos y de tantos poetas adosados a la absurda pleitesía de los popes. José Luis es un grande, uno de esos grandes que no necesitan páginas en prensa ni alfombras tendidas a su paso, es un grande porque es generoso y poeta, amigo y poeta, hombre comprometido y poeta.
Mi mejor homenaje es deciros bien alto que el poeta Morante, el tipo del Bohodón, el profe con cartera que sonríe allá al fondo, es mi amigo del alma, mi hermano... un hombre bueno y justo... un hombre sensible, vital y necesario.
¡Enhorabuena, hermano!... tus versos son tan míos que quisiera gritarlos.

Comentarios

  1. En mis relaciones personales con Jose Luis Morante hemos tenido algunas veces un pequeño bache, pero siempre reconocere que es un excelente poeta y de los buenos.

    Sentido y justo homenaje al poeta abulense y residente en Rivas. Si lo ves antes que yo, dale un abrazo de mi parte y buscare este libro que comentas " Mapa de ruta" para disfrutar de su lectura.

    Un saludo

    Luz del Olmo

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien quiero buscarlo para empaparme en él.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…