Ir al contenido principal

"Mapa de ruta" [José Luis Morante]

Tan pronto veo el mundo descalzo como lo veo con coturnos pantorrilleros... es increíble asistir al banquete diario donde abundan el cinismo y la hipocresía, estar en la misma mesa con la tullidita que guarda puñales y con el matarife, aumenta mi confusión y me remata... pero, sobre todas las cosas, esa falta de emoción por la vida mirada como un conjunto de azares, como un latido que hay que oír y sentir.
Hace unos días fue un asunto narcisista el que puso rencor donde debieran existir abrazos por un dolor común, luego alguna lengua bífida, después un no saber estar con cordura en el tono de todos... todo eso me enciende y me enfrenta al mundo... y enfrente, la mirada tiernísima de mi hijo Guillermo, la segura amistad poblada de sonrisas y esos ‘sigamos’ nítidos de quienes te atesoran como amigo, el temprano pudor de Aisha o el simple estar sentado sin hacer nada a las tres.
Hay hombres para todo.
Y de pronto braceo como un ser de antes en el “Mapa de ruta” de José Luis Morante [su hermosa antología de versos tomados entre 1990 y 2009], y me vuelvo a encontrar con el poeta esencial, con el maestro, con el amigo nítido que en todo ajusta a fondo, con la emoción de cada uno de esos poemas que he conocido en notas, en conversaciones, en miradas... cuántos caminos juntos, cuántos fracasos, cuánto silencio injusto. Confieso que en algunos momentos me han llegado las lágrimas por esta imposibilidad hecha distancia. José Luis es, sobre cualquier otra cosa, mi amigo verdadero [el amigo de madurez, el necesario] y mi maestro siempre. Sus ojos en mis letras siempre han sido capaces y me han hecho capaz... y mis ojos en las suyas han sido siempre ojos de búsqueda y encuentros... ver sus poemas reunidos, leerlos, me hace revivir mi misma vida, pues la impronta que contienen la tengo como mía en todos los sentidos... y hacerlo con distancia me pone gatinino mientras siento la enormidad poética de este tipo especial que asume el hecho poético como acción vital de la memoria y como gesto exacto de asunción de la vida como vida.
No voy a hablar de metros ni medidas, no voy a hablar de esa delicada búsqueda de la normalidad en lo exquisito que es la obra de José Luis, porque eso es parte del oficio que se ha ganado a pulso y yo no tengo mimbres intelectuales para destramar estructuras perfectamente rematadas, no voy a hablar del conocimiento profundo del asunto poético que vive en José Luis, pero sí de esa emoción que late en cada verso, de ese aroma que acaba convirtiéndose en ambiente enrarecido o fresco al terminar de degustar cualquiera de sus poemas.. y también de esos injustos trazos del mundillo poético que lo han dejado siempre fuera de los loores que merece su obra por encima de tantos y de tantos y de tantos poetas adosados a la absurda pleitesía de los popes. José Luis es un grande, uno de esos grandes que no necesitan páginas en prensa ni alfombras tendidas a su paso, es un grande porque es generoso y poeta, amigo y poeta, hombre comprometido y poeta.
Mi mejor homenaje es deciros bien alto que el poeta Morante, el tipo del Bohodón, el profe con cartera que sonríe allá al fondo, es mi amigo del alma, mi hermano... un hombre bueno y justo... un hombre sensible, vital y necesario.
¡Enhorabuena, hermano!... tus versos son tan míos que quisiera gritarlos.

Comentarios

  1. En mis relaciones personales con Jose Luis Morante hemos tenido algunas veces un pequeño bache, pero siempre reconocere que es un excelente poeta y de los buenos.

    Sentido y justo homenaje al poeta abulense y residente en Rivas. Si lo ves antes que yo, dale un abrazo de mi parte y buscare este libro que comentas " Mapa de ruta" para disfrutar de su lectura.

    Un saludo

    Luz del Olmo

    ResponderEliminar
  2. Yo tambien quiero buscarlo para empaparme en él.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …