Ir al contenido principal

Una de Kierkegaard y soy una puta mierda.



Una de las páginas que me tienen decaído

14 de junio, noche.

Decía Kierkegaard ‘que otros se lamenten de que los tiempos son malos; yo me quejo de su mediocridad, puesto que ya no se tienen pasiones...’ y desea que los hombres se odien y se amen de veras, que se mate a los enemigos y se maldiga a su descendencia por todas las generaciones, que se peque... y es que apasionarse es resistir con los puños cerrados y la intención puesta hasta en lo incoherente, es creer con ceguera en lo que haces y en lo que deseas, en lo que vas a conseguir... sin que valga derrota alguna, sin que el desaliento sea capaz de sacarte del camino... resistir a los contratiempos y los triunfos pasajeros, resistir sobre cualquier fracaso, pequeño o grande, y perseverar hasta el agotamiento mismo...
Pregúntate si haces algo con pasión o sientes algo con verdadera pasión y sabrás de lo que te estoy hablando... da igual que sea pasión por el fútbol o por una mujer, por un cantante de blues o por la pintura abstracta, por el jamón o por la poesía... sabrás de lo que te hablo, y entenderás perfectamente que ante la pasión nada se agota y que por ella eres capaz de multiplicarte y crecer como nunca hubieras imaginado o de autodestruirte hasta ser aún menos que nada...
Y, sí, es descaradamente humano sentir pasión y tramitarla, sufrir por ella o gozar hasta el justo éxtasis, sentir que te penetra y nubla tu razón para hacerte mucho mejor o mucho peor... y eso es ser un ‘hombre’ en toda su calidad y su miseria... yo no soporto nada bien a un individuo sin pasiones, a un ser absolutamente racional que todo lo tramita en silogismos y tautologías, que todo lo automatiza por sus notas de agenda y su calculadora... ese hombre es la máquina que lo destroza todo, el que jamás estará abierto a la novedad y a la fugacidad, a la sorpresa y al desastre.
•••

15 de junio, 7 de la tarde.

Estoy hundido a esta hora... después del panorama general de mi curro, después de que por fin estamos atravesando una buena racha de trabajo y todo se acumula con fecha fija y urgencia sobre urgencia, hoy, a las siete menos veinte, cuando ya habíamos tirado en máquinas la revista de blues 2010, cuando ya habíamos alzado más de setecientos ejemplares y habíamos encuadernado unos cuatrocientos [todo el curro de más de una semana de cuatro personas], caigo en la cuenta de que he cometido un error en los días del festival, poniendo el uno y el dos de julio donde debiera haber puesto los días 16 y 17. Se ven afectadas la cubierta y seis páginas de la revista con sus correspondientes retiradas... me vengo abajo... se han hecho diversas correcciones y nadie [ni yo, claro] ha caído en que estaban mal puestas las fechas, que era lo más obvio, lo más patente. Ahora hay que solucionar con urgencia, pues las revistas debieran haberse entregado hoy... y no sé qué hacer... no sé cómo arreglarlo... decido ir a ver a Miguelón y contarle lo que sucede para que me ofrezca alguna posibilidad de solución [sobre todo que me dé algo de tiempo para hacer lo imposible], y Miguelón, que es un tío estupendo, pone cara de preocupado [no es para menos] y me pide que ponga unas pegatinas a los ejemplares ya encuadernados y se los entregue ya, lo que me dará tiempo para hacer una nueva tirada urgente y solventar el asunto... claro, Miguelón no sabe que tengo ocupadas las máquinas con trabajos urgentísimos y que hacer un hueco resulta prácticamente inviable... y yo me siento culpable porque le he complicado la vida a Juan, a Ricardito, a Pablo, a Miguel y, sobre todo, a Paco, que ahora deberá multiplicarse y sacar tiempo de donde no lo tiene... y todo por esta puta falta de concentración a la que estoy sometido últimamente, al exceso de trabajo [me tiré el sábado y el domingo trabajando unas doce horas para un cliente de packaging] y a esta falta de pelas en el bolsillo que me atenaza... me siento fatal, coño, fatal.


La pegatina que estoy pegando para solucionar

Comentarios

  1. Es en la incertidumbre donde uno alcanza las mayores certezas. El afecto ( la afección) nos hacen ser más de uno cuando todo parece ponerse patas arriba y nos recuerda que merece la pena asomarse (incluso lanzarse) a abismos infinitos.
    Un fuerte y amplio abrazo
    Nuria(la de Morille)

    ResponderEliminar
  2. El viernes es 16...y el sabado 17 de julio

    (la pegatina dice 17 viernes, sabado 18)

    O lo tengo yo mal?


    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón, hombrepez... otra vez a cambiar la pegatina... gracias. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Coño, el hombrepez ha estado agudo...

    Venga Sr. Comendador, allez-allez!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …