Ir al contenido principal

¡Coño!, un dibujo para Enma...


Duro trabajo mantenerse vivo desde al asco brutal de lo tangible, saberse satinado en lo invivible o follar con un dedo de la mano... y que todo sea cuatro: cuatro coches, cuatro cuartos de baño, cuatro pagas al mes, cuatro mujeres [ninguna previsada, soy de estrenos], cuatro polvos diarios [sin Viagra], cuatro trajes de sport, cuatro venenos... “el infierno es aquí, aquí y ahora”, me dice el meapilas al oído. No hago caso.
y pongo en el casette a Cammariere... “Vita d’artista, vita da cane, senza una lira per settimane, schiavo del fumo e di un pezzo dipane, senza una donna è vita da fame. Vita di noia, di creatività, vita in catene di libertà, vita ai confini di chi arriva e chi parte, con l’umore che cambia e la testa su Marte. Vita d’artista, vicino ai folli, sempre nel dubbio che a volte sciogli, come aspirine o vecchie tisane, vivere d’arte... che vita da cane...”... llamar con los nudillos en las puertas, pudrirse de erudito en una silla, morir antes de muerto o pagar porque te digan que no tienes futuro... sí, la vida es eso: desperdicio y naranjas de temporada.
Sí, todos imbéciles... y este año, elecciones.
Déjame que te diga que todos los parientes políticos son malos, pero también que a veces cambiarlos nos sirve de menos... ahora, como poco, puedes salir al centro de la calle y gritar lo que te venga en gana... pero no fumar, fumar no, por dios, que un fumador lo mata todo a su alrededor... me cago en rus... todo se mueve en un ‘al fin y al cabo’, pero nos queda poder soñar, coño, poder soñar.
Y gritar : “¡todos fuera, a la puta calle!”... y pasarte a ti mismo esa lista que barema: “no soy un asesino, apenas robo, dejo comer, vomito siempre en el baño, no me drogo lo suficiente, meo dentro, no exploto a mis obreros, obro con puntualidad horaria, soy faltón y gracioso, me avergüenzo, no denuncio a mis vecinos aunque a veces quisiera matarlos, no voy al médico, me ducho a diario y me perfumo, odio a solas...”. Luego mirar atrás para cerciorarte de que toda tu vida ha sido un desperdicio [“no hace falta mirar”, te dices], pero “un desperdicio indispensable, faltaría más”.
Venir del “siempre bueno” es jodido, lo juro... el buenotonto del colegio, el bueno social, el bueno en el amor y hasta en el odio, el que se deja pegar por falta de cojones, el bueno en el mercado, conduciendo, en la cola del teatro... ¡una mierda!
En fin... que tomé el rodillito de fondear y eché unas manchas negras sobre un cartón para ver qué salía... “¡Coño!, un dibujo para Enma!”, me dije cuando lo terminé.

Comentarios

  1. No te dejes en el Contenedor ni un gorro, ni una bufanda ni un nada...Enma sería capaz de venderlo...lo cual está genial.
    Un beso cielo.

    ResponderEliminar
  2. Oye, pero quién coño es Enma que me teneis intrigadísima la pelirroja y tú.
    ¿Que tal va tu expo? Siento no poder ir finalmente... Recuerda que me dijiste que me tenías uno reservado y... mmm... creo saber cuál es.
    B-sito, rey.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…