Ir al contenido principal

¡Coño!, un dibujo para Enma...


Duro trabajo mantenerse vivo desde al asco brutal de lo tangible, saberse satinado en lo invivible o follar con un dedo de la mano... y que todo sea cuatro: cuatro coches, cuatro cuartos de baño, cuatro pagas al mes, cuatro mujeres [ninguna previsada, soy de estrenos], cuatro polvos diarios [sin Viagra], cuatro trajes de sport, cuatro venenos... “el infierno es aquí, aquí y ahora”, me dice el meapilas al oído. No hago caso.
y pongo en el casette a Cammariere... “Vita d’artista, vita da cane, senza una lira per settimane, schiavo del fumo e di un pezzo dipane, senza una donna è vita da fame. Vita di noia, di creatività, vita in catene di libertà, vita ai confini di chi arriva e chi parte, con l’umore che cambia e la testa su Marte. Vita d’artista, vicino ai folli, sempre nel dubbio che a volte sciogli, come aspirine o vecchie tisane, vivere d’arte... che vita da cane...”... llamar con los nudillos en las puertas, pudrirse de erudito en una silla, morir antes de muerto o pagar porque te digan que no tienes futuro... sí, la vida es eso: desperdicio y naranjas de temporada.
Sí, todos imbéciles... y este año, elecciones.
Déjame que te diga que todos los parientes políticos son malos, pero también que a veces cambiarlos nos sirve de menos... ahora, como poco, puedes salir al centro de la calle y gritar lo que te venga en gana... pero no fumar, fumar no, por dios, que un fumador lo mata todo a su alrededor... me cago en rus... todo se mueve en un ‘al fin y al cabo’, pero nos queda poder soñar, coño, poder soñar.
Y gritar : “¡todos fuera, a la puta calle!”... y pasarte a ti mismo esa lista que barema: “no soy un asesino, apenas robo, dejo comer, vomito siempre en el baño, no me drogo lo suficiente, meo dentro, no exploto a mis obreros, obro con puntualidad horaria, soy faltón y gracioso, me avergüenzo, no denuncio a mis vecinos aunque a veces quisiera matarlos, no voy al médico, me ducho a diario y me perfumo, odio a solas...”. Luego mirar atrás para cerciorarte de que toda tu vida ha sido un desperdicio [“no hace falta mirar”, te dices], pero “un desperdicio indispensable, faltaría más”.
Venir del “siempre bueno” es jodido, lo juro... el buenotonto del colegio, el bueno social, el bueno en el amor y hasta en el odio, el que se deja pegar por falta de cojones, el bueno en el mercado, conduciendo, en la cola del teatro... ¡una mierda!
En fin... que tomé el rodillito de fondear y eché unas manchas negras sobre un cartón para ver qué salía... “¡Coño!, un dibujo para Enma!”, me dije cuando lo terminé.

Comentarios

  1. No te dejes en el Contenedor ni un gorro, ni una bufanda ni un nada...Enma sería capaz de venderlo...lo cual está genial.
    Un beso cielo.

    ResponderEliminar
  2. Oye, pero quién coño es Enma que me teneis intrigadísima la pelirroja y tú.
    ¿Que tal va tu expo? Siento no poder ir finalmente... Recuerda que me dijiste que me tenías uno reservado y... mmm... creo saber cuál es.
    B-sito, rey.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …