Ir al contenido principal

Torcida tarde de lectura.


Ante el acontecer tedioso del día, que llueve como si jamás hubiera llovido y las calles están vacías como bolsas vacías, decidí tomar unos libros de mi biblioteca y hacer una relectura tranquila de Jorge Riechmann [“El día que dejé de leer El País” y “Ecopoemas”], un poeta al que conozco en persona desde hace unos años y que siempre me ha traído cierto desasosiego por un no sé qué personal y también literario. Ya fuera de los ‘ismos’ y de las guerras de tradición, del empeño en estar ubicado en cierto lugar poético buscando compañeros de viaje y manteniéndoles cierta mirada angélica, la obra de Riechmann me rechina fundamentalmente en su adoptado carácter de ‘poesía’... sí, existen cortes versales y silencios de página, formas solo externas que sugieren al primer golpe de vista que estamos ante un poemario... pero al leer encontramos otra cosa muy distinta, un texto entrecortado de presentación de ideas, fundamentalmente de carácter ético y político, que poco tienen que ver [desde mi punto de vista ni se acercan] con los laxos -en estos tiempos- cánones poéticos que serían indicativo de que hay algo más allá de lo que se dice... pero no existe el cómo se dice poético. Veamos un ejemplo sobre la transcripción de una de las piezas de ‘Ecopoemas’:

Se nos acaban 
las letras 

para bautizar a los huracanes tropicales

Nunca las primeras letras del alfabeto griego 
fueron tan ominosas 
pero la verdad oficial 
en los Estados Unidos de América 
sigue siendo que no hay calentamiento del clima 
en el planeta Tierra 
ni en ninguna otra esquina del Sistema Solar

-incluso en Nueva Orleans

impera la patriótica verdad, aunque no queden

después de Katrina 
vecinos para contarlo-

y que si hubiera cambio climático 
no se debería a la actividad humana

y que si incluso si lo hubiera 
y fuese achacable a la actividad humana 
seguramente no sería tan malo

y que si a lo peor fuese malo
al menos no lo sería para nosotros

y que si por desgracia fuese para nosotros
al menos no lo sería hasta dentro de un tiempo

¡y que decir otra cosa
es dar alas al terrorismo!

Qué solecito tan rico esta mañana

¿Hay ritmo externo o interno?... ¿Hay un ‘decir’ poético?... ¿Hay alguna señal de medida buscada o de ruptura de la misma?... Yo veo solo un texto entrecortado que quizás estuviera mejor en el formato párrafo que en el de versos, que quizás tendría una presentación más entendible si se le quita esa licencia –¿poética?– de no puntuar... y, sí, se dice algo, hay un mensaje claro que responde a un contexto ético, pero con solo esos mimbres, el texto –¿poema?– podría ser cualquier otra cosa sin o con sonrojo.
Si este es uno de los caminos de la poesía actual, yo pido inmediatamente borrarme del asunto y dedicarme a otras cosas –que quizás es lo que debiera hacer según quienes me denostan junto a mis otras cosas–, que una cosa es hablar claro, pelear por una ideología y ciertas causas, cabrearse por cómo va el mundo e intentar arbitrar soluciones por escrito... y otra muy diferente es hacer poemas con esos contenidos, que se pueden hacer y hay muchos poemas del compromiso social que son capaces de convocar mensajes de tal calado sobre formas poéticas trabajadas.
Jorge no es una persona que me caiga mal, pero esta tarde me ha desencantado profundamente al acercarme de nuevo a sus trabajos después de un montón de meses sin hacerlo. No es mi afán polemizar al respecto, pues a estas alturas y con esta edad, uno piensa lo que piensa y se sorprende cuando algo no le cuadra.
Magnífico siempre el trabajo de Riechmann en su vertiente de ‘intento’ y ‘lucha’ por transformar el mundo... magníficas las elecciones temáticas y la constante ética en su discurso... pero nada de poesía que se acerque a mi gusto estético [respeto a quienes piensen lo contrario, pues para gustos se hicieron los colores, pero me gustaría contar con un argumentario en la dirección opuesta a mi opinión, y dudo mucho que acabase convencido después de la lectura que acabo de terminar].
Quizás es que hay días en los que uno no debiera acercarse a ciertas propuestas de carácter literario, poético, creativo [uno de esos, yo qué sé]... y éste es uno de esos días.

Comentarios

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…