Ir al contenido principal

Me dicen que soy recio y dislocado...


Me dicen que soy recio y dislocado, que me ‘arremango’ en prontos y me paso, que retuerzo en repentes y asesino, que soy descabalado si no pienso... me dicen que me pierdo con palabras y lo estropeo todo cuando digo, que no soy como soy cuando me expreso, que mato sin herir por naderías... me dicen que exagero y me propaso, que infecto deletreando cuando escupo, que tengo mal el coco si, iracundo, me pongo a resbalar por cada estuco...
Y yo me siento grato, afectuoso, sencillamente franco, con defectos –bastantes, que lo sé–, no soy abyecto –aunque a veces me ponga algo rijoso–... tengo prontos cabrones si me arañan, pero duran segundos solamente, y luego me deprimo en el relente de no saber qué hacer y me desplomo... me gusta recibir, sonreír franco, abrazar y querer a quien se acerque... me encanta darlo todo y que el de enfrente sonría al recibir sin más adobo... soy buen anfitrión, aunque me ausento cuando me da el perrén de verme solo, y quiero a mis amigos sobre todo porque con su amistad no existe el lodo.
Hoy ando gatinín, me duele el cuello, el estómago ruge y ando mosca... porque no sé si fallo o me han fallado, y en esta incertidumbre que me enfosca presiento que algo no está bien atado.
Si alguno no me entiende, yo lo siento... no puedo hacer esfuerzos a esta altura de edad cincuentenaria y puñetera... quien me quiera querer, pues que me quiera... y a quien no quiera hacerlo, sepultura.
Voy mayor de cojones... y ya dura.

Comentarios

  1. Jajajajaja... bueno, tú no te cagues en mi que yo si te quiero, por eso te digo lo que te digo :)))

    Para tu información, precisamente estás en una edad en la que biológicamente y espiritualmente todo está dispuesto y preparado para que cambies. Son varias las etapas en las que esto sucede, pero precisamente la cincuentena es una de ellas, y de las más fuertes, pues uno siente que ya le queda poco... es un decir... digo lo de poco, para mi es mucho, pero a mi ya me tocó pasar lo mío, y te aseguro que 17 años sufriendo de "cojones" muy de cojones... -¿te imaginas un campo de concentración?. pues no muy diferente... Bueno, a lo que iba, que si que puedes cambiar, de hecho lo que te está ocurriendo es precisamente para que lo hagas, para que VEAS con los ojos del alma... Por favor haz un intento de ver más allá. Sabes de la sincronicidad, aprende a traducir los códigos, las señales que te están enviando... no es coña, es tan real como lo que vives, que es una pura ilusión pero aún no te has apercibido de ella...
    Te dejo mi correo por si quieres hablar: haideeiglesias@gmail.com.
    Ya no digo la misma frase de siempre jeje...
    Un cariñoso abrazo :)

    ResponderEliminar
  2. Recio, dislocado y follonero. Pues sí.
    ¿Y qué?
    Abre el correo más a menudo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Pues yo te comprendo y megusta-megusta todo, menos la tetuda.

    -Besines-

    Nota: oye, y sobrio? tú eres sobrio?
    porque ayer escuché decir a Caldera que la gente de su tierra lo es...

    ResponderEliminar
  4. psicoanalistas de blogs, política de bares... el amor va más allá de decirle a alguien lo que piensas de su persona en público, cuando alguien se atreve conmigo pienso que es un puro acto de exhibicionismo, y normalmente la gente que me lo ha hecho está super desequilibrada emocionalmente. Los consejos en privado, vamos.

    ResponderEliminar
  5. Una pequeña historia:
    "-¿Por qué insistís en que mi ego normal es irreal?- se quejaba un díscípulo a su maestro.
    -Míralo de otra manera -replicó el maestro-. ¿Por qué piensas que tú eres real?
    -Es evidente-dijo el discípulo-. Pienso, siento, actuo, me conozco a mí mismo por quién soy, con todos mis hábitos, mis gustos y mis aversiones.
    -Si, pero ¿qué sabes realmente? -insistió el maestro-. ¿Tienes tus hábitos cuando duermes?
    -Claro que no; cuando duermo estoy inconsciente.
    -Quizá es ahora cuando estás inconsciente.
    -No, en estos momentos estoy despierto.
    -Ah, ¿si? -sonrío el maestro-. ¿Recuerdas TODO lo que te sucedió ayer? ¿Y lo que estabas pensando hace una hora? ¿No crees que la conciencia de ti mismo es muy selectiva al reducirse a una memoria parcial? Y luego aún tenemos los sueños, que pierdes tan pronto como despiertas. Y no hablemos del hecho de que tus hábitos y preferencias están constantemente cambiando, y de que cuando pareces estable, ¿no te traicionan a veces tus emociones? Un insulto de un desconocido de paso o la noticia de que algún conocido a muerto te desequilibran totalmente. ¿No tienes también el problema de estar perdido en deseos, falsas esperanzas y varias ilusiones mentales?
    El discípulo estaba perplejo.
    -todo esto puede ser verdad, señor, pero niguna de estas cosas me hace irreal; quizá sólo muy confundido.
    El maestro sacudió su cabeza.
    -Si es así, todos estamos igualmente confusos, La verdad es que aquella cosa a la que llamamos persona está en un flujo constante; hay largos lapsos de tiempo olvidado, sin mencionar el periodo de conciencia durante el cual dormimos. La memoria es culpable y sólo las súplicas de continuidad de la mente mantienen viva la ilusión de que el "yo" es constante, pero el "yo" nunca es constante, ya que para cada experiencia hay un experimentador distinto.
    -Ya empiezo a entender lo que quieres decir -dijo el discípulo, con muchísima más humildad-, aunque vos hacéis que parezca que no podemos confiar en nada.
    -No podemos confiar en nada relacionado con la personalidad cambiante -dijo el maestro-, pero hay otras cosas en la vida además de la experiencia, cosas que llegan y se van, sentimientos, acontecimientos y logros. El placer va siempre inevitablemente seguido por el dolor, y el éxito está ligado al fracaso, pero sin embargo, detrás de todo este panorama de cambio, hay algo que está permanentemente consciente. Descubre lo que es la conciencia y habrás encontrado aquello en lo que puedes confiar.Ésta es la salido de la ilusión.

    No conocía esta historia, ahora mismo la acabo de leer...
    Un abrazo también con cariño, algo de lo que la humanidad está muy necesitada. Amargura mucha, cariño, poco, y pocos que sepan darlo... si no saben quererse a si mismos como van a saber querer a los demás, y por lo tanto como van a sentir el cariño necesario para poder ofrecerlo sin cortapisas y sin condicionantes... la incondicionalidad, si...¿alguien la siente para saber lo que es? En fin.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …