Ir al contenido principal

Un regalillo de Maite Iglesias.

A falta de ganitas escribidoras [estoy zorolo y mugre], os dejo este regalillo que me envió hoy mi amiga guapa y cellista Maite Iglesias. A disfrutarlo.



Siguiendo el consejo del maestro Diego Fernández Magdaleno [con el que hablé ayer y me dijo, retándome, que no había cojones para hacerme una foto igual a ese desnudito mío de bebé que expuse el día 27 de mayo en la entrada “Pretensiones con intención” de esta bitácora… y exponerla en el mismo medio, claro], me puse manos a la obra con el fin de encontrar el paso del tiempo en mi cuerpo [sobre todo porque este tipo de retos me ponen un montón]. Jo, colegas, el resultado es absolutamente patético: de las varias tomas que me hice, apenas en un par de ellas logré una posición similar a la del bebé que fui [con pelota incluida, claro], pero la diferencia es que mi decúbito prono tiene una acusada tendencia a juntarse con la gravedad [g] para precipitar en un amasijo de colgajos todas mis carnes blancas… los bíceps, las tetuelas, la carnona sobaquera periférica, la tripota blup-blup, las mochiletas lumbares y las nalgas como desparramadas [de las piernas no digo nada, porque las tengo chulas aún, je, je… y de lo que no se ve en la foto, pues que tampoco hago comentarios]… intentado obviar la carne caediza con el fin de sacar algún provecho gráfico a mi ronco desnudo, miré de otra manera, y todo era vellosidad y matojos blanquitos allá por donde se mirase a esa mancha blanquecina [tal que la de un albino mesetario]… Tampoco. Así tampoco le sacaba a la imagen cierto partido estético [la verdad es que lo tengo difícil]. Y me puse las gafas de ver, y se me ocurrió que yo ya no soy una imagen, sino el término de una imagen, el casi final, por lo que abrí mi Photoshop y me dispuse a retocar la cosa hasta juntar lo que me siento y cómo me lo siento. Triste mi voz, dejo a mis manos que hicieran lo que ahora veréis sin más demora.

Comentarios

  1. Pues no dudes que tu desgana será una gran pérdida.

    ResponderEliminar
  2. Esa sombra que te acoge, que desvanece tus limites,que te besa con levedad, es la que llega y también se va.

    ResponderEliminar
  3. Venía a decirte que tienes más amig@s que el chavalín de los donettes (que por algo será...) y me encuentro con el temazo de la foto!!: las tetuelas, la carnona sobaquera, la tripota blup-blup, las mochiletas... PERO CÓMO SE PUEDE SER TAN GRACIOSO!!, estoy descuajaringadita de la risa... (me encanta que nos riamos de nosotros mismos)
    Mira, "las chichas" no sé cómo las tendrás (porque entre el photoshop y lo "sagherao que eres quillo"...), pero lo que sí sé es que el corazón lo tienes grannnnnnnnndeee, grannnnndee como una "plaza-toros". Ea!!
    Un besazo y un aupa

    pd.: vaya, vaya con D. Diego (jiji)

    ResponderEliminar
  4. Bien, bastante bien, casi mejor que la "Bruni"...
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Ja ja ja... Luis Felipe, hijo, que te has dejado a ti mismo como si fueras un inquilino de Auswitz (no sé si se escribe así)... pero bien, como dice Donce hay que reirse en primer lugar de uno mismo... Eso de que te ponen los retos es muy, pero que muy interesante ;-))
    Besito, Gua

    ResponderEliminar
  6. jaajaa Guadalupita lindaa, es verdad! el pobre se nos había "quedao" como una raspa... <·)))><

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …