Ir al contenido principal

Hay días en los que hasta trabajar me parece estupendo.



Gracias a los hados [que para mí son generalmente los clientes de mi empresa], ando sin tiempo material para cumplir mi cita diaria con esta bitácora, pues de pronto me ha llegado trabajo que exige trámite urgente y echarle horas a la cosa del curro [es un respirito después de lo mal que lo llevo pasando los últimos tres meses], así que ruego paciencia a mis visitas y prometo volcarme el fin de semana en la escritura, porque tengo hambre.
Un abrazo a todos.

Os dejo aquí la justificación gráfica de mi falta de palabras, que es fruto del recorrido que me acabo de hacer por el taller con mi cámara en ristre. Como veréis, estamos a tope a por fin [cartas, sobres, carteles, libros, metacrilatos, pancartas, rotulaciones, vinilos de corte, serigrafías, tuneos de botellas y regalos de empresa, tarjetas de boda, folletos de la Copa de Europa...]. A ver si dura, coño.















































Comentarios

  1. Uff, te prometo, te juro, te doy mi palabra (elige tú), que HOY en la oficina estuve investigando quién es la persona encargada de llevar todos estos temas, sobre todo pensando en el rollo de Navidad (regalos de empresa, postales, etc.,etc.,)
    Antes se encargaba una de mis mejores amigas, pero ya no, ahora parece ser que éste tema lo lleva una chica que ni conozco ("somos" tres edificios llenos de gente y se puede decir que ya sólo conozco a los veteranos) pero seguiré investigando...
    No pensaba decirte nada por si trabajan a tiro fijo con alguna empresa, pero bah, ya lo he dicho!
    A ver si hay suertecilla (si os interesa, claro)

    Me alegra verte contento y saber que las cositas van mejorando. (A mí también me va mejor, no sólo NO me echan del currele, si no que además me parece justo decir que se han portado muy bien conmigo)
    Un besazo. Donce.

    ResponderEliminar
  2. No hay mal que por bien no venga, dicen.

    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Puf!!! ... Lo siento Pipe, y yo pidiendo extras, te juro que no te había leído, que no sabía que estabas a tope otra vez, ya me he cortado pero en fin, "a lo hecho, pecho."
    Así que me alegro que os vaya bien, a Donce también, porque yo estoy en la cuerdafloja pero shsh shhh... que no se entere nadie que procuro disimular.
    Besos y buen finde.
    Tael-lunes.
    G

    ResponderEliminar
  4. ¿Te llegó el correo electrónico con el libro?
    Besos,
    Diego

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que tengan movimiento por ahí. Si no, luego, le salen a uno escritos grises y famélicos :)

    ResponderEliminar
  6. Para Diego: Sí que llegó tu libro, colega. Antonio está ya con él, aunque espera a que le llames para que le des alguna pauta Magdaleniense.
    Un beso, hermano.

    Y otro para todos los demás.

    ResponderEliminar
  7. Parece que los pantanos se llenan y también tu cartera de pedidos. Confío en que no deje de llover.

    Un abrazo desde el Sur y búscate un hueco para que nos podamos volver a ver.

    ResponderEliminar
  8. Hay que comer y hay que saber subsistir, en todos los sentidos.....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …