Ir al contenido principal

Hay días en los que hasta trabajar me parece estupendo.



Gracias a los hados [que para mí son generalmente los clientes de mi empresa], ando sin tiempo material para cumplir mi cita diaria con esta bitácora, pues de pronto me ha llegado trabajo que exige trámite urgente y echarle horas a la cosa del curro [es un respirito después de lo mal que lo llevo pasando los últimos tres meses], así que ruego paciencia a mis visitas y prometo volcarme el fin de semana en la escritura, porque tengo hambre.
Un abrazo a todos.

Os dejo aquí la justificación gráfica de mi falta de palabras, que es fruto del recorrido que me acabo de hacer por el taller con mi cámara en ristre. Como veréis, estamos a tope a por fin [cartas, sobres, carteles, libros, metacrilatos, pancartas, rotulaciones, vinilos de corte, serigrafías, tuneos de botellas y regalos de empresa, tarjetas de boda, folletos de la Copa de Europa...]. A ver si dura, coño.















































Comentarios

  1. Uff, te prometo, te juro, te doy mi palabra (elige tú), que HOY en la oficina estuve investigando quién es la persona encargada de llevar todos estos temas, sobre todo pensando en el rollo de Navidad (regalos de empresa, postales, etc.,etc.,)
    Antes se encargaba una de mis mejores amigas, pero ya no, ahora parece ser que éste tema lo lleva una chica que ni conozco ("somos" tres edificios llenos de gente y se puede decir que ya sólo conozco a los veteranos) pero seguiré investigando...
    No pensaba decirte nada por si trabajan a tiro fijo con alguna empresa, pero bah, ya lo he dicho!
    A ver si hay suertecilla (si os interesa, claro)

    Me alegra verte contento y saber que las cositas van mejorando. (A mí también me va mejor, no sólo NO me echan del currele, si no que además me parece justo decir que se han portado muy bien conmigo)
    Un besazo. Donce.

    ResponderEliminar
  2. No hay mal que por bien no venga, dicen.

    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡Puf!!! ... Lo siento Pipe, y yo pidiendo extras, te juro que no te había leído, que no sabía que estabas a tope otra vez, ya me he cortado pero en fin, "a lo hecho, pecho."
    Así que me alegro que os vaya bien, a Donce también, porque yo estoy en la cuerdafloja pero shsh shhh... que no se entere nadie que procuro disimular.
    Besos y buen finde.
    Tael-lunes.
    G

    ResponderEliminar
  4. ¿Te llegó el correo electrónico con el libro?
    Besos,
    Diego

    ResponderEliminar
  5. Me alegro que tengan movimiento por ahí. Si no, luego, le salen a uno escritos grises y famélicos :)

    ResponderEliminar
  6. Para Diego: Sí que llegó tu libro, colega. Antonio está ya con él, aunque espera a que le llames para que le des alguna pauta Magdaleniense.
    Un beso, hermano.

    Y otro para todos los demás.

    ResponderEliminar
  7. Parece que los pantanos se llenan y también tu cartera de pedidos. Confío en que no deje de llover.

    Un abrazo desde el Sur y búscate un hueco para que nos podamos volver a ver.

    ResponderEliminar
  8. Hay que comer y hay que saber subsistir, en todos los sentidos.....

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…