Ir al contenido principal

Faldones Ratz y los mercados de futuros...


Es fácil dejarse estar sin querer ser consciente de lo que sucede, aislarse en una vida anodina y tirar adelante con los mimbres precisos que te aíslen de todo, mirar esa lujuria de oro de los príncipes de la Iglesia, cómo gastan y cómo hablan de dar mientras retienen, de conservar [que es de lo único que saben dar ejemplo, de conservar lo suyo]...
Hoy, en mi singanas, le escuché a Ángel decir durante la comida: ‘cómo me gustaría estar ahí’, refiriéndose a los actos reconcelebrados del Papa en La Sagrada Familia... el mutis fue larguete, pues en casa ya nadie cree más que en esas verdades absolutas de ‘hay hambre’ o ‘no hay dinero’. Yo me dije a mí mismo: ‘pues no sé por qué no estás allí agarrándote a ese Cielo tuyo que tanto deseas, coño, que hay que echar el cuarto a espadas y el tiempo se va agotando’... y el Papa dominándolo todo, injiriéndose con sus discursos medievales en la vida social y política de un país democrático, fomentando un gasto enorme en tiempo de sequía y en un país con un paro absolutamente alarmante, comiendo con gula junto a sus 150 gulandos de la curia hispana crema catalana y mona de Pascua, siguiendo afianzado en el mando del único país no democrático de Europa, vistiendo como en los Corpus del diecisiete, afinando su voz medio castrati para echarnos la mierda de su lucha contra el laicismo y protección nascituriense mientras sigue pillando sus euros concordato [6.000 millones de euritos le hemos ingresado los españoles al negociete de estos tipos vestidos de dama antigua y con collarones de oro rizado] y siguen callando y tapando sus oscuras perversiones. Colegas, un estado, El Vaticano, no democrático, que influye como le sale de los faldones en la política interior de un país soberano como España y que maneja con absoluto desorden toda Latinoamérica [por eso le interesamos tanto al Papa, coño, porque somos su puerta hacia lo latino, no por nuestro laicismo ni por nuestros matrimonios homosexuales, ni por el aborto... lo que interesan son las pelas de unos países que de natura son émulos en el tiempo de lo español, aunque con 20 ó 30 años de retraso... y el tipo, aunque tenga la voz atiplada, no es tonto y sabe lo que se le viene encima a su negocio de resurrecciones y vidas eternas.
Me gustaría que el personal empezase a pedirle cuentas a la Iglesia Católica, cuentas económicas y cuentas morales, que alguien explique por qué la Banca Vaticana está entre las diez entidades económicas más utilizadas en el blanqueo de dinero [http://www.voltairenet.org/article120092.html] + http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/cash/29-1846-2005-04-24.html ]... su reserva de oro es la segunda mayor del mundo después de los EEUU, con un montante valorado en 3.500 millones de euros... El Vaticano es el mayor consorcio económico religioso del mundo, participando en empresas químicas, textiles, alimenticias, constructoras, electrónicas, del acero, del cemento, siendo propietario en su totalidad o en parte de multitud de bancos europeos, así como siendo el propietario de FIAT o Alitalia... El Vaticano es el mayor terrateniente de Occidente con más de ocho mil millones de metros cuadrados en Alemania, más de 500.000 hectáreas de superficie agrícola en Italia, el 20 % de la superficie cultivable de España, Portugal o Argentina; unas 100.000 hectáreas en Inglaterra y más de un millón de hectáreas agrícolas en EEUU... El Vaticano es el mayor propietario mundial de inmuebles, ya que un tercio de los inmuebles de la ciudad de Roma le pertenecen, a lo que habrá que sumar iglesias, palacios, sedes y todo tipo de locales y viviendas repartidos por todas las ciudades del mundo... y luego sus cahés, que es algo de lo más curioso: una bendición firmada por el Papa, 5000 euros [la auténtica, pues las hay editadas por parroquias y fotógrafos de eventos con costes entre 80 euros + limosna] ; una audiencia privada con vídeo, 50.000 euros; un título de Doctor Honoris Causa, 50.000 euros; condecoración de la Gran Cruz de la Orden de San Gregorio, 120.000 euros; un título de Barón, 300.000 euros; un proceso de santificación, entre 100.000 y 250.000 euros... toda una cruzada de la bondad que se traduce en bienes incontables que apenas son gastados en ayuda a los necesitados, pues se estima que menos de un uno por ciento del capital de la Iglesia Católica se deriva a verdaderos servicios humanitarios.
Lo peor de todo esto es la gente, los cristianos de base que creen a pies juntillas y fían su fe a un ejemplo de las curias que no existe, cristianos que semanalmente se quitan dinero de sus pobres economías para ponerlos en los cepillos como acto de caridad para ayudar a su prójimo... todo me parece realmente perverso, desde la verdadera cara del Camarlengo hasta los ojos cegados de nuestros políticos [lo de la pobre gente creyente solo me parece triste, tristísimo... verlos nadar en el engaño constante y en el sonrojo por la vergüenza diaria que propician quienes administran su fe, que es mucha].
En fin, que esto va a seguir siendo como viene siendo desde hace siglos y no lo va a arreglar ni la madre que lo parió, porque hay demasiados intereses de por medio... y mucho poder acumulado... demasiado poder acumulado.
Y ahora que Ratz me hable del laicismo y de la crisis de fe... y que lo haga paralelamente al mercado de futuros en Latinoamérica... lo mismo así le entiendo más y mejor.

Comentarios

  1. Buenos días, Luis Felipe Comendador:

    Estupenda entrada. Y perfectos tus dos últimos párrafos.

    Un abrazo. Gelu

    P.D.: Ah, y no te preocupes por tus aparentes fallos de memoria. Estás en -inmejorable y envidiable-forma mental.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …