Ir al contenido principal

Del Klondyke bejarano y una errata de prensa.

Brindando por el oro bijarrense y el 'decrecimiento' de los nuevos partidos políticos
[imagen tomada por Youssouph en la boda de Javi y Raquel].

Me desternillaba esta mañana cuando pillé uno de los periódicos provinciales y leí que Béjar va a ser poco menos que el Klondyke vettónico y cardoso... que con la crisis nos ha nacido una suerte de Yukon de andar por casa con veta de oro incluida, y eso que aquí no tenemos a ningún ‘tagish’ hurdano llamado Keish ni a un espabilado Carmack capaz de pescar salmones en la Garganta del Oso [¿o sí?]. Al contrario que aquella generación de tipos americanos golpeados por los pánicos de 1893 y 1896 [tan parecidos a los que ahora vamos teniendo], que se volvieron locos en una carrera hacia los riachuelos yukones Bonanza, Eldorado y Hunker, en Béjar esta mañana todo eran sonrisas y coñas divertidas por el asunto [a esta hora, que yo sepa, no hay escasez de cedazos y bateas de lavado en las ferreterías]. En todo caso, y por si le pica el espíritu aventurero y febril al personal, decirles que a Béjar se llega ya por autovía, tanto si se viene desde Salamanca como desde Cáceres, por lo que quizás no sean precisas el par de mulas de rigor, ya que los aperos se pueden enviar por SEUR... como material, y pensando en que la cosa se ponga chunga por la afluencia, sería recomendable hacerse con un par de ‘winchesteres’, canana con su colección de proyectiles, batea clásica –vale también esa palangana con la que te lavas los bajos–, pala obrera, pañuelo de cuatro nudos y un imán. No olvidar unas manzanas y algo de chocolate –el tipo de choco no altera el producto– por eso de que se van a gastar energías y hay que reponer...
Y soñar en esa pepita gorda y brillante que te va a sacar de pobre.
Oro... manda huevos.
Luego pillé ‘El Adelanto’, avisado por Antoñito, y fui testigo de una errata magnífica [me encantan las erratas que mejoran el texto]. Aparecía en un artículo firmado por Marjés y referido a la creación de un nuevo partido político en Béjar... copio el texto original: “... En cuanto a los afiliados ... aseguró que de momento tan solo figuran los promotores de esta idea, que irá decreciendo a medida que se consolide la idea”... jajaja, a lo que se ve, al redactor le traiciona su sensación de que el partido no va a tener mucho futuro.
Y así, entre el oro esperando a su fiebre [¿no será oro blanco?] y la errata preelectoral magnífica, que medio se me pasó la congoja por los pobres japoneses, la penita por los revolucionarios libios y el cabreo por la subida de todos los productos que hay en el supermercado.
Béjar vuelve a ser la ciudad estrecha cusaquiana con toda la intensidad, con sus gentes de pena y sus cosas de risa, siempre acumulando tipos y causas para esa segunda parte del grotescario que ya se debiera poner a escribir Gabrielito antes de que se le acumule el material y le sobrepase.
Je.

Comentarios

  1. http://hugoizarra.blogspot.com/2008/05/klondike-klondike.html

    ResponderEliminar
  2. Me he reido un ratito con la chispa graciosa que tienes hoy,jeje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …