Ir al contenido principal

Del Klondyke bejarano y una errata de prensa.

Brindando por el oro bijarrense y el 'decrecimiento' de los nuevos partidos políticos
[imagen tomada por Youssouph en la boda de Javi y Raquel].

Me desternillaba esta mañana cuando pillé uno de los periódicos provinciales y leí que Béjar va a ser poco menos que el Klondyke vettónico y cardoso... que con la crisis nos ha nacido una suerte de Yukon de andar por casa con veta de oro incluida, y eso que aquí no tenemos a ningún ‘tagish’ hurdano llamado Keish ni a un espabilado Carmack capaz de pescar salmones en la Garganta del Oso [¿o sí?]. Al contrario que aquella generación de tipos americanos golpeados por los pánicos de 1893 y 1896 [tan parecidos a los que ahora vamos teniendo], que se volvieron locos en una carrera hacia los riachuelos yukones Bonanza, Eldorado y Hunker, en Béjar esta mañana todo eran sonrisas y coñas divertidas por el asunto [a esta hora, que yo sepa, no hay escasez de cedazos y bateas de lavado en las ferreterías]. En todo caso, y por si le pica el espíritu aventurero y febril al personal, decirles que a Béjar se llega ya por autovía, tanto si se viene desde Salamanca como desde Cáceres, por lo que quizás no sean precisas el par de mulas de rigor, ya que los aperos se pueden enviar por SEUR... como material, y pensando en que la cosa se ponga chunga por la afluencia, sería recomendable hacerse con un par de ‘winchesteres’, canana con su colección de proyectiles, batea clásica –vale también esa palangana con la que te lavas los bajos–, pala obrera, pañuelo de cuatro nudos y un imán. No olvidar unas manzanas y algo de chocolate –el tipo de choco no altera el producto– por eso de que se van a gastar energías y hay que reponer...
Y soñar en esa pepita gorda y brillante que te va a sacar de pobre.
Oro... manda huevos.
Luego pillé ‘El Adelanto’, avisado por Antoñito, y fui testigo de una errata magnífica [me encantan las erratas que mejoran el texto]. Aparecía en un artículo firmado por Marjés y referido a la creación de un nuevo partido político en Béjar... copio el texto original: “... En cuanto a los afiliados ... aseguró que de momento tan solo figuran los promotores de esta idea, que irá decreciendo a medida que se consolide la idea”... jajaja, a lo que se ve, al redactor le traiciona su sensación de que el partido no va a tener mucho futuro.
Y así, entre el oro esperando a su fiebre [¿no será oro blanco?] y la errata preelectoral magnífica, que medio se me pasó la congoja por los pobres japoneses, la penita por los revolucionarios libios y el cabreo por la subida de todos los productos que hay en el supermercado.
Béjar vuelve a ser la ciudad estrecha cusaquiana con toda la intensidad, con sus gentes de pena y sus cosas de risa, siempre acumulando tipos y causas para esa segunda parte del grotescario que ya se debiera poner a escribir Gabrielito antes de que se le acumule el material y le sobrepase.
Je.

Comentarios

  1. http://hugoizarra.blogspot.com/2008/05/klondike-klondike.html

    ResponderEliminar
  2. Me he reido un ratito con la chispa graciosa que tienes hoy,jeje.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Jugar al cíclope...

Jugar al cíclope, como en el capítulo siete de Rayuela, o simplemente jugar al Cortázar postmasmédula, a aquel Cortázar tan Girondo de “Apenas él le amalaba el noema... ¡Evohé¡ ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentían balpamar, pernilos y márulos...”... no, mejor jugar al cíclope y cansarte de no estar cansado o jugar a cerrar los ojos para ver e imaginar que la felicidad está más cerca... quienes piensan demasiado no pueden hacer nada... he aquí la regla fundamental del juego de La Maga... y uno está tan triste porque todo es tan hermoso... ¿y si quienes forman mi mundo solo fueran ilusiones... no lo que son, sino mis ilusiones de ellos, no sus verdades, sino mis mentiras?... todo sería un juego estético personal, un juego magnífico en el que crecer... salgo a la calle, voy a por tabaco hasta PdT, doblo la esquina cuesta arriba, estoy solo en la calle, estoy solo en la esquina... subo hasta que las puertas de cristal detectan mi presencia y se abren como puertas... est…

Me late el codo izquierdo...

Hoy me levanté con el codo izquierdo dolorido e hinchado, todo por un golpetazo que me arreé la semana pasada con una puerta [se conoce que ayer me apoyé en alguna de las barreras de la plaza de toros bejarana, mientras asistía al blues, y se me ha infectado]… y es que últimamente parezco un quecomari lleno de cuitas y quejicoserías… el cabrón está ardiendo y focaliza toda mi atención en su latido, hasta el punto de hacerme perder concentración en lo que hago.
En fin, que sigo en el asunto de vivir y eso me gusta mucho… hasta el latido este que me reclama atención constante.
Hoy le pegué la última corrección al nuevo libro de Belencita, “Orden de alejamiento”, y vuelvo a dejar escrito que me gusta muchísimo su forma y su contenido. Espero que en un par de semanas esté listo para hacerlo llegar a sus manos…. y que me ha gustado leerlo con ese latidito de dolor, pues el poemario es de dolor entero… y muy intenso.
Luego, me dejé de mí [y del trabajo] y le busqué contenido a ese pum-pum… y m…