Ir al contenido principal

Se acercan elecciones...


Se acercan elecciones y parece que el pescado está vendido y nos vamos a poner en manos de un perdedor endémico que no enseña sus cartas... y es que estas elecciones ofrecen solo candidatos mediocres, precisamente ahora, que se necesitaban tipos con arrestos y convicciones para dar los giros precisos a esta religión del dinero en la que nos hemos metido. Yo, sinceramente, no tengo a quién votar, pues el último gobierno socialista ha entrado al juego conservador, practicándolo como un desatino, y se ha dejado en manos de la gabachería rusticana y de la interesada Merkel... Izquierda Unida –que entiende la izquierda como le sale de sus reales y está menos de unida que un par de divorciados– desafora a sus votantes haciéndole el juego a los conservadores (ya lo ha hecho dos veces)... la opción de Rosa Díez me parece pérfida, porque Rosa Díez me parece pérfida... el PP es más –o mucho más– de lo que ha habido, por mucho que se empeñen sus votantes en su potencial salvapatrias... y las opciones nacionalistas siempre me han parecido retrógradas.
Así que me queda el voto en blanco o no ir a votar, cosa que no pienso hacer, pues siempre defendí el valor del voto, aunque hasta ahora sea solo un valor depauperado por quienes dirigen el sistema. 
Y analizando el voto en blanco, la verdad es que, con la jodida Ley d’Hont, es un voto perdido y hasta puede que sea desafortunado si hay una gran cantidad de votantes en blanco, ya que la mentada ley haría que los partidos mayoritarios sacasen más escaños en detrimento de los partidos menos votados. Su único valor es el de ‘protesta’, ya que una cantidad alta de votos en blanco significaría una crítica directa al sistema y a quienes nos representan. 
Así que lo que me queda es hacerme apátrida o luxemburgués (que es otra forma de burguesía... burguesía de lux)... o ciscarme en todo lo que se mueve... o leerme el informe del BBVA para 2012 (una pasada por la derecha)... o seguir en esta linde de infortunio constante, una linde en la que se me castiga por fumador, por autónomo, por padre de familia, por rojo, por imbécil, por moverme y por permanecer quieto... una linde en la que se me supone un ciudadano, un votante y un contribuyente para que a los polimilis del Estado les salgan sus jodidas cuentas.
Y, mientras, la masa empresarial y obrera productiva decrece, pero tiene que seguir sosteniendo las pensiones de unos ancianos que cada día son más y viven más, a una masa funcionarial que cobra siempre y todo, a un sistema sanitario y de seguridad social que se come a la madre, a un sistema de enseñanza que hace aguas por donde se le mire y a unos políticos y banqueros que tienen sus salarios y pensiones blindados de pro vida y de por muerte.
¿Cuándo cojones vamos a salir a la calle?... ¿cuándo?

Comentarios

  1. ¿No es apátrida sinónimo de español con conciencia histórica?

    ResponderEliminar
  2. BIEN POR EL BLOG!

    Si te gusta escribir y leer te recomiendo visitar:

    tucasaescomala.blogspot.com

    Y si te gusta leer poesía, etc; aquí puedes descargarte una revista gratis!

    http://difundetupalabracomalense.blogspot.com


    Sigue escribiendo y leyendo! 

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …