Ir al contenido principal

Baloncésticas...




Llevo unos meses en los que la cosa de escribir se me ha puesto bastante cuesta arriba... y no he dejado de escribir en mi cuadernito diario, pero enfrentarme al teclado es otra cosa. En fin.
Ayer tuve uno de esos encuentros en la tercera fase con mi gente de antaño, uno de esos encuentros en los que eres capaz de ponerle sombra al tiempo (y también penumbra)... fue un partidillo de viejas glorias basketeras que se medio saldó con sonrisas, muchos abrazotes y frases y contrafrases como ‘qué viejo estás, cabrón’... ‘y tú qué gordo, coño’... pero casi ninguno de los que asistimos al evento fuimos capaces de percibir la soledad de todos, ese pasar de un espíritu competitivo de amigos entregados a este yo, yo, yo, yo en el que hemos terminado después de las carreras y los títulos, de los trabajos malos y buenos, de la suerte traída o encontrada... no estábamos viejos, no... estábamos todos cansados y solos como quien se ha dado cuenta de pronto de que nada sirvió y nada servirá, de que hay que seguir la senda marcada con los ojos dirigidos, como los de los bueyes. Mis amigos sonreían, pero yo veía en cada uno de ellos un gesto de tristeza inabarcable que estoy seguro que tiene mucho que ver con haber abandonado definitivamente los atajos de la posibilidad... sonreían como vencidos... y eso me dolió, me golpeó fuerte adentro.
Aquellos muchachos que fuimos querían comerse el mundo... peros estos hombres ya hechos solo apuntan derrota por donde se los mire, una derrota conformada de nada que hacer, de dejarse llevar por la vorágine de un trabajo, una familia o una economía personal más o menos decente.
Y jugamos el partidillo contra el equipo actual de Béjar, chavales jóvenes y fuertes, entrenados, que quizás sientan ahora todo aquello que sentimos nosotros algún día... y nos dieron duro para hacernos notar quién manda ahora... pero lo peor es que en un momento en que pillé un rebote bajo el aro (se me quedó grabado) uno de ellos dijo... ‘dejadle que la meta’... y sus compañeros se quedaron parados esperando mi reacción... yo también me paré y decidí sacar el balón al base, negándome a esa caridad que no es justicia, y juro que me sentí fatal mientras agradecía con una sonrisa falsa el gesto y me negaba con todas mis fuerzas a pasar por ese aro... como digo, me dejó bien jodido el asunto y nada más terminar el partido salí de naja como si me llevaran los demonios... el hombre no necesita caridad, amigos, pues la caridad humilla... así que me vine una vez duchado a luchar por lo mío, a preparar subastas nuevas para SBQ y a ordenar un poquito todo mi desorden de gestión oenegera particular... y recibí un mensaje avisándome de una donación a pelo, y me empeñé en dar algo a cambio pensando en esa brasa cabrona que supone la palabra “caridad” –menos mal que mi interlocutora aceptó, porque si no hubiera sido así me habría dejado hundido del todo–... y es que no lo sé explicar, pero sí sé que lo que hago no tiene que ver nada con la caridad y menos con la conmiseración... y si alguna vez lo parece, ruego collejas inmediatas... lo que hago tiene que ver con mi idea de justicia, solo con mi idea de justicia... y con respeto, un respeto venido del conocimiento y no de la lástima.
Nunca debes dejar a un contrario más débil en evidencia, porque lo hundes...

Comentarios

  1. Bien, Luis Felipe: ya has cogido el rebote y todavía se te ven ciertas maneras.
    Pero dime, ¿dónde está el base o alero para pasarle el balón? ¿Cómo acabó la jugada? ¿Hubo contraataque hacia la canasta contraria?
    ¿por qué llevabas pantalón de chándal?
    Y sobre todo, y más importante ¿hubo cervecitas después de la pachanga?

    Un fuerte abrazo con tiro de tres.

    Elías

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

NO SEAS NUNCA COMO YO

Casi cinco meses de vida tranquila juntos, Mario. Yo viéndote crecer y adquirir pericias y tú mirándome, a veces perplejo y a veces encantado de verme (porque los abuelos hacemos cosas que no hacen los padres, como sacarte del carrito y achucharte cuando lloras y hay que dejarte tranquilo para que encuentres el sueño).  Casi cinco meses y ya me has llenado de endorfinas (porque el abuelo canilllas blancas es pura química orgánica), me has perfumado de ese olor tuyo a bebé, que es el único que en mi mundo supera al olor del tabaco, y te has hecho centro de todo, pues te veo y me olvido del banco que me tiene medio asesinadito, de los clientes que están esperando en la puerta y hasta de este dolor cabrón que llevo en la rodilla desde hace unas semanas. Y lo mejor, lo mejor de todo, es que, cuando llegas, te miro y sonrío, y tú me devuelves enseguida una sonrisa a medias con hoyuelo  al ladito derecho de tu boca. Entonces te cojo y te achucho, te acerco a mi mejilla y siento ese lazo qu…

Mario

Mario fue un corredor de fondo que ha legado el nombre a mi nieto para perpetuar en él su memoria, y me gusta, me gusta mucho que mi bebé tenga en su nombre una razón y un contenido, que lleve el signo de una amistad indeleble y el valor hermoso del recuerdo. Mario, hoy mi nieto, es divinamente vulnerable, delicado hasta el suspiro, bellísimo en sus gestos y causa absoluta de orgullo personal. Su madre, mi hija, me ha hecho el regalo más precioso que se puede hacer a un padre, y lo ha hecho con valentía, sin miedos, siendo una mujer entera en todo el proceso y demostrándome que algo tuve que hacer bien en su educación y en su formación como persona. Jaime, el padre de mi nieto, es un padre ejemplar, preocupado, atento siempre a las necesidades de mi hija y de su hijo, y yo le estaré eternamente agradecido por su forma de ser hombre y por el amor entero que se percibe constantemente en su trato hacia mi niña y hacia mi bebé. Gracias a los tres por hacerme tan feliz.
Por lo que a mí se …

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…