Ir al contenido principal

Baloncésticas...




Llevo unos meses en los que la cosa de escribir se me ha puesto bastante cuesta arriba... y no he dejado de escribir en mi cuadernito diario, pero enfrentarme al teclado es otra cosa. En fin.
Ayer tuve uno de esos encuentros en la tercera fase con mi gente de antaño, uno de esos encuentros en los que eres capaz de ponerle sombra al tiempo (y también penumbra)... fue un partidillo de viejas glorias basketeras que se medio saldó con sonrisas, muchos abrazotes y frases y contrafrases como ‘qué viejo estás, cabrón’... ‘y tú qué gordo, coño’... pero casi ninguno de los que asistimos al evento fuimos capaces de percibir la soledad de todos, ese pasar de un espíritu competitivo de amigos entregados a este yo, yo, yo, yo en el que hemos terminado después de las carreras y los títulos, de los trabajos malos y buenos, de la suerte traída o encontrada... no estábamos viejos, no... estábamos todos cansados y solos como quien se ha dado cuenta de pronto de que nada sirvió y nada servirá, de que hay que seguir la senda marcada con los ojos dirigidos, como los de los bueyes. Mis amigos sonreían, pero yo veía en cada uno de ellos un gesto de tristeza inabarcable que estoy seguro que tiene mucho que ver con haber abandonado definitivamente los atajos de la posibilidad... sonreían como vencidos... y eso me dolió, me golpeó fuerte adentro.
Aquellos muchachos que fuimos querían comerse el mundo... peros estos hombres ya hechos solo apuntan derrota por donde se los mire, una derrota conformada de nada que hacer, de dejarse llevar por la vorágine de un trabajo, una familia o una economía personal más o menos decente.
Y jugamos el partidillo contra el equipo actual de Béjar, chavales jóvenes y fuertes, entrenados, que quizás sientan ahora todo aquello que sentimos nosotros algún día... y nos dieron duro para hacernos notar quién manda ahora... pero lo peor es que en un momento en que pillé un rebote bajo el aro (se me quedó grabado) uno de ellos dijo... ‘dejadle que la meta’... y sus compañeros se quedaron parados esperando mi reacción... yo también me paré y decidí sacar el balón al base, negándome a esa caridad que no es justicia, y juro que me sentí fatal mientras agradecía con una sonrisa falsa el gesto y me negaba con todas mis fuerzas a pasar por ese aro... como digo, me dejó bien jodido el asunto y nada más terminar el partido salí de naja como si me llevaran los demonios... el hombre no necesita caridad, amigos, pues la caridad humilla... así que me vine una vez duchado a luchar por lo mío, a preparar subastas nuevas para SBQ y a ordenar un poquito todo mi desorden de gestión oenegera particular... y recibí un mensaje avisándome de una donación a pelo, y me empeñé en dar algo a cambio pensando en esa brasa cabrona que supone la palabra “caridad” –menos mal que mi interlocutora aceptó, porque si no hubiera sido así me habría dejado hundido del todo–... y es que no lo sé explicar, pero sí sé que lo que hago no tiene que ver nada con la caridad y menos con la conmiseración... y si alguna vez lo parece, ruego collejas inmediatas... lo que hago tiene que ver con mi idea de justicia, solo con mi idea de justicia... y con respeto, un respeto venido del conocimiento y no de la lástima.
Nunca debes dejar a un contrario más débil en evidencia, porque lo hundes...

Comentarios

  1. Bien, Luis Felipe: ya has cogido el rebote y todavía se te ven ciertas maneras.
    Pero dime, ¿dónde está el base o alero para pasarle el balón? ¿Cómo acabó la jugada? ¿Hubo contraataque hacia la canasta contraria?
    ¿por qué llevabas pantalón de chándal?
    Y sobre todo, y más importante ¿hubo cervecitas después de la pachanga?

    Un fuerte abrazo con tiro de tres.

    Elías

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …