Ir al contenido principal

¿Estás ahí?



Es curioso este país nuestro... un juez mediático juzgado por lo que jamás se debiera juzgar a un juez mientras la imagen hispana queda como un trapo por el mundo mundial, un político librándose por cinco a cuatro votos iletrados (basta ver las grafías de los jurados populares con su peculiar ortografía) de la rémora de sus amiguitos mientras todos ni podemos imaginarnos lo que hay, ‘El Mundo’ escribiendo hoy que ‘el mejor equipo del mundo le ha dado un baño al mejor Barça de la historia’ y ha sido eliminado (ups)... menos mal que me llamó Juanjo Barral después de muchos meses de silencio y me dijo que no sabe por qué, pero que tiene buenas vibraciones (pobre optimista mi amigo)... sensación a la que intento apuntarme sin demasiadas fuerzas... y es que España, vamos a decirlo de una vez, es una puta mierda pinchá en un palo, un paraíso artificial donde la mentira campa por sus fueros y el engaño al otro es moneda diaria de cambio, un país en el que la democracia es un absurdo de puñaladas entre ‘compañeros’ y de prebendas entre amiguetes, un predio en el que todos dejamos a deber a los demás porque nos sale de las nalgas mientras queremos cobrar lo nuestro con cara justiciera, un vergel para la diferencia en cualquiera de los campos que nos imaginemos... y en todo, siempre, un hatillo asqueroso de buscones especializados en torcer cualquier intento de generosidad o de buen rollo. Sí, España se merece lo que le está sucediendo y cada uno de los españoles nos merecemos que se nos llame sinvergüenzas o imbéciles, que son las dos más amplias gamas que abundan en el país... pero todo no es tan malo si aún hay alguien capaz de darse cuenta de esto y de racionalizarlo, porque del conocimiento del estado del enfermo siempre se pueden extraer solucionarios, y eso ya es algo.
Pasar de una España de lutes a una España de urdangarines y botines ha sido nuestra ‘evolución más positiva’, de una España de pobres malditos a ésta de malditos hijos de la gran chingada, de una España rancia de ‘El Caso’ y ‘Arriba’ a ésta rebotica casquivana de ‘La Razón’ y ‘El Mundo’... todo por el dinero de la patria, todo por arrimar sardinas a la lumbrecita del poder, todo para un egoísmo nada común, pero absolutamente comunitario...
¿Estás ahí?

Comentarios

  1. Si, estoy, aunque algo perdido. No me atrae el futuro hacia el que vamos y del pasado, lejano cada vez más, me es imposible rescatar aquellas cosas perdidas por un falso bienestar.
    En fin, estamos.

    Cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Aunque es un lugar común eso de decir que escribir en España es llorar (o algo así), bueno, pues es verdad. Pero si después de llorar se escribe de mala hostia, con ganas de romper todo este tinglado, es una postura mucho mejor. Eso es lo que yo siento al leerte.
    El otro día un tuitero ponía (mas o menos): 'Garzón culpable, Camps inocente, ¿quién ha dicho que Franco ha muerto?'
    Yo me quedo con la esperanza de que España mañana será republicana. Ese grité muchas veces. Y eso me alienta aun.

    Un saludo

    José Mª Amigo Zamorano

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Por favor, no hables de mí... si acaso, hazlo de ti mismo...

Entradas populares de este blog

COMENDADOR

A LAS PUERTAS DEL CIELO
Aún quedan las carcasas de las fábricas como memoria de aquel constante trasiego que procuraba poder a los fascistas y la escueta comida del día a los obreros. Están rojas de óxido en toda su ferralla y una vegetación devoradora hace justicia en cada hueco. Son los restos de lo que ha de venir y lo que fue.
Mamá, el lotero me llama alemán.Porque eres rubio, hijo.Mamá, la abuela me dice que nunca hable con el lotero, pero es que siempre me da caramelos y me llama alemán.Que no me entere yo de que vuelves a coger un caramelo de ese hombre. Obedece a la abuela.Mamá, es que me dice que yo sería un buen torero, que si sigo jugando con el estoque, un día me llevará a un tentadero.Ese hijo de puta… fue uno de los que denunciaron a tu abuelo.¿Qué hago entonces, mamá?Cuando le veas, sal corriendo.
Aún quedan algunos tejados viejos en la calle Libertad, sus tejas rojas sostienen la vida de algún gato y mantienen el recuerdo vivo de los hombres que huían desde los desvanes p…

Caidino...

Estoy lento y como gatinín con este calor bestia que cae sobre mí como una losa, y con tanto por hacer y en diferentes campos. Ahora que necesitaría multiplicarme, estoy dividido y hasta restado. SBQ necesitaría ahora de todas mis fuerzas de invierno (tenemos un agujero grande que tapar y no soy capaz de tomar aire). Intento mercadillos, lecturas, talleres, ventas de materiales chulos, sorteos…, pero nada funciona. Es como si al quedarme desactivado yo, se hubiera desactivado todo, pero no sé de dónde sacar la energía que necesito como el aire de respirar, no sé cómo tramitar esta abulia sobrevenida. En Perú la gente tiene sed, hay pendientes entregas necesarias de materiales, de carritos…, y he dejado un proyecto a medias que hace que me sienta culpable por ratitos. Es este jodido calor y que la gente aquí ya no puede más, porque está agotada por los miserables del dinero. A ello se suma el golpe constante en el trabajo, el ramillete de deudas con sus apremios y el vacío inabarcable…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías…

Somos la razón del tren en marcha, su todo adelante sin salir del constante paralelo de las vías… y ese ser ‘la razón’ le gusta mucho al que viaja a velocidad en los cómodos asientos de sus vagones, viendo pasar el paisaje por las ventanillas, pero solivianta al que perdió el billete, al que nunca tuvo para comprarlo y, sobre todo, al que busca lugares a los que ir y a los que el tren no llegará jamás, porque no hay vías ni estaciones. Así visto el trasunto humano, la libertad del que está en el sistema (el tren) viene siempre marcada por unas fronteras nítidas que, precisamente, amordazan esa libertad… o sigues las vías con tu billete en regla o te bajas del tren y corres el peligro de ser arrollado si quieres volver a subirte en él mientras no detenga su marcha. Me sucede con frecuencia que tengo ideas nítidas en mi cabeza, ideas que se muestran preclaras y estructuradas en mi mente y que, cuando intento compartirlas, me resulta muy difícil hacerlas llegar a mi interlocutor con la …